República Dominicana: manifiesto Marcha de las Mariposas 2022

Hoy 27 de noviembre del año 2022, las mujeres y la sociedad dominicana MARCHAMOS una vez más, en conmemoración del horrible crimen de estado, que le quitó la vida a Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, en honor a quienes se designó el 25 de noviembre, como el Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas,

MARCHAMOS porque más de 25 años después de que la Violencia contra las mujeres  fuera declarada un delito, la realidad es que se multiplican y diseminan por mucho y en todo el territorio nacional las diferentes expresiones de violencia, ante la incomprensible indiferencia de los actores con responsabilidad directa frente al problema.

Marchamos porque HOY República Dominicana es el 3er país de la región con mayor tasa de feminicidios.  Y los diversos poderes del Estado dominicano no acaban de demostrar un compromiso real ante uno de los más graves problemas que hoy día enfrenta la sociedad dominicana. La violencia intrafamiliar y de género, que es una manifestación estructural del sistema patriarcal, se expresa en las profundas desigualdades sociales que afectan negativamente a las mujeres: pobreza, inequidad salarial, segmentación laboral, desproporcionada responsabilidad del trabajo doméstico y del cuidado no remunerado, mortalidad materna, uniones tempranas, embarazos de adolescentes, entre otras.

Marchamos para exigir sanciones a las y los funcionarios del Estado, que desde el ejercicio de sus funciones, lejos de combatir la violencia basada en género, contribuyen a normalizar las desigualdades que conducen a la discriminación y violencias contra mujeres, adolescentes y niñas.

Marchamos para avanzar hacia una sociedad justa y protectora de derechos, en donde el origen nacional no sea un motivo de discriminación, violencia y exclusión. Urge el cese de la práctica racista y xenófoba hacia las mujeres migrantes de ascendencia haitiana. Negar la atención médica, obligando a mujeres a parir afuera de un hospital por ser migrantes, pobres, por ser negras, es un acto de barbarie que denunciamos con dolor y vergüenza. No enfrentar con energía y decisión este problema implica protección y complicidad

MARCHAMOS porque es necesario un cambio cultural que tienda al reconocimiento y la valoración de las mujeres, sus cuerpos, sus vidas, su trabajo, sus esfuerzos, su proyección Social. Porque es hora de superar las prácticas y los discursos que normalizan la desigualdad y contribuyen a la construcción de imaginarios sociales de género que sirven de soporte y conducen a los patrones de violencia que contra mujeres y niñas se observan en la cotidianidad dominicana.

MARCHAMOS porque solo la lucha social, la lucha de calle, con coraje para reclamar acciones públicas, podrá desarrollar las capacidades que impongan la articulación de actores requeridos para arrancar a los diversos poderes del estado, las reivindicaciones, protocolos, leyes y medidas que aseguren una vida libre de violencia para mujeres, niñas y adolescentes

Ante todo lo aquí denunciado, mujeres del campo y la ciudad, trabajadoras, estudiantes, profesionales, activistas culturales, mujeres afrodescendientes, militantes de partidos políticos, mujeres migrantes y hombres solidarios que nos acompañan RECLAMAMOS

  1. La aprobación de una vez y por toda del proyecto de Ley Orgánica Integral para la Prevención, Atención, Sanción y reparación de la Violencia contra las Mujeres y las niñas ¡Ni una menos! ¡Vivas y en salud nos queremos! Que cesen los feminicidios y todas las formas de violencia contra mujeres niñas      y adolescentes
  1. ELIMINACIÓN de la impunidad estableciendo PROCEDIMIENTOS en el Ministerio Público y el Sistema de Justicia, que conduzcan a SANCIONES efectivas y ejemplificadoras para los agresores,
  2. Políticas integrales que garanticen la PREVENCION de la violencia hacia las niñas y mujeres, así como la ATENCIÓN oportuna y de calidad a las sobrevivientes de violencia.
  3. Protección para las mujeres sobrevivientes de violencia y el acceso a servicios multidisciplinarios para ellas y sus familiares cercanos.
  4. La despenalización del aborto en las tres causales en el Código Penal: cuando corre riesgo la vida o salud de la mujer, cuando el embarazo sea inviable porque existe una condición congénita incompatible con la vida y cuando es el resultado de violación o incesto ¡Es un derecho justo! ¡Por un Código Penal que respete la vida, la salud y la dignidad de las mujeres
  5. Exigimos que se explicite en el Código Penal la orientación sexual e identidad de género como causal de discriminación. Y que se tomen accesiones contundentes desde el Estado para proteger a la población LGTBIQ+. Que el Ministerio de Educación adopte e implemente en el currículo la enseñanza en igualdad que procure el desarrollo de las potencialidades de niños y niñas y de la juventud. Que se introduzca un programa de educación sexual integral y científico que contribuya en el futuro a reducir los feminicidios, el acoso sexual, la violencia intrafamiliar y los embarazos de adolescentes, entre otros problemas.
  6. Un compromiso con la paridad que garantice el  desarrollo de liderazgo y plena participación de la mujer, en los espacios de toma de decisiones, tanto a nivel nacional, como municipal o local.
  7. Medidas de protección social que reflejen las circunstancias especiales de las mujeres y reconozcan la economía asistencial, ampliando las redes de seguridad social a las mujeres de la economía informal y remunere el trabajo de cuidado no remunerado
  8. Que se ponga en vigencia el convenio 190 y la recomendación 206 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contra la violencia y el acoso en el trabajo y se garantice un salario igual por trabajo de igual valor para las mujeres trabajadoras.
  9. Exigimos al Estado dominicano no más complicidad con la banda paramilitar que asedia las manifestaciones sociales, culturales por una identidad de la población afrodescendiente del pueblo dominicano. Que cese la represión y violencia.

¡Ni una menos! ¡Vivas y en salud nos queremos!

Este artículo está disponible en