“Es el día en que lxs campesinxs, lxs trabajadores agrícolas, lxs jóvenes actúan juntxs en todo el mundo para defender nuestros derechos y nuestra identidad”#17Abril2021

Hace 25 años, el 17 de abril de 1996, un grupo de campesinos sin tierra fue asesinado por la policía militar en el estado brasileño de Pará. Los campesinos eran miembros del movimiento de los sin tierra, Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST), que se dirigían a ocupar tierras improductivas después de ser desalojados de sus tierras para el desarrollo de un importante proyecto minero. Cientos de personas marcharon juntas, incluidas mujeres embarazadas y niños, pero finalmente fueron arrinconadas por un grupo igualmente grande de policías, que atacaron con gases lacrimógenos y municiones. 19 miembros del MST murieron en el lugar, dos murieron más tarde por heridas mortales y más de 60 más resultaron gravemente heridos.

El evento se conoce como la Masacre de Eldorado dos Carajas, y su fecha, el 17 de abril, ahora es ampliamente reconocida como el Día Internacional de la Lucha Campesina. El día se ha convertido en un símbolo de la violencia y la opresión contra lxs campesinxs en todo el mundo, destacando la importancia de que lxs campesinxs y lxs trabajadores agrícolas se organicen para desafiar tal injusticia.

Nuestra organización Landworkers’ Alliance de Reino Unido compartió una entrevista realizada a Paula Gioia y Morgan Ody, dos miembros de La Vía Campesina, quienes nos hablan sobre lo que significa el día para ellxs, cómo se están organizando actualmente para el cambio y los principales desafíos que enfrentan lxs campesinxs tanto en Europa como en el mundo.

Cuéntenos un poco sobre ti  y tu Identidad como campesinxs y activistas.

Paula:

Soy originario de Brasil y he estado viviendo en Alemania durante los últimos 20 años. Tuve la oportunidad, a través de un amigo, de conocer la agricultura campesina, en las afueras de Berlín, donde vivía en ese momento. Después de un año apoyando a mi amigo en su pequeño huerto, me di cuenta de que eso era lo que quería hacer. Pensé que sería una contribución mucho mayor a la sociedad: producir alimentos y conectar a través de la dimensión política, las dimensiones sociales, y también realizar una actividad que sea saludable para mi cuerpo, para mi salud mental, etc. Ya estaba involucrado en varios temas políticos antes, por lo que era obvio que entrar en la agricultura no sería posible para mí sin tener también esta dimensión política allí.

En ese momento, estábamos creando una asociación de jóvenes agricultores en nuestra área, porque la región está muy afectada por el acaparamiento de tierras. Así que creamos una asociación para detener el acaparamiento de tierras aquí y permitir la entrada de jóvenes agricultores a la agricultura. Nos pusimos en contacto con la AbL, que es la organización miembro alemana de La Vía Campesina. Luego me mudé a una granja comunitaria. La granja se convirtió en miembro de AbL y comencé a involucrarme internacionalmente para AbL. Desde 2015 formo parte del comité de coordinación de la Coordinación Europea Vía Campesina (ECVC) y también represento a ECVC en el comité de coordinación internacional de La Vía Campesina para Europa.

Morgan:

Soy un campesino, o granjero, o campesino, ¡lo que quieras! – en el sur de Bretaña. Cultivo verduras para el mercado local. Vendo todos mis productos en el mercado al aire libre cercano, así como a un programa de agricultura de apoyo comunitario y una asociación de consumidores, de más o menos 50 familias.

Para mí, regresar a la tierra y comenzar mi granja, esa fue realmente una forma de decir, está bien, quiero recuperar el control sobre las condiciones materiales de mi vida y poder hacer algo que realmente tenga un impacto, aunque sea un poco. Uno pequeño. Pero luego, una vez que tienes tu granja y cultivas tus verduras, te das cuenta de que este pequeño impacto no es suficiente porque incluso si te sientes mejor en tu propia vida, eso no cambia el mundo, no cambia las desigualdades o el cambio climático o la  pérdida de biodiversidad.

