Europa: Garantizamos los derechos colectivos de los agricultores y agricultoras a sus semillas

La Coordinadora Europea Via Campesina, ECVC, reclama a las autoridades españolas, al igual que a las europeas que garanticen los derechos colectivos de los agricultores y agricultoras a conservar, utilizar, intercambiar y vender sus propias semillas.

Bruselas, 19 de octubre 2017 – A un par de días de la reunión de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales* (UPOV) en Ginebra – la reciente condena a penas de prisión y fuertes multas a campesinos españoles cuyo único “crimen” es el uso de semillas de sus propias cosechas genera mucha inquietud. Recordamos que la actual Convención de la UPOV criminaliza y penaliza los productores que siembran e intercambian su propias semillas. De esta forma privan a los agricultores de cualquier suministro de semillas reproducibles libremente, socavando de esta manera la seguridad alimentaria no solo de Europa pero del mundo.

La utilización sostenible de los recursos fitogenéticos y los derechos de los agricultores deben priorizarse sobre los derechos de propiedad intelectual. No se puede criminalizar a los agricultores por el reempleo de sus semillas.

Los sistemas campesinos de semillas llamados ‘informales’ no funcionan de la misma manera que el sistema de semillas industriales “formal” y las leyes que rigen este sistema industrial , son contrarias a los derechos colectivos de los campesinos y campesinas organizados bajo los sistemas “informales”

“En España, señala José Manuel Benitez Castaño, campesino y miembro de la COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos), la tradición de reempleo de semillas por el agricultor en cultivos de cereales y leguminosas está muy extendida por las pequeñas explotaciones que tienen una baja productividad en secano. Debido al clima, nuestras condiciones productivas son muy limitantes para la expresión del potencial productivo de las variedades industriales mejoradas.

Guy Kastler, miembro de la Confederation Paysanne, sindicato francés miembro de ECVC, denuncia la obligación exigida a los pequeños agricultores de emplear variedades de semillas inscritas en el catálogo oficial, casi todas protegidas por un Derecho de Obtención Vegetal (DOV) derivado del Acuerdo de la UPOV y añade “Consideramos que cuando compramos semillas certificadas, ya se paga una regalía. No hay razón por la cual se debería pagar de nuevo por cada nueva multiplicacion de nuestras semillas en la finca o por los intercambios realizados en el marco de la ayuda mutua entre campesinos y campesinas.

La preservación, renovación y utilización sostenible de los recursos fitogenéticos se basa principalmente en los derechos de los agricultores para que puedan conservar, utilizar, intercambiar y vender sus propias semillas. Cualquier restricción de este derecho es contrario a la seguridad alimentaria y a los objetivos del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFAA).

Los Estados que han firmado el Tratado deben incluir en su legislación nacional la prohibición de infringir estos derechos campesinos.

En todas partes de Europa, las agresiones de la grande industria de semillas contra los derechos de pequeños agricultores a conservar, utilizar, intercambiar y vender sus propias semillas se multiplican. Si con esto la industria de semillas quiere poner a prueba la capacidad de resistencia de las campesinas y campesinos, solo logrará fortalecerla! ECVC pide a los campesinos de Europa que se unan para resistir esta agresión y defender sus derechos.

Contactos:

Cristina Sancho Esteban – Comité de Coordinación ECVC : +34 645 310 397 – ES

Antonio Onorati – Comité de Coordinación ECVC : +39 3408 2194 56 – FR, ES, IT, EN

Guy Kastler – Confédération Paysanne – ECVC : +33 6 03 94 57 21 – FR

Nota a editores:

* La UPOV es una organización intergubernamental con sede en Ginebra, Suiza, establecida con la adopción del Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales en 1961- Las variedades comerciales protegidas por el sistema de la UPOV se dirigen a una adaptación a las necesidades de los sectores del mercado global, que requieren productos estandarizados, y la estandarización de las condiciones de cultivo para el uso del paquete tecnológico de los insumos comerciales, la mecanización y, a menudo, el riego. Las variedades comerciales del sistema de la UPOV han sido seleccionadas entre las variedades cultivadas por los millones de campesinos del mundo – recolectadas gratuitamente de todos los campos del mundo, estas constituyen casi la totalidad de los recursos fitogenéticos en los bancos de germoplasma.

Esta entrada está también disponible en Français.