#EnDesarrolloCOVID-19: Varios miembros de La Vía Campesina destacan la vulnerabilidad de l@s campesin@s y l@s trabajador@s

A medida que el virus del Coronavirus se propaga por países y continentes, varios miembros de La Vía Campesina han emitido declaraciones en las que destacan la precaria situación de l@s campesin@s y los trabajador@s migrantes en todo el mundo.

A continuación  una compilación de diferentes declaraciones emitidas por nuestros miembros:

EEUU: El coronavirus golpea a los trabajadores agrícolas migrantes

La actual crisis pandémica es una amenaza real para toda la población. No podemos cerrar los ojos ante las muertes, contagios, encierros de cuarentena, distanciamiento social, escases de productos básicos en los hogares, especulación y acaparamiento de víveres, cierres de escuelas, toques de queda, insuficiencia de respuesta de parte de gobiernos y autoridades de salud, indiferencia hacia las condiciones apremiantes de las personas y comunidades más marginadas, así como aumento de la precariedad y la desigualdad, no es aceptable. Estamos sumidos en una crisis de la vida que nos afecta a todas y a todos.

Sin embargo, hay sectores de la población que se encuentran en una situación más frágil, y que son los más afectados por la amenaza de contagio Covid-19, que todas y todos. Este sector está integrado por los migrantes pobres desprotegidos que no solo no tienen acceso a programas de salud y servicios médicos debido a la falta de dinero o un seguro médico básico, sino que también pueden llevar el contagio a sus familias y comunidades rurales porque viven en miedo y porque no reciben tratamiento o no buscan tratamiento si se enferman en los Estados Unidos.

Y como si la amenaza de enfermarse y tal vez morir por el coronavirus no fuera suficiente, la crisis también ha exacerbado el sistema de seguridad nacional con sus impactos de una mayor persecución policial, de más autoritarismo y más militarismo contra las comunidades inmigrantes y fronterizas. El Estado, que supuestamente debería proporcionar seguridad y tranquilidad a la gente, ha fomentado las divisiones sociales y un ambiente de miedo al ejecutar una estrategia de guerra para enfrentar la crisis actual. En vez de una movilización pública urgente para enfrentar la crisis del Covid-19, el estado ha aprovechado la desgracia humanitaria para ejercer control más autoritario sobre la población, una mayor coartación de los derechos humanos, el endurecimiento de las políticas anti migrantes, un dominio riguroso de corte paramilitar de las fronteras y la contención del libre movimiento de las personas.


“Minimizar las pérdidas, aumentar la solidaridad”, dice la Confederación Paysanne en Francia

La crisis del coronavirus está entrando en su fase aguda. Vamos a tener que responder a ella colectivamente. Es esencial que los poderes públicos hagan todo lo posible para garantizar la seguridad alimentaria del país reconociendo la importancia primordial de los agricultores de nuestros territorios.

Por lo tanto, esperamos que el gobierno establezca medidas de protección prioritarias para que los agricultores y todos los que participan en la alimentación puedan continuar su labor. Estas incluyen medidas de cuidado de los niños mientras se garantiza la seguridad de los responsables.

También es importante que se realice un censo de toda la producción y de los productores cuyas salidas se han visto y se verán afectadas por la desaceleración económica, por las dificultades de exportación, por el cese de la restauración fuera del hogar y de los comedores escolares, etc. Este censo debe permitir, en primer lugar, tener en cuenta y compensar todas las pérdidas de producción y, en segundo lugar, contribuir a reorientar rápidamente hacia nuevas salidas que respondan a las necesidades del territorio según un principio de solidaridad que garantice a los campesinos. es una remuneración justa evitando cualquier especulación.

Mira declaración disponible en FR.

También en Francia, el Movimiento de Defensa de los Agricultores Familiares (MODEF) alertó al gobierno sobre la situación muy preocupante de los agricultores familiares desde la epidemia, y pidió la apertura de mercados de venta de alimentos en cumplimiento con los estándares de salud .

Algunos productores de lácteos están comenzando a tirar su producción porque ya no son recolectados. No se comen productos de temporada como espárragos, fresas, primeros tomates. Otros operadores ya no pueden vender en mercados al aire libre porque los alcaldes prohíben el acceso.