Entonces supe que tenía que volver a más luchas políticas campesinas y organizarme. Estar enraizados en el trabajo diario, en la granja con los animales, eso nos da energía y coherencia, pero también no olvidar que el mundo solo va a cambiar si participamos en las luchas, si salimos a la calle, si nos organizamos para estar presentes en las instituciones internacionales que se ocupan de la agricultura. Realmente necesitamos hacer ambas cosas si queremos recuperar este poder.

¿Qué nos puedes decir sobre el Día Internacional de la Lucha Campesina, de su historia y qué significa para usted hoy?

Paula:

La Vía Campesina es un movimiento campesino global internacional, y cada una de nuestras organizaciones tiene sus propias formas de lucha. Algunos de estos son utilizados por diferentes miembros, algunos de ellos son muy específicos de un solo grupo. Cuando se trata del 17 de abril, está muy, muy profundamente conectado con las luchas del movimiento sin tierra en Brasil, el MST (Movimento dos Trabalhadores Sem Terra). Una de sus principales formas de organización es ocupar tierras improductivas en Brasil. Brasil es un país donde hay una enorme cantidad de tierra improductiva en manos de oligarquías. Al mismo tiempo, es un país donde los niveles de pobreza son inmensos.

El MST intenta organizar a la población rural para que ocupe estas tierras improductivas y las utilice para la agricultura. Tienen un lema: “la tierra para quienes la trabajan”. Entonces, si tienes un terreno y en algún momento ya no produce allí, pierde su derecho a estar en ese espacio.

En abril de 1996, hubo una marcha en el estado de Pará, en medio de la Amazonía en Brasil. Estuvieron marchando durante una semana más o menos, o al menos ese era el plan. Pero a los pocos días fueron confrontados por la policía, en una carretera cerca de Eldorado dos Carajás, quienes detuvieron esta marcha, y luego hubo una masacre. Esto fue el 17 de abril de 1996. La policía terminó matando a 19 de estos cientos de personas que marchaban, en el lugar, y otras dos murieron en el hospital pocos días después. Desde entonces, celebramos este día en memoria de nuestros compañeros que murieron allí.

Morgan:

Es el día en que lxs campesinxs, lxs trabajadores agrícolas, lxs jóvenes actúan juntos en todo el mundo para defender nuestros derechos y nuestra identidad. Muy a menudo, los gobiernos intentan oponerse a lxs agricultores entre sí, para decir, por ejemplo, que lxs agricultores europeos deberían ser competitivos porque, de lo contrario, lxs agricultores brasileños se apoderarán de los mercados. Y esto es una mierda. Todxs lxs agricultores del mundo tenemos el mismo interés y no nos oponemos.

Debemos luchar contra el dominio de las grandes empresas transnacionales, que intentan utilizar la división entre nosotrxs para bajar los precios de nuestros productos y hacernos trabajar más, en su interés. Entonces, la idea de LVC es que nos unamos en todo el mundo para luchar contra el poder de las Corporaciones Transnacionales (TNC) a nivel mundial. Hay un sentimiento de solidaridad internacional muy fuerte, que dice que todxs lxs pequeños campesinxs tienen el mismo interés, en todo el mundo, y no queremos estar divididos. Queremos luchar juntxs. Y creo que eso es lo que hace que el 17 de Abril sea muy, muy fuerte.

¿Qué puede decirnos sobre la declaración de la ONU sobre  derechos campesinos (UNDROP) y las otras formas en que LVC se organiza para proteger los derechos de lxs campesinxs?

Paula:

En primer lugar, es la Declaración sobre derechos  campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales. Esto es importante porque la idea no es solo proteger los derechos de los agricultores propietarios de tierras, sino también de los pescadores, pastores, trabajadores de la tierra, trabajadores migrantes, pueblos indígenas, personas sin tierra, etc. Sé que es más fácil decir la Declaración de los Derechos del Campesino, pero creo que es muy importante resaltar que los temas políticos de esta declaración van mucho más allá del propio campesinado.

