Honduras: “La vida y seguridad de las mujeres debe ser considerada ya una emergencia nacional”

Hoy 25 de Noviembre, “Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres” para recordar el asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa) en 1960 por órdenes del dictador Rafael Trujillo en República Dominicana, las mujeres hondureñas organizadas en la Plataforma 25 de Noviembre, alzamos nuestra voz para exigir castigo a los culpables de los asesinatos de Berta Cáceres y Margarita Murillo quienes también fueron vilmente asesinadas por sus luchas, así como, por muchas otras víctimas de femicidios ocurridas en este país.

Con el contexto de la pandemia de COVID-19, en nuestro país también vivimos la pandemia de la violencia contra las mujeres, los datos de la línea de atención del Sistema Nacional de Emergencia 911 son extremadamente preocupantes,  de enero a octubre se recibieron por violencia contra las mujeres y las niñas 84, 572 llamadas y el  promedio mensual pasó de 7,900 antes de la pandemia a  8,594 durante la pandemia, esto como efecto del confinamiento que expone a las mujeres y las niñas frente a sus agresores en sus hogares, preocupa también que de estas llamadas solamente el 9% se concretice la denuncia ante instancias como el Ministerio Público o los juzgados.

La vida y seguridad de las mujeres debe ser considerada ya una emergencia nacional, las cifras demuestran que en los últimos 11 años (2009-2019) 5,106 mujeres han sido asesinadas, solo de enero a octubre de este año, más de 350 muertes violentas de mujeres y femicidios se han cometido. El promedio anual de femicidios pasó de 222 antes del 2009 a 464 después, o sea, semanalmente asesinan 9 mujeres y la impunidad en los crímenes es más del 90%.

la violencia sexual reporta un promedio anual de más de 2,800 casos y en los albergues tras el paso del huracán ETA e IOTA, se han reportado más de 10 violaciones sexuales porque no existe perspectiva de género en la atención de las emergencias en el país, sumado a que aún sigue prohibida la Píldora de Anticoncepción de Emergencia PAE en una negación abierta de los derechos de las mujeres hondureñas.

La priorización de la pandemia ha traído repercusiones en cuanto al seguimiento de las denuncias, pues han pospuesto las audiencias hasta el próximo año, dando así tregua para que los agresores se sientan en total libertad de continuar agrediendo a las mujeres y las niñas.

La situación tiende a agravarse cada día debido a las condiciones económicas que están enfrentando la mayoría de las familias producto de la pandemia y de los desastres naturales que han azotado nuestro país, dejando más miseria y enfermedades, la disminución de los ingresos y la pérdida de empleos, sumado a otras situaciones producto de este Estado fallido trae como consecuencia más violencia y más muertes de mujeres, convirtiendo esta situación en una verdadera emergencia. Si bien se aprobó a exigencia de las organizaciones feministas la Ley de “Medidas Especiales de Difusión, Prevención, y Atención de la Violencia contra la Mujer”, y acciones para garantizar la igualdad de género durante la vigencia de la emergencia nacional declarada a raíz de la pandemia del covid-19”, la misma está incumplida y solamente han logrado cumplir con incluir en las cadenas nacionales un espacio para divulgar la ruta a seguir en casos de violencia.

Le recordamos al gobierno de Honduras:

  • Que el derecho de las mujeres a vivir sin violencia está consagrado en los acuerdos y convenciones internacionales de los cuales Honduras es parte.
  • Que es responsabilidad del gobierno y sus instituciones, promover el fin de la violencia, aumentar la sensibilización sobre sus causas y, en consecuencia, fortalecer las capacidades de las instancias creadas para dar respuesta a la problemática de la violencia contra las mujeres.
  • Es responsabilidad del Estado investigar, enjuiciar y castigar a los responsables, así como de ofrecer atención y apoyo a las sobrevivientes de violencia.

Demandamos acciones inmediatas:

  • Respaldar las instancias de apoyo para las sobrevivientes de violencia como Casas Refugio que incluyan seguridad y salud y otros servicios esenciales.
  • Restablecer durante lo que resta del año las audiencias de las denuncias de violencia contra las mujeres y las niñas
  • Un plan de reconstrucción del país con perspectiva de género.
  • Incrementar en el Presupuesto General de la Republica la inversión destinada al acceso a la justicia, salud y el empoderamiento económico de las mujeres como CREDIMUJER, fondo semilla para las mujeres y sus iniciativas económicas, condonar las deudas de las mujeres porque en la situación que están no hacerlo profundiza la feminización de la pobreza.
  • En el ámbito municipal, los Alcaldes y Alcaldesas deben respetar el 5% de la transferencia municipal destinada a las mujeres.
  • En el ámbito laboral exigimos aprobar la ley de trabajo doméstico y la ratificación del convenio 189 de la OIT marco legal protector de las trabajadoras domésticas.
  • El respeto a las recomendaciones internacionales en el marco del Examen Periódico Universal como es la ratificación del protocolo facultativo de la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW)
  • Establecer mecanismos de rendición de cuentas para las mujeres porque no puede ser que más de 40 mil millones de lempiras anuales según FOSDEH hayan ido a caer en manos de la corrupción, las audiencias publicas de presupuesto especificas para reportar la inversión en género hoy más que nunca es necesaria.
  • Es necesario tomar medidas serias de prevención del riesgo y el desastre con perspectiva de género.
  • La creación de políticas públicas del cuidado que sigue recayendo sobre las mujeres y se incrementa en la emergencia pandémica o en desastres 

Tegucigalpa, M.D.C., 25 de noviembre de 2020.

¡NOS QUEREMOS VIVAS!

¡NO MAS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES!

Organizaciones integrantes de la Plataforma: Centro de Derechos de Mujeres CDM, Centro de Estudios de la Mujer Honduras CEM-H, Centro de Acción para el Desarrollo de Honduras CESADEH, CLADEM,  Vía Campesina, COHVISOL, CODIMCA, CONAMUCOPHN, Red de Mujeres de la Colonia Cruz Roja, Ramón Amaya Amador, Cantarranas, Ojojona, Santa Ana, M.D.C., Intibucá, Mesoamericanas en Resistencia por Una Vida Digna, Red de Trabajadoras Domésticas, Red de Trabajadoras Sexuales,  Red Nacional de Defensoras, JASS, Fundación Simiente, Alternativas y Oportunidades AYO, Ecuménicas Por el Derecho a Decidir, CPTR.

Este artículo está disponible en