Discurso de Henry Saragih en la Conferencia de la FAO

Soy Henry Saragih, coordinador internacional de la Vía Campesina y traigo a esta conferencia gubernamental la voz del Foro: “Tierra, Territorio y Dignidad”.

Una reforma agraria auténtica e integral que redistribuya las tierras de los latifundios a los sin tierra y permita el acceso y el control sobre los recursos naturales y productivos es esencial para erradicar la pobreza y miseria en las áreas rurales. Sin reforma agraria no es posible conseguir estos objetivos.
En el momento actual, la producción campesina, la pesca artesanal, el pastoreo y la gestión de los recursos naturales por las comunidades indígenas, también están gravemente amenazados por la expansión del desarrollo corporativo y de las políticas neoliberales del Banco Mundial, el FMI y la OMC. Por lo tanto, es esencial mantener y fortalecer el control de las comunidades sobre esos recursos, basado en el principio de la soberanía alimentaria.

La misión de la FAO es erradicar el hambre y la pobreza en las áreas rurales. Por lo tanto, exigimos de la FAO un compromiso fuerte en esta cuestión.

Exigimos que los países miembros de la FAO – que son nuestros gobiernos nacionales –adopten los pasos necesarios para definir un plan de acción a nivel internacional, que requiere de los gobiernos la implementación de una reforma agraria integral que garantice las siguientes cuestiones:

– Participación activa, respeto y apoyo para las iniciativas de las organizaciones y de los movimientos (sin tierra, indígena, campesino, pescadores) por una reforma agraria auténtica;

– Legislación nacional que proteja y fortalezca una reforma agraria auténtica;

– Desarrollo e implementación de un plan de acción nacional;

– El compromiso de reservar y gastar los fondos necesarios para establecer y fortalecer los instrumentos institucionales que sean necesarios;

– El compromiso de establecer políticas que permitan un control adecuado de los recursos naturales por las comunidades.

Esperamos que los gobiernos y la FAO desarrollen un proceso preparatorio a escala internacional para facilitar la participación amplia y profunda de las organizaciones y de los movimientos, además de un riguroso proceso de preparación a nivel gubernamental, de modo de alcanzar resultados concretos que respondan a estas necesidades. El Comité Internacional de Planificación para la Soberanía Alimentaria debe continuar con su papel central para facilitar este proceso.

Sentimos que esta conferencia, por la falta de participación de los gobiernos y las enormes dificultades que encontramos para organizar una seria participación de la sociedad civil, no podrá ser el momento para finalizar compromisos internacionales sobre un asunto tan importante como este. Exigimos que esta conferencia sea sólo el primer paso en este proceso.

Así, proponemos que la conferencia decida en su resolución final comenzar este proceso, aumentar la capacidad de la FAO en relación a la reforma agraria, exigir que la FAO asuma el liderazgo en esta cuestión y que los gobiernos – particularmente de los países desarrollados – destinen recursos suficientes para implementar un amplio, transparente y participativo proceso para el desarrollo de un plan de acción internacional que lleve a una reforma agraria genuina e integral.

Si queremos erradicar la pobreza y la miseria de este mundo necesitamos de la participación, coraje, voluntad política y de la solidaridad necesaria para alcanzar los cambios inmediatos que necesitamos.

¡No podemos esperar 30 años más!

¡Tierra para la vida, tierra para los sueños, tierra para afirmar nuestra dignidad, ya!

Este artículo está disponible en