Guatemala: Por el derechos de la niñez, los semilleros del CUC

La niñez no solo es el futuro, sino también el presente de la sociedad por ello se exige se respeten sus derechos, plasmados en las leyes nacionales y convenios internacionales ratificados por el Estado guatemalteco.

Para el Comité de Unidad Campesina -CUC- la atención a los niños y niñas es fundamental por ello desde hace dos años ha intensificado el proceso de formación y capacitación a jóvenes hombres y mujeres que se han denominado “Jóvenes guardianes de los semilleros”. Los semilleros del -CUC- son todos los niños y niñas hijos de las familias que son parte de las bases de la organización a nivel nacional.

Los niños y niñas son un alto porcentaje del total de la población guatemalteca, según Encuesta Nacional de Condiciones de Vida -ENCOVI- 2011, del Instituto Nacional de Estadística -INE- Guatemala es un país relativamente joven. El Índice de Juventud (IJ), relación entre la población menor de 20 años y la población total, es de (52%). 

En la actualidad la niñez guatemalteca no es una prioridad para autoridades de los diferentes organismos del Estado. La falta de educación, salud, seguridad, una alimentación adecuada así como el goce de una niñez y adolescencia integral, son algunos de tantos derechos de la niñez violentados.

Según datos del Boletín No. 4 Protegiendo la Nueva Cosecha del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales -ICEFI- y el Fondo de Naciones Unidas Para la Infancia -UNICEF-, Guatemala es uno de los países más desiguales del mundo, ejemplo de ello  es el alto porcentaje de niñas y niños entre 0 y 5 años de edad que padecen desnutrición, el documento señala que Guatemala  es el país de América Latina y el Caribe con mayor desnutrición y el sexto a nivel mundial.

Leticia  Isabel Vásquez parte de los guardianes de los semilleros del -CUC-, compartió que el objetivo de los guardianes es atender a la niñez y fortalecer sus conocimientos a través de juegos y enseñanzas acordes a su edad, se les imparten temas fundamentales para la vida como: el derecho a la buena alimentación, la importancia de la agroecología, los derechos de los niños y las niñas, equidad de género, y la historia de lucha de la organización.

Vásquez señaló que con diferentes temáticas se llama la atención de niños y niñas que a través de juegos y dinámicas se hacen reflexiones y así explicarles de los procesos históricos de lucha por tener acceso a tierra, a una alimentación saludable, y a una vida integral.

En la actualidad los guardianes de los semilleros lo conforman 15 jóvenes hombres y mujeres quienes tienen presencia en comunidades de El Quiché, Huehuetenango y la Costa Sur, además en cada encuentro, asamblea capacitación y evento político que lleva a cabo el CUC, los semilleros son atendidos para garantizar la participación plena de sus padres y para que los niños y niñas también vayan desarrollando sus capacidades de conocimiento a través de diferentes temáticas, además los guardianes de los semilleros en la actualidad realizan un trabajo directo en varias comunidades de las diferentes regiones, señala que es fundamental fortalecer a los guardianes de los semilleros para tener presencia en todas las regiones del país.

Vásquez dijo que uno de los retos de los guardianes es darle seguimiento al trabajo que se hace con lo semilleros, enfatizó que la niñez debe conocer sus derechos para poder exigirlos e instó a que toda la sociedad debe exigir se respete el pleno goce de los derechos de las y los niños.

El artículo 4 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia, describe que “Es deber del Estado promover y adoptar las medidas necesarias par proteger a la familia, jurídica y socialmente…”, “Es debe del Estado que la aplicación de esta Ley esté a cargo de órganos especializados, cuyo personal deberá tener formación profesional y moral que exige el desarrollo integral de la niñez y adolescencia…”

Asimismo el artículo 9 de la misma ley señala: “Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho fundamental a la vida. Es obligación del Estado garantizar su supervivencia, seguridad y desarrollo integral”. Guatemala es signataria de convenios nacionales e internacionales donde describen obligaciones para garantizar una vida plena de la niñez. 

En la actualidad los derechos de los y las niñas plasmados en leyes nacionales y convenios internacionales, son violentados sin que para el gobierno y para el organismo Legislativo y judicial sea una prioridad la atención de la niñez.

En Guatemala un alto porcentaje de la niñez es activo al trabajo infantil, el -INE- describe como trabajo infantil: aquel que priva a los  niños de su infancia y su dignidad, impide que accedan a la educación y se lleva a cabo en condiciones  perjudiciales para su salud y desarrollo social. Los datos reflejados en la Encuesta Nacional del Empleo e Ingresos           -ENEI- 2012 del -INE- del total de niños entre 7 y 14 años,  a  nivel nacional el  19% se encuentra realizando alguna  actividad económica.

La mayor tasa de ocupación infantil se registra en el área  rural, la mayoría de los niños y niñas trabajadores comprendidos  entre los 7 y 14 años de edad, se reportan en el sector  agrícola, donde 7 de  cada 10 trabajan para apoyar en sus  hogares. 

El la actualidad la niñez guatemalteca no goza ni siquiera del derecho plasmado en el artículo 3 de la Constitución Política de la República de Guatemala,Derecho a la vida. El Estado garantiza y protege la vida humana desde su concepción,  así como la integridad y la seguridad de la persona.

La muerte de niños y niñas se ha incrementado en el país por diversas razones siendo una de ellas la desnutrición, A inicios de noviembre de 2013 el gobierno de Guatemala admitió que más de 80 niños y niñas menores de cinco años han muerto por desnutrición severa.

Otra de las causas es la inseguridad violencia, esta violencia ha alcanzado a los niños y niñas cuyos padres y madres defienden su territorio de toda contaminación y destrucción de las empresas extractivas, hidroeléctricas y cementeras.

Para ello se menciona uno de los casos que indignó a la mayoría de población, la muerte de los niños David Estuardo Pacay Maas de 12 años y Hageo Isaac Guitz Macz de 13 quienes fueron heridos de bala por Guillermo Bool un presunto trabajador de la hidroeléctrica Hidro Santa Rita en Cobán Alta Verapaz.

La relatora especial de las Naciones Unidas, Najat Maalla M’jid, mostró su preocupación por la vulnerabilidad en que vive la niñez guatemalteca por falta de políticas públicas para su protección, esto en su visita realizada en 2012, en el país centroamericano.

Desde los diferentes espacios en todas la regiones del país, organizaciones de derechos humanos, de mujeres, campesinas, indígenas y juventud organizadas exigen al gobierno central y a autoridades del Poder legislativo y judicial enfocarse a hacer cumplir las leyes existentes y a crear políticas encaminadas a atender a la niñez y adolescencia en el territorio guatemalteco; y cumplir con lo establecido en el artículo 2 de la Constitución Política de la República de Guatemala que dice:  “Es deber del Estado garantizarle a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona”.

Este artículo está disponible en