MODEF está lanzando un grito de alarma porque nuestros productores están al final de su cuerda y corren el riesgo de cometer lo irreparable.
Es urgente mantener la actividad de los mataderos, lecherías, salas de corte y procesamiento y preservar los mercados de alimentos, ventas directas y entregas a domicilio, respetando las medidas de protección para combatir el COVID-19.

“MODEF dio un ejemplo y demostró que podemos abrir mercados mientras garantizamos la seguridad de los productores y consumidores: En el mercado Voltaire en Châteauroux, los productores tomaron la decisión de espaciar su stands a 5 metros, colocar gel alcohólico en la entrada del mercado para consumidores, espacios distantes entre productores y consumidores. Los productores se lavan las manos por cada cliente”.


En Palestina, el Comité de la Unión de Trabajadores Agrícolas (UAWC) ha movilizado a sus miembros y equipos técnicos para luchar contra el brote del virus. Se han notificado muchos casos, principalmente en Belén. El comité teme que, a medida que el virus se propaga a más regiones, incapacite la vida pública y cause pérdidas catastróficas a los productores de alimentos en pequeña escala. El Comité ha elaborado un plan de acción de emergencia en consonancia con la declaración de emergencia nacional del Gobierno.

El plan de acción de la UAWC incluye varias medidas:

  • Comunicación de gran alcance con los agricultores en diferentes regiones, centrándose en áreas remotas y marginadas para examinar sus necesidades relacionadas con las medidas de seguridad que se siguen en las condiciones actuales.
  • Proporcionar a las comunidades agrícolas en áreas remotas y marginadas sus necesidades de equipos estériles y desinfectantes y folletos de orientación educativa, según sea necesario.
  • Coordinación con instituciones de salud y su conexión con ciertas comunidades agrícolas remotas y marginadas para garantizar la recepción de los servicios de salud necesarios.
  • La organización de visitas periódicas a diversas regiones, con un enfoque en los pequeños agricultores, con el fin de familiarizarse con su situación y discutir los mecanismos de trabajo y monitoreo de sus granjas que tienen en cuenta los riesgos que corre el Coronavirus. pesa sobre sus vidas.
  • La provisión de la capacidad y los recursos de la UAWC al Ministerio de Agricultura y las instituciones de salud que están activas en el marco del estado nacional de emergencia para luchar contra esta epidemia.

Declaración en EN.


En Indonesia, Serikat Petani Indonesia instó al gobierno a anticipar el impacto del virus COVID-19 en el sector alimentario y a tomar medidas inmediatas para hacer frente a la crisis. El gobierno indonesio había anunciado anteriormente que utilizaría los fondos reservados para el desarrollo de infraestructuras para hacer frente al virus COVID-19. El SPI insistió en que el desvío de fondos también debería incluir el fortalecimiento de los sistemas alimentarios que no dependen del mercado mundial de alimentos. El SPI también advirtió que el sistema alimentario del país se volvería más frágil si depende de la distribución mundial o de cadenas de suministro orientadas a los intereses del mercado y vulnerables a la especulación.

Comunicado completo en Bahasa aquí


En Italia, la Associazione Rurale Italiana (ARI) se comprometió a garantizar que los italianos tengan acceso a alimentos de calidad y locales incluso en esta situación de emergencia. En una declaración emitida el 19 de marzo de 2020, el movimiento también recordó al gobierno que “cuando esto llegue a su fin, no serán las “inyecciones de liquidez” las que determinen la recuperación, sino la capacidad, la voluntad, la resistencia y la autonomía productiva de l@s campesin@s, l@s artesan@s, las pequeñas y medianas empresas que operan localmente, la verdadera columna vertebral de la economía nacional”. Sólo si entretanto no son aniquilados definitivamente”.