Esta Declaración fue un trabajo de más de 17 años para lograr, fue un proceso muy largo. Pero diría que fue solo el comienzo y tenemos mucho más por hacer. Porque mientras no logremos que esta declaración se implemente en las legislaciones nacionales, solo será una referencia. Hay mucho más trabajo, quizás más que los 17 años anteriores, por delante.

Una declaración de las Naciones Unidas es un instrumento de referencia, pero como tal no es vinculante. Entonces nosotrxs, como organizaciones de La Vía Campesina y también otros movimientos y organizaciones aliados, tenemos la tarea de hacer bastante trabajo de incidencia hacia nuestros gobiernos, para verlo reflejado en la legislación nacional. Para lograrlo, la construcción de alianzas es crucial.

Morgan:

Creo que en todos los niveles, deberíamos usar la Declaración como una herramienta para nuestras luchas. Por ejemplo, tenemos esta lucha muy fuerte en torno a las semillas, y vemos que hay diferentes leyes internacionales sobre semillas que se oponen al tratado internacional sobre recursos genéticos; el artículo nueve establece que lXs agricultores tienen derecho a intercambiar y controlar sus semillas. Pero también existen los derechos de propiedad intelectual, que hacen imposible este otro derecho. Entonces creo que el UNDROP es una de las herramientas que debemos usar para exigir que nuestras semillas estén protegidas. Queremos nuestros derechos, como agricultores, para que todas las semillas estén protegidas. Y entonces creo que deberíamos usarlo de una manera más práctica.

Otro tema podría ser la tierra: en la declaración, se reconoce que deberíamos tener acceso a la tierra, incluso para lxs jóvenes. Y sabemos que no es el caso, ciertamente no es el caso en el Reino Unido. Entonces podemos decir, mira, tenemos esta declaración de la ONU y queremos avanzar en el derecho al acceso a la tierra, incluso para los jóvenes que quieren convertirse en agricultores. Creo que es utilizándolo en nuestra vida diaria, en las organizaciones de agricultores, que realmente le daremos vida.

Hablemos Con más profundidad sobre el término “Campesino”. ¿Qué puedes decirnos sobre la complejidad de la palabra? ¿Cree que es necesario que sea reclamado o protegido de alguna manera?

Morgan:

Creo que es importante recuperar la palabra campesino, pero creo que debemos reflexionar sobre lo que significa recuperar esta palabra. Una trampa podría ser recuperarlo, pero de una manera que es exclusiva de muchos agricultores, que de alguna manera es despectiva y santurrona hacia lxs agricultores que usan productos químicos, por ejemplo. Y siento que esto es una trampa. No es lo que queremos hacer al reclamar la palabra campesino.

Lo que queremos hacer es que la gente que trabaja la tierra, que trabaja con los animales, recupere la confianza y se vuelva a conectar con esta historia tan dilatada del campesinado, que se basa en la autonomía, la solidaridad, la construcción comunitaria… No la queremos ser exclusivo. No se trata de un caso de campesinos orgánicos a pequeña escala “buenos” frente a agricultores “malos” que utilizan productos químicos, por ejemplo.

Hemos tenido este debate, durante los últimos días, sobre si deberíamos decir que Europa necesita más agricultores o Europa necesita más campesinos. Este no es un debate en francés, porque en Francia, hemos estado reclamando la palabra campesino (‘paysan’) durante 40 años, ya está hecho. No está completamente aceptado, pero ahora, incluso cuando el Ministerio de Agricultura hable en la televisión, hablarán de lxs campesinos, y todxs lxs agricultores, incluso los que cultivan 200 acres de grano, entenderán que están hablando de ellos. Pero no creo que ese sea el caso en el Reino Unido, o en inglés, cuando se usa el término campesino. Lo más probable es que alguien que tenga una granja con 80 vacas lecheras piense: “Ese no soy yo. Soy agricultor, no campesino ”. Puede ser exclusivo. Por eso creo que no es fácil, pero deberíamos encontrar formas de recuperar la palabra. Y este es un proceso a largo plazo, pero también es un caso de decirle al tipo que tiene 80 vacas; “Usted está con nosotrxs y reconocemos que realmente está luchando y tratando de hacer su mejor esfuerzo. Somos tus aliados y queremos trabajar contigo. No importa si eres agricultor o campesino. Ven con nosotrxs y lucharemos juntxs ”.

