Turquía: Silenciar las armas y frenar las masacres

Comunicado Çiftçi-Sen (Confederación de Pequeños Agricultores en Turquía)

(29 de Octubre de 2015) Nosotros, campesinos y campesinas, somos los que vigilamos las plantas mientras empiezan a brotar y a crecer; los que sembramos las semillas, las plántulas y los brotes nuevos en la tierra; los que nos alegramos cuando vemos que crecen sanos; que no podemos dormir cuando enferman; que cuidamos nuestros animales como si fueron nuestros hijos.

Sin embargo, los acontecimientos en el Medio Oriente y en Turquía ahora nos están quitando el sueño. Estamos siguiendo los eventos con un nudo en la garganta. ¿Por qué? Por qué las guerras golpean primero a los pequeños agricultores. Los campesinos se ven obligados a abandonar sus pueblos y sus tierras. Las familias campesinas no solo están perdiendo sus tierras, sino también sus vidas, y se ven obligados a emigrar. Además los bosques se están destruyendo, el agua se está contaminando y la naturaleza está en peligro de convertirse en una ruina.

Cada amanecer trae noticias de nuevas masacres. Las noticias de masacres en Turquía se han añadido a las noticias ya devastadoras de las masacres en Siria y en Iraq.

En junio, una bomba explotó en Suruç en medio de unos jóvenes que querían llevar unos juguetes a los niños de Kobanî, 33 personas perdieron la vida.

En vez que el gobierno encuentre y capture los autores de la Masacre de Suruç, observamos un incremento en las operaciones policiales que apuntan a fuerzas progresistas y democráticas. La gente joven se está muriendo: independientemente de que sean soldados o civiles, kurdos o turcos. Se ha declarado que se ha “congelado” el proceso de paz. Las políticas del gobierno actual  están dividiendo a la gente en Turquía por raza, nacionalidad y denominación religiosa. Cada exigencia social, cada paso hacia el progreso democrático se está  ahogando bajo esta opresión.

El gobierno de la AKP y del Presidente se han negado a aceptar los resultados de la elección del 7 de junio 2015, aprovechándose de las leyes anti democráticas y las lagunas legislativas, se ha bloqueado la formación de un gobierno nuevo y el Presidente ha anunciado una nueva elección anticipada. 

A continuación, se explosionaron bombas en el mitin por la paz que se oponía a las políticas que están polarizando el país rápidamente y que conllevan a una guerra civil e internacional. El mitin pretendía levantar la voz de la paz sobre la de la Guerra, y fue organizada por DISK (Confederación de Sindicatos Revolucionarios), KESK (Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos), TMMOB (Sindicato de Cámaras de Ingenieros y Arquitectos Turcos) y TTB (Asociación Médica Turca). Docenas de organizaciones en masa, incluido Çiftçi-Sen, y varios partidos políticos de la izquierda, apoyaron al mitin. Según las cifras oficiales, 97 defensores de la paz fueron asesinados y 400 resultaron heridos en la capital, en plena vista de las autoridades del estado. 

A la vista de los acontecimientos recientes, exigimos que la comunidad internacional y todo el mundo a quien le importa la justicia y la paz presione al gobierno de la AKP y al Presidente Recep Tayyip Erdoğan para que abandonen sus políticas de guerra y de prácticas anti democráticas para Silenciar las Armas y Frenar las Masacres.

Çiftçi-Sen (Confederación de Pequeños Agricultores en Turquía)

Miembro de ECVC (Coordinación Europea Via Campesina)

 

 

 

Este artículo está disponible en