La ARI también planteó varias demandas al gobierno que incluían la compra de productos alimenticios y agrícolas para su consumo fresco en las granjas; mantener abiertos y reorganizar los mercados de alimentos en las calles, con las medidas necesarias en términos de entradas controladas y cuotas controladas; poner un control efectivo sobre los precios pagados a los productores y los precios al consumidor de los productos alimenticios y agrícolas; ampliar el apoyo a los trabajadores estacionales y migrantes; liquidar los pagos vencidos; apoyar la deuda contraída por las pequeñas empresas y las explotaciones agrícolas de pequeño y mediano tamaño; importancia de mantener abiertos los mercados rurales de campesinos, garantizando así el acceso de la población a los alimentos, especialmente de los ancianos que tienen más dificultades para acudir a los centros comerciales.

Nota en Italiano aquí.


Los campesinos y campesinos de Eco Rurales en Rumanía han estado trabajando bajo presión de emergencia durante las últimas 2 semanas y distribuyeron semillas vegetales para la temporada de semillas de primavera. Las semillas llegaron a más de 3000 familias en Rumanía y la República de Moldavia. En momentos de crisis como esta, necesitamos trasladar sistemas alimentarios. Es evidente que el mercado mundial y los supermercados están fallando en condiciones de crisis. El sistema alimentario campesino es la solución para garantizar el derecho a la alimentación. Mira publicación aquí.


En el Canadá, la Unión Nacional de Agricultores señaló que los mercados agrícolas son un componente esencial de los sistemas alimentarios locales y de la soberanía alimentaria. Sin embargo, a medida que se cierran negocios no esenciales en todo el país, muchos mercados de agricultores también se ven obligados a cerrar debido a las medidas de emergencia adoptadas para reducir la propagación de COVID-19. Esta acción no sólo crea un daño económico para los agricultores locales, sino que también reduce el acceso público a alimentos seguros y saludables.

“…Hacemos un llamamiento a los gobiernos de todo el Canadá para que declaren que los mercados de agricultores son un servicio esencial, y para que trabajen con los mercados a fin de garantizar su funcionamiento seguro y su capacidad de suministro de alimentos durante la crisis de la pandemia. También hacemos un llamamiento a los comedores para que apoyen a sus agricultores locales y a otros negocios locales durante este momento difícil e incierto…”, dijo la Unión. Comunicado de NFU aquí.


En el Reino Unido, la Landworkers’ Alliance hizo un llamamiento a la adopción de medidas de emergencia y también reiteró que “esta crisis pone de manifiesto la vulnerabilidad de nuestro sistema alimentario globalizado, que en los próximos años sólo empeorará si no invertimos en la construcción de un sistema alimentario local resistente y diverso”. Para asegurar nuestro suministro de alimentos, necesitamos una acción gubernamental de emergencia para asegurarnos de que tenemos los cultivos que necesitamos en la tierra y asegurarnos de que todo se recoja y distribuya de manera segura para que todos puedan tener acceso a alimentos sanos y asequibles”. Es esencial que los agricultores obtengan la ayuda que necesitan para sobrevivir a esta crisis.

Necesitamos nuestras granjas locales para nuestra propia supervivencia, no las perdamos cuando más las necesitamos”. Lee comunicado completo aquí.


En Perú el campesinado  demuestra que su trabajo resulta vital para sostener a nuestro país, sobre todo en momentos de crisis. Y es que “sin comida, el mundo no existe”. Así lo resaltó la Confederación Nacional Agraria (CNA).

Al respecto, Antolín Huáscar, presidente de la CNA, dijo que “el esfuerzo que hacen las mujeres y los hombres del campo es vital, pero lamentablemente poco o nada valorado por el gobierno.  Es fundamental que tengamos un tejido agrícola y ganadero importante en nuestra sociedad que nos permita enfrentarnos con mayor resiliencia  a cualquier crisis, incluida la crisis que estamos atravesando ahora”. Nota aquí.


Mientras que en Brasil Joao Pedro Stedile de la Coordinación Nacional del Movimiento de Trabajadores sin Tierra de Brasil compartió algunos análisis y orientaciones sobre el Coronavirus para su militancia. Llamo a cobrar de los gobiernos políticas públicas para el fortalecimiento de la agricultura familiar campesina, ya que unas de las cosas que va a empeorar en el mundo luego de esta crisis es la escasez de alimentos, y quienes van a tener que garantizar el abastecimiento será el campesinado. Mira vídeo.