Mirando hacia el futuro, ¿Cuáles consideraría usted que son los principales desafíos del Movimiento Campesino?

Morgan:

El contexto está cambiando muy rápidamente. El capitalismo está cambiando muy rápidamente con esta pandemia. Hace 10 años, las compañías petroleras dominaban el mundo. Ahora son las empresas de Internet y biotecnología las que están adquiriendo un poder enorme. Creo que en la agricultura, este es el tema principal. La cuestión es si permitiremos que estas grandes empresas de biotecnología e Internet se hagan cargo de todo el poder de nuestro mundo. Y debemos tener muy claro que nosotrxs – ¡campesinxs, agricultores, campesinxs-agricultores! – todxs juntos, son los guardianes de la vida. Y la vida no se vende. No queremos que esté a la venta. Creo que somxs lxs guardianes de la humanidad y tenemos un sentido de relación con la llamada “naturaleza”, conectándonos con los animales y las plantas de una manera que no tiene nada que ver con el mercado o el dinero.

Ahora está muy claro que las grandes empresas de Internet están tratando de hacerse cargo, por ejemplo, del Foro Económico Mundial, están tratando de quitarle el poder a las instituciones de la ONU, a través de la cumbre de sistemas alimentarios de la ONU, por ejemplo. El poder ha sido tomado por estas grandes empresas. Y esa es la razón por la que rechazaremos esta Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU. No porque no estemos interesados ​​en discutir los sistemas alimentarios, por supuesto que no, sino porque no queremos hablar con las empresas de Internet. Queremos que los Estados y el pueblo se queden con el poder, no ellos.

No es solo por nosotrxs que hacemos esto. Es para toda la gente, para lxs ciudadanxs. No me gusta hablar de “lxs consumidores”, porque creo que lxs consumidores también son todos trabajadores y personas, no solo consumidores. Las empresas de biotecnología y las empresas de internet pretenden que son soluciones contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, pero sabemos que son soluciones falsas, y sabemos que solo la agroecología campesina realmente puede resolver el problema. Se trata de todo el mundo. Todos están involucradxs.

Y finalmente, si toman el poder, las desigualdades aumentarán enormemente, y sabemos que las desigualdades sociales ya son un problema grave. Nuestra visión en torno a la agroecología campesina se trata de compartir recursos, compartir ingresos y tener un mundo en el que todxs seamos iguales, con menos desigualdades. Creo que este también es un tema importante: el tema del acceso, para que las personas pobres accedan a una buena comida, es un gran desafío.

Paula:

La construcción de alianzas es extremadamente importante, con sectores de la producción de alimentos, pero también con otros sectores de la sociedad: ciudadanos consumidores, ciudadanos investigadores, ONG y otras instituciones progresistas. Esta es una forma de fortalecer nuestras demandas, de fortalecer nuestro argumento, de fortalecer nuestra capacidad de desarrollar estrategias, de fortalecer nuestras visiones. Cualquier transformación de los sistemas alimentarios necesita no solo de los que producen los alimentos, sino del esfuerzo conjunto de toda la sociedad.

Un ejemplo concreto que he estado experimentando aquí en mi región, durante el último año y medio es la creación de un Consejo Alimentario, que es una forma de reunir a todos los diferentes actores, todxs los diferentes sectores de la sociedad, y discutir juntxs la estrategia alimentaria de nuestra región. Esto es muy interesante porque solxs, solo tenemos la visión de lo que necesitan lxs campesinos, pero este diálogo es sumamente importante, para entender también las necesidades de los demás, para poder desarrollar juntos una estrategia. En lugar de tener ambientalistas contra lxs agricultores, o consumidores contra lxs agricultores, queremos unirnos y desarrollarnos juntxs de manera que todos obtengan lo que necesitan y contribuyan conjuntamente a esa transformación, que es para todxs nosotrxs, es para nuestro planeta, y para las generaciones futuras.

Este artículo está disponible en