Guatemala: El derecho a la salud, una deuda pendiente

Guatemala se encuentra entre los países de desarrollo humano medio ubicado en el puesto 133 de 182 naciones; es Estado parte de distintos tratados convenciones,  pactos y protocolos vinculantes que establecen medidas específicas que deben ser adoptadas para proteger el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud. A pesar de los instrumentos legales que describen la salud como un derecho de toda persona, en el país persiste la desigualdad en el acceso de la población a la atención de salud.

El artículo 93 de la Constitución Política de la República de Guatemala señala que el goce de la salud es un derecho fundamental del ser humano, sin discriminación alguna; sin embargo la realidad para las guatemaltecas y guatemaltecos es otra. Martha Cecilia Ventura de la CLOC Vía Campesina en Guatemala señala que el acceso a los servicios de salud no es para todos y todas, al referirse a la discriminación que deben vivir a diario hombres y mujeres de escasos recursos del área rural, donde no se cuenta con centros de salud, hospitales, medicinas, y personal para atender la demanda de la población en las comunidades.

 

 

Según UNICEF, “Guatemala presenta la tasa más alta de mortalidad materna en Centroamérica y una de las mayores de la región latinoamericana”[1]. Tal situación se agrava en el caso de las regiones indígenas porque las mujeres no tienen acceso a la salud antes, durante y después del embarazo de tal manera que la mortalidad materna es tres veces más alta entre mujeres indígenas (211 muertes maternas por 100,000 nacidos vivos) que entre mujeres no indígenas (70 muertes maternas por 100,000 nacidos vivos)[2].

 

El Diagnóstico Nacional de Salud del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-, de marzo 2012, señala que hasta el año 2011 había 1,101 puestos de salud para atención en primer nivel, es decir centros comunitarios de salud de menor complejidad de la red de servicios, que tienen bajo su área de responsabilidad programática una población menor de mil quinientos habitantes. En la prestación de servicios de salud del centro comunitario participan directamente miembros de la propia comunidad así como personal del Ministerio.

 

Asimismo,  el diagnóstico señala  que existen 346 centros de atención de segundo nivel catalogado a estos como los establecimientos de los servicios públicos de salud de atención ubicados en el ámbito municipal,  y generalmente en las cabeceras municipales y centros poblados de 5,000 a 20,000 habitantes. Estos brindan a la población de su área de influencia, los servicios ampliados de salud definidos y coordinan  y articulan la prestación de servicios de salud de los establecimientos de menor categoría ubicados en su área de influencia; por último indica que hay 45 hospitales que son los servicios de tercer nivel, que son establecimientos de salud de atención permanente cuya función principal es la recuperación y rehabilitación de la salud. En total hay 1,492 de servicios de salud a nivel nacional del MSPAS; adicional a ello, hay 4,618 centros de convergencia, que utilizan infraestructura no perteneciente al Ministerio  y en su mayoría no cuenta con los servicios mínimos que provean atención digna a las personas. 

 

Entre uno de los principios y valores que detalla el MSPAS está el de “Facilitar el acceso a la atención apropiada, a tiempo y en el lugar adecuado, con énfasis en el primero y segundo nivel de atención que conlleve al acceso universal”, sin embargo en la actualidad los hospitales nacionales enfrentan graves problemas para acceder a los insumos necesarios y brindar atención a la población. En los lugares donde existe un centro de salud o un hospital se carece de personal o medicamentos. Según datos del Diagnóstico Nacional de Salud del MSPAS, hasta el año 2011 en la cartera de salud se tenía  a razón de once profesionales por cada 10,000 habitantes que, según el manual de medición de metas, los profesionales de la salud deben estar integrados por médicos, enfermeras y obstetras.

 

El artículo 94 de la Constitución Política de la República de Guatemala señala que “El Estado velará por la salud y la asistencia social de todos los habitantes.…”. Sin embargo,  lo que en la actualidad se refleja es la privatización de la salud,  señaló Lily Ramírez de la Juventud de CLOC Vía Campesina en Guatemala, quien dijo que existe mala administración y poca coordinación entre los entes afines de velar por la salud de las y los guatemaltecos, agregó que la distribución de recursos financieros a los puestos de salud y hospitales de los departamentos es insuficiente para que éstos atiendan la demanda de la población.

 

Agregó que los más afectados son las familias pobres tanto de las áreas marginales de la capital como del área rural en los departamentos porque si no tienen dinero no pueden acceder a la salud.

Según censo del departamento de Regulación acreditación y control de los establecimientos de Salud, DRACES, entidad del MSPAS, existen más establecimientos del sector privado que del sector público que prestan servicios relacionados con la salud. Hasta el año 2011 se registraban 6,963 centros privados entre laboratorios, sanatorios, bancos de sangre, clínicas, ópticas, clínicas dentales y de especialidades así como hospitales.

 

La Vía Campesina, movimiento social  internacional,  exige y promueve el derecho a la salud.  En el artículo 3,  numeral 5, de la declaración de los derechos de las campesinas y campesinos se señala que: “Las campesinas y campesinos tienen derecho a un nivel más alto alcanzable de salud física y mental. Por lo tanto tienen derecho a acceder a los servicios de salud y medicina incluso cuando vivan en zonas remotas, tienen derecho al uso y desarrollo de la medicina tradicional”. La representante de la CLOC Vía Campesina en Guatemala Martha Cecilia Ventura dijo que desde las organizaciones que son parte de la CLOC Vía Campesina continuarán su lucha y demandas por exigir que el Estado y gobierno cumplan con asignar fondos y coordinar la distribución de los mismos sin discriminación alguna para que el derecho a la salud sea sin excepción alguna.

 

– Rocizela Pérez Gómez es periodista de la CLOC/Vía Campesina en Guatemala.

 



[1]  http://www.unicef.org.gt/2_sala_de_prensa/comunicados/comunicados2012/Comunicado_Supervivencia_Infantil_130912.pdf

 

[2] Hoja Informativa. La Mortalidad Materna en Guatemala del Programa USAID/Iniciativas de Política en Salud.



http://www.alainet.org/active/63097&lang=es

Este artículo está disponible en