La interculturalidad busca la integración de ecuatorianos Quito, 13 de marzo del 2008

Asambleístas deben considerar ante todo la unidad los pueblos indígenas y la unidad nacional

La Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras, FENOCIN, defiende su propuesta de INTERCULTUALIDAD, que fue presentada a la Asamblea Nacional Constituyente, que contiene aspectos fundamentales que plantea la interculturalidad como un medio de  integración de los ecuatorianos, como personas, porque es parte de la solidaridad y complementariedad que debe primar,  basada en el respeto de las culturas, etnias y razas. Manuela Cobacango, presidenta encargada de la FENOCIN, señala que la plurinacionalidad, no es unidad sino división de una nación; y, más allá de sus ambigüedades e indefiniciones, no solo ha sido un motivo de división de los pueblos indígenas, sino que ha provocado que se impulse un monopolio de instituciones y representaciones por parte de pocas organizaciones y dirigentes, en detrimento de otros.

Señaló que no existe un respaldo unánime de las organizaciones indígenas para la definición de la “plurinacionalidad”. Al contrario, dijo,este término es rechazado por varias organizaciones nacionales y por la mayoría de las organizaciones de base. Ha sido una fuente de división, y no de  unidad de todos los indígenas del Ecuador. La mayoría de las organizaciones del Ecuador tenemos entre nuestro miembros, además de indígenas, a negros o afro ecuatorianos, mulatos, montubios, cholos y otros mestizos. Nuestras bases no se sienten expresadas en esa división “plurinacional”, sino en el esfuerzo por desarrollar la interculturalidad.

Ratificó que la FENOCIN, plantea una integración como ecuatorianos como hermanos, como solidarios. Creemos que somos parte de una solidaridad y complementariedad y en ese sentido que no debe existir la plurinacionalidad que incluso no consta en la actual Constitución de la República; siembargo los gobiernos de turno crearos instituciones para indígenas, negros y mestizos, lo que no es justo desde ningún punto de vista, pues ocasiona la división entre ecuatorianos.

Apelo a la sensibilidad de los asambleístas,  a fin de que en  las mesas de trabajo, consideren ante todo la unidad de los pueblos indígenas y la unidad nacional, y por ello plantean los textos constitucionales desde una perspectiva transversal de interculturalidad, como uno de los ejes definitorios del Ecuador.

El movimiento indígena ecuatoriano, a través de sus diversas organizaciones, ha llevado adelante una gran lucha, que en las últimas décadas ha logrado significativos avances, entre ellos, el reconocimiento de la diversidad del país y los derechos colectivos de los pueblos indígenas y afro ecuatorianos. Sus propuestas han sido democráticas y referidas a todo el país en su conjunto. Basta recordar, por ejemplo, que la demanda por educación indígena de hace más de dos décadas, la concibió como intercultural-bilingüe, como un testimonio de la búsqueda de un Ecuador como unidad en la diversidad.

Para la FENOCIN, la interculturalidad, no es solo tolerarse mutuamente, sino construir puentes de relación e instituciones que garanticen para todos  la  diversidad, pero también la interrelación creativa; mientras se crea que la interculturalidad es solo para los indígenas no se avanzará; es importante que el resto de los ecuatorianos asuman el compromiso de construir una sociedad intercultural con una apertura para conocer al otro, reconociendo sus valores, derechos y modos de vida, forjando un espacio nacional común.

Finalmente señaló, que quienes proponen la plurinacionalidad, presumen que todos deben saber que significa, pero, en realidad, es un término ambiguo sobre el que hay cada vez más objeciones de carácter teórico y sobre todo de aplicación legal y práctica. Esto no es una casualidad, sino una evidencia de que no es adecuado para definir un Ecuador que sea Patria de todos los ecuatorianos

http://www.punto.net.ec

Este artículo está disponible en