El Salvador:¡Todos los derechos para todas las mujeres, nosotras paramos!

Cloc-Vía Campesina El Salvador.

( San Salvador, o8 de Marzo) Nuevamente este 8 de marzo las feministas de izquierda, integrantes del Foro Nacional de Salud, La Federación Democrática Internacional de Mujeres y La Vía Campesina de El Salvador nos tomamos las calles y marchamos juntas para exigir nuestro derecho de vivir libre de toda forma de discriminación y violencia.
En El Salvador las mujeres seguimos enfrentando múltiples discriminaciones:

Una economía que invisibiliza nuestro aporte a partir del trabajo reproductivo y del cuidado que es la base para la reproducción de la vida y el funcionamiento de nuestra sociedad. El mandato social que da la responsabilidad exclusiva de las mujeres en el cuidado, es una limitante para nuestra incorporación en el mercado laboral y en espacios de formación.

El trabajo reproductivo es “trabajo productivo” y tiene que ser considerado como un aporte económico a la sociedad. No es posible que los presupuesto públicos no incorporen los recursos suficientes para el fortalecimiento de estructuras de cuidado y sistemas de protección social, menos del 5% del Presupuesto Nacional refleja explícitamente el uso de los recursos para la
igualdad de género y el régimen previsional excluye el tiempo de descanso de maternidad como parte del tiempo a ser considerado en nuestro historial laboral.

Las mujeres y las niñas seguimos enfrentando altos niveles de violencia por razones de género. Según la encuesta de violencia 7 de cada 10 mujeres en El Salvador han tenido al menos una vez una situación de violencia en su vida.

En lo que va del año 59 mujeres han sido asesinadas en el país,y en 2018 se reportaron 2203 denuncias de violencia sexual,en su mayoría contra niñas y jóvenes.

La penalización absoluta del aborto sigue condenando a cientos de mujeres a poner en riesgo su salud y vida y obliga a muchas niñas y mujeres a enfrentar embarazos impuestos producto de violaciones, en muchos casos desde sus mismos familiares.

Nos preocupa la cultura de impunidad que favorece a los agresores y da un mensaje social de considerar la violencia contra las mujeres un crimen menor y la permanencia del fuero patriarcal en el sistema judicial.

Por estas razones, mujeres salvadoreñas, jóvenes, adultas mayores, campesinas, estudiantes, profesionales, con diversas identidades y orientaciones sexuales nos unimos a la huelga mundial de mujeres y paramos para visibilizar las situaciones de discriminación y violencia que seguimos enfrentando en lo ético, social y político y exigir al Estado salvadoreño su compromiso real para transformar las desigualdades de género.

Convocamos a todas las mujeres a que se unan a la marcha del 8 de marzo, a partir de las 8: am, la cual saldrá desde la Alameda Juan Pablo Segundo, frente al Centro Cultural Legislativo para cerrar en una multitudinaria concentración en la Plaza Cívica.

Este artículo está disponible en