En Argentina el Movimiento Nacional Campesino Indígena llamó a quedarse en casa, mientras el campesinado tiene la tarea de garantizar la alimentación de las ciudades con producción sana y suficiente. Además, también se pusieron a disposición del Estado para garantizar alimentos en caso de faltantes y resaltaron que mantendrán los precios.


En Portugal la Confederación Nacional Agraria entregó carta abierta a la Presidencia, Asamblea Nacional y al Primer Ministro por la defensa de la Agricultura Familiar y llama la atención sobre situación que vive el campesinado en ese país con el brote del Coronavirus y de cara a la declaración de Estado Nacional de Emergencia.


Desde el 13 de marzo Venezuela entró en alarma general, luego de la cadena de radio y televisión en la que el presidente Nicolás Maduro anunciara, entre otras medidas, el inicio de una cuarentena social y colectiva para siete estados del país a partir del lunes 16.  El contexto en el que llega la pandemia del COVID-19 es en medio de un grave bloqueo, con las capacidades de actuación del Estado severamente disminuidas por efecto de las ilegales medidas coercitivas de EEUU, que implican miles de millones de dólares secuestrados por el sistema financiero mundial, enormes dificultades para adquirir en el mercado internacional medicinas, alimentos, equipos, repuestos, insumos de todo tipo, ponen en alarma al campo pero también a las ciudades.

El Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora (FNCEZ) compartió algunas de las iniciativas que están realizando en sus territorios donde la gente demuestra niveles de organización y conciencia que permiten al país ser ejemplo ante los ojos del mundo. La solidaridad, la organización. Aquí.


La Organización Boricuá de Agricultura Ecológica de Puerto Rico realizó el Foro Virtual “Cononavirus en Puerto Rico, orientación y análisis” que contó con la participación de primera fuente de una trabajadora migrante y una apidemióloga que ampliar las reflexiones e impactos sobre la clase trabajadora.


En conjunto con personal de Salud Pública, la Asociación de Agricultores Pequeños, #ANAP de Cuba organiza audiencias sanitarias a nivel de Cooperativas y Comunidades para informar y preparar a trabajadores sobre las medidas de protección personal, familiar y laboral contra el nuevo #coronavirus #covid-19, estas acciones se realizan en el marco del Plan Nacional de Salud, donde hacen énfasis en las medidas preventivas para evitar la propagación de la enfermedad como máxima prioridad.

En Bélgica, la Federación Unida de Grupos de Criadores y Agricultores (FUGEA) pidió a los gobiernos belgas que actúen para permitir que los agricultores continúen su trabajo y así proporcionar los alimentos necesarios a la población, destacando la importancia del papel desempeñado por los campesinos.


“FUGEA se compromete a identificar los problemas que afectan a nuestros productores en el campo y llamar la atención de los tomadores de decisiones. Cuando la crisis de salud haya quedado atrás, tendremos que evaluar las pérdidas y proporcionar respuestas. Hoy, centrémonos en lo básico: alimentar a las personas. Es el sector agrícola que lo produce. Mantengamos a nuestros campesinos que nos alimentan. Cambiemos nuestra agricultura para garantizar la soberanía alimentaria de nuestro país”. Comunicado en FR aquí.

En Suiza, Uniterre reaccionó (en una declaración conjunta con FRACP, Agrisodu, MAPC, Grassrooted) al cierre de mercados que afectaron la entrega de verduras y pérdidas considerables en los circuitos cortos que tienen un papel preponderante en el suministro y seguridad alimentaria para la población suiza.

“Solicitamos al Consejo Federal y a las autoridades cantonales que nos ayuden a establecer medidas adecuadas en los mercados para cumplir con las medidas sanitarias: espaciar los stands; utilice personal adicional para gestionar el servicio al cliente y evitar el contacto con frutas y verduras y solicite protección civil para regular el flujo de personas, etc. Exigimos a nuestras autoridades un apoyo activo para que estos productores puedan continuar su actividad de ventas en el mercado y medidas a favor de la producción campesina para evitar el desperdicio de alimentos”.


