Cuando es preciso gritar

Nosotras, de la Marcha Mundial de las Mujeres, que organizamos manifestaciones en todo Brasil, reafirmamos: el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es día de lucha. Y toda forma de lucha de los movimientos sociales vale la pena.

Nuestras compañeras de la Vía Campesina tienen todo nuestro apoyo y compromiso en las acciones contra el agronegocio de la muerte.

La expansión del eucalipto y de la acacia transforma el territorio brasileño en un desierto verde. Esas empresas venden la ilusión del progreso y de que cualquier investigación es favorable a la humanidad. Sin embargo, lo que recibimos es un Brasil subordinado a la tiranía del mercado internacional. Y el agronegocio de exportación, basado en el uso intensivo de recursos naturales y en la superexplotación del trabajo.

Decimos no a todo eso. Queremos que la organización de la economía y de la sociedad tenga en el centro el bienestar y la felicidad de las personas, y no el lucro de pocos. Queremos empleo con derecho a salario digno. Queremos tierra para quien en ella trabaja. Queremos las semillas y la biodiversidad como patrimonio de los Pueblos y al servicio de la Humanidad.

¡NO ACEPTAMOS LA CRIMINALIZACIÓN DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES!

¡TODA SOLIDARIDAD A LAS MUJERES CAMPESINAS! ¡CAMBIAR EL MUNDO PARA CAMBIAR LA VIDA DE LAS MUJERES!

Coordinación Ejecutiva de la Marcha Mundial de las Mujeres

Brasil, 9 de marzo del 2006

 Marcha Mundial de Mujeres

 

Este artículo está disponible en