Políticas neoliberales aumentan flujo migratorios

Las políticas neoliberales adoptadas por los gobiernos latinoamericanos y de la región del Caribe aumentaron el flujo de migraciones en todo el mundo. Esa es la evaluación que hizo el dirigente campesino nicaragüense Fausto Tórrez durante el Foro Tierra, Territorio y Dignidad, que se desarrolla en Porto Alegre, Brasil. El integrante de la Vía Campesina internacional expresó que los flujos migratorios son procesos históricos y naturales, ya que el ser humano, desde el inicio de la civilización, cambiaba de un lugar a otro buscando alimentos. Sin embargo, Tórrez apuntó que en los últimos 15 años, con el avance de los gobiernos neoliberales en el continente americano, las migraciones se expandieron. "No debemos penalizar las migraciones, porque ellas no son un asunto policial ni de leyes débiles. Son una cuestión social", enfatizó.

Actualmente, los flujos migratorios constituyen un proceso más complejo, en el que la pobreza, la dificultad de sobrevivir en el lugar de origen y las guerras hacen que pueblos enteros abandonen sus casas y sus culturas. "La causa de la migración es producto de las crisis de nuestros países, por eso, se deben desarrollar condiciones para que la población no migre", argumenta.

Consecuencias

Para Fausto Tórrez, la pérdida de los patrones culturales de un pueblo, el empobrecimiento de la población y el aumento del trabajo ilegal – lo que acaba provocando reacciones racistas y xenófobas en los países receptores de migrantes – son las consecuencias más graves de ese proceso. "Los migrantes generalmente acaban trabajando, en los países de destino, bajo un régimen de esclavitud. No poseen buenos salarios ni seguridad social", agrega.

Los flujos migratorios son, en su mayoría, del campo a la ciudad, y en el sentido sur norte. De esa manera, Tórrez relata que los habitantes de América del Sur se dirigen hacia los países de Caribe y Centroamérica con rumbo a Estados Unidos, con excepción de aquellos que van hacia España. Habitantes de las naciones del este europeo, que pertenecían al bloque de la Unión Soviética hasta la década del 80, van hacia Europa occidental y hacia el Asia.

España y México son considerados como países de tráfico debido a la alta rotatividad de los migrantes. "Esos dos países son el símbolo del fracaso de las políticas neoliberales", afirmó el dirigente campesino.

Este artículo está disponible en