Desde el Sindicato Labrego de Galicia, España llaman la atención sobre la fortaleza de una sociedad con mercados locales, y locales donde los agricultores puedan vender directamente sus productos a la ciudadanía. Esa sociedad será más fuerte y más resistente y ganará soberanía alimentaria frente a crisis como la que estamos experimentando actualmente con el Coronavirus. Además, en la situación actual de emergencia de salud, si compra en mercados locales y en locales:

  • Evitará las multitudes y comprará en espacios reducidos que facilitan el contagio.
  • Comprará alimentos frescos directamente de las granjas y no serán manejados previamente por intermediarios o clientes que puedan tocarlos en los estantes.
  • Apoyará a las familias campesinas y la economía local.
  • Reducirá las millas que recorren los alimentos antes de llegar a su mesa, contribuyendo a la lucha contra el cambio climático.

Consulte orientaciones aquí. VénaoMercado # VénáPraza #CommercioLocal #Eumercolocal

Asimismo, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha reclamado a las distintas administraciones, en especial a los ayuntamientos, que autoricen la celebración de los mercados de venta directa y de proximidad de productos agrarios, ante la suspensión generalizada tras las medidas de contención de la pandemia por Coronavirus.

El Real Decreto 463/2020 establece la necesidad de asegurar el abastecimiento alimentario, por lo que resulta “incomprensible y discriminatorio” el veto a los mercados agrarios al aire libre. Por ello, COAG considera que las distintas modalidades de canales de venta directa de productos agrarios deberían celebrarse y prestar su servicio con normalidad, cumpliendo en todo caso con las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias, tales como mantener distancia de seguridad entre las personas, evitar aglomeraciones en el recinto de celebración, aumentar la separación entre puestos, etc.

La pérdida de estos canales de venta directa, unida al cierre de comedores escolares al que muchos agricultores y agricultoras suministraban alimentos en distintas CC.AA, supone un grave perjuicio para las explotaciones agrícolas que utilizan estas vías de comercialización (en torno a 25.000 en nuestro país), así como para los consumidores que optan por este canal de relación directa con los productores y productoras.

“Además del perjuicio económico, se produce también un elevado desperdicio de alimentos que, perfectamente aptos para su consumo, pueden acabar no siendo cosechados o, una vez cosechados, no llegar al consumidor final. En la mayoría de los casos se trata de producciones que ese agricultor o ganadero no podría comercializar por otras vías. Ahora, más que nunca, es crucial apostar por los alimentos de cercanía, vinculados al territorio, para fortalecer la economía local y aprovechar al máximo toda la producción”, ha precisado Andoni García, responsable Cadena Alimentaria de la Comisión Ejecutiva de COAG. Mira nota.

Los miembros de La Vía Campesina en el sur de Asia, expresaron sus preocupaciones sobre el impacto de la pandemia COVID-19 en los trabajadores rurales pobres, migrantes y urbanos. “En representación de más de 14 movimientos campesinos en el sur de Asia, que incluyen campesinos, pequeños y medianos agricultores, mujeres y jóvenes rurales, pueblos indígenas, trabajadores migrantes y agrícolas, creemos que el sistema alimentario agroindustrial actual y las economías neoliberales del sur de Asia están mal equipados para hacer frente a tal crisis”, afirmaron en su comunicado.

La alta densidad de población del sur de Asia y el fracaso reiterado de los gobiernos para proporcionar viviendas adecuadas a nuestras poblaciones más vulnerables significa que no actuar ahora tendrá consecuencias catastróficas. Al vivir en condiciones de hacinamiento, a menudo sin acceso a agua corriente, nuestros ciudadanos más pobres no podrán aislarse, practicar el distanciamiento social y lavarse las manos con frecuencia.

Además, los trabajadores pobres no podrán alimentarse en medio de los cierres de fábricas y negocios en todo el sur de Asia. Los gobiernos han sabido que el número de casos en toda la región ha aumentado, pero no han actuado de manera preparada y organizada para proteger a las poblaciones más pobres.

Nota: (Esta nota esta en desarrollo, se actualizará a medida que recibamos más información de nuestras organizaciones miembros).

Este artículo está disponible en