| |

Incendios forestales en Chile: ANAMURI llama a la solidaridad y al fin de los monocultivos forestales

Declaración de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Chile, 04 de febrero 2024

Desde ANAMURI nos pronunciamos frente a la tragedia vivida estos 3 últimos días en la región de Valparaíso, estamos consternadas por la tragedia de los incendios que ha perjudicado a miles de familias trabajadoras, que con mucho esfuerzo han levantado sus hogares.

Hoy es hora de poner freno a la destrucción y el horror causados  por un modelo productivo cruel e insostenible de monocultivo forestal y la inescrupulosas inmobiliarias, que terminaron con más de 500 mil hectáreas quemadas de manera incontrolable, arrasando a su paso con pueblos completos, casas, cultivos, animales, vegetación nativa, vehículos, herramientas, causando al mismo tiempo la muerte u hospitalización de cientos de personas.

Son miles las mujeres que junto a sus familias han perdido todo y muchos miles más las y los que han vivido en la angustia e incertidumbre por semanas debido a los incendios.

Nuestros abrazos y afectos van a todas las compañeras y sus familias que han visto su vida y trabajo tan horriblemente alterados por los incendios.

Hoy necesitamos trabajar con más fuerza que nunca para desplegar la solidaridad inmediata con quienes se han visto más afectadas y afectados por los incendios, y seguir trabajando en apoyo a la recuperación del derecho a la tierra, el derecho a la agricultura campesina e indígena en todo el  territorio para sostener una alimentación soberana y de calidad. Es hora de valorizar la tierra para que cumpla la función social de alimentar al pueblo y no para los intereses de los empresarios.

Exigimos al Estado de Chile y a los políticos, verdaderas medidas de mitigación y que de una vez por todas aprueben la ley que prohíbe construir edificios  en suelos incendiados, esta ley duerme en el Congreso desde el año 2021.

También llamamos a continuar la lucha contra los monocultivos y las distintas formas  de extractivismo, y por un Estado que ponga la agricultura campesina e indígena al centro de las políticas productivas destinada a garantizar el derecho a la alimentación de todas y todos hasta lograr una verdadera soberanía alimentaria en todo el país.

Para que nunca más los bosques nativos, viviendas y las familias mueran con las llamas de fuego de las inmobiliarias, constructoras y empresarios.

¡Seguiremos luchando por la defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras y productoras!¡Seguiremos luchando por  la defensa de la agricultura campesina, el derecho a la alimentación y la soberanía alimentaria!¡Seguiremos luchando por el fin de a los monocultivos, forestales e inmobiliarias del terror!