Para una reforma agraria basada en la igualdad de género

Las mujeres tienen un papel fundamental en la agricultura. Pero en el mundo entero, el acceso a la tierra de ellas y de los jóvenes es restringido. Estrategias para acabar con la desigualdad fueron discutidas en un grupo de trabajo en el Foro “Tierra, Territorio y Dignidad”, paralelo a la II Conferencia Mundial sobre “Reforma Agraria y Desarrollo Rural”, organizada por la FAO (Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación). Las propuestas van a ser integradas en el informe final que va a ser presentado a los gobiernos.

Jóvenes que migran a las ciudades en Nueva Zelanda. Valores patriarcales y dificultad de las mujeres para participar en la sociedad indígena en el Canadá. Dificultad para conseguir un pedazo de tierra para las mujeres de Guatemala. Falta de formación entre las mujeres de El Salvador. Falta de aplicación de las leyes en Uganda, las cuales en teoría garantizan acceso a la tierra para todas y todos, pero que en la práctica nadie ni sabe que existen.

Los problemas que las y los participantes del grupo de trabajo “Género, generaciones y juventud: el acceso de mujeres y jóvenes y su participación en la gestión de la tierra y de los recursos” señalan parecen diversos, pero todos tienen una base común: La falta de una reforma agraria integral, basada en la igualdad de mujer y hombre, en la que las mujeres cuenten con derecho de acceder a la tierra.

Durante dos días, las/as participantes del grupo elaboraron propuestas para el informe final que va a ser presentado a los gobiernos. Las campesinas y los campesinos reclaman una reforma agraria integral, con asistencia técnica, educación y salud en el campo. “Queremos voz y voto”, resume una indígena de Guatemala. “Queremos conocer nuestros derechos para alimentar nuestras familias. Queremos una reforma agraria con igualdad de género.”

Seguridad alimentaria, pide también una mujer de las Filipinas, pues en este país asiático, 7 de 10 campesinos no tienen tierra. El sistema mundial impide esto: La presidente de las Filipinas colabora con las multinacionales, como sucede en muchos países. Entonces la lucha para la implementación de la reforma agraria consiste en una lucha contra todo el sistema capitalista, patriarcal y machista.

Corinne Dobler y Marcelo Toresin / Minga Informativa

 

Este artículo está disponible en