Brasil: Manifiesto de las Mujeres Sin Tierra #8Marzo2020

Con fuerza, en marzo y bajo la inspiración de la lucha histórica del Día Internacional de las Mujeres, nosotras trabajadoras del MST nos reunimos del 5 al 09 de marzo, celebramos nuestro 1er Encuentro Nacional de Mujeres sin Tierra, con el lema: ¡Mujeres en lucha, sembrando resistencia!

Somos 3.500 mujeres venidas de campamentos y asentamientos de todos los estados y contamos con la participación de nuestras queridas compañeras de movimientos populares y organizaciones políticas en Brasil y también mujeres internacionalistas, de 14 países de América Latina, América del Norte, Europa y África.

Llevamos a la capital del país nuestra diversidad cultural, expresiones artísticas, experiencias de educación rural, producción de alimentos saludables, formas de organización de base de base, formación política, trabajo con jóvenes y especialmente la síntesis de nuestra trayectoria en la construcción de nuevas relaciones de género

Sabemos que el patriarcado y el racismo son pilares estructurales de la sociedad de clases. Nuestra lucha es romper con todas las formas de dominación y opresión. El feminismo campesino y popular guía nuestros pasos firmes y decisivos hacia nuestra liberación.

Denunciamos el proyecto político de extrema derecha, ultraliberal y fundamentalista que expande el conservadurismo, la desigualdad social y la explotación laboral en formas cada vez más precarias y degradantes. El gobierno de Bolsonaro es un servidor del capital y el imperialismo norteamericanos. Él entrega nuestras riquezas, destruye la naturaleza, atenta contra la Soberanía Nacional y Popular, elimina los derechos laborales y de seguridad social y comanda una máquina de guerra y de exterminio de los ricos contra los pobres, especialmente negras y negros, jóvenes, LGBT y mujeres.

El sistema capitalista atraviesa una profunda crisis y, por eso, intensifica la intervención política y económica en países dependientes como Brasil. Pero las medidas adoptadas no hacen nada para resolver los problemas reales de las personas y, por ello, este proyecto de dominación no durará para siempre. Y es precisamente sobre las mujeres que la explotación es aún más brutal: según Dieese, las mujeres ocupan un 95% más de tiempo que los hombres, en tareas domésticas y nuestros ingresos son un 22% más bajos, lo que es peor en el caso de las mujeres del campo y las mujeres negras.

Denunciamos el aumento de la violencia contra las mujeres y los actos criminales de feminicidio. La violencia contra las mujeres es incitada directamente por el Presidente de la República, que es sexista, misógino y odia los avances de las mujeres. Además de la violencia doméstica, las mujeres rurales sufren la violencia de los latifundios y el estado, a través de la reintegración de la propiedad, de la destrucción de nuestras casas y huertoss, de los asedios, la persecución, la tortura y los asesinatos.

Denunciamos a las empresas del agronegocio y las mineras que continúan sin frenos en la implementación de una agenda, que mira exclusivamente al el aumento de sus beneficios. Son arquitectos de la destrucción del medio ambiente, deforestadores de la vida, saqueadores de bienes naturales y asesinos de la vida que se mezclan con barro y sangre. Son hombres que explotan la esclavitud, que expropian las tierras ya conquistadas por indígenas, quilombolas y personas sin tierra. Llevan el veneno directamente al plato de las familias brasileñas, contaminan las aguas y se benefician de la venta de las medicinas, para curar las enfermedades creadas por ellos mismos. Privan a las personas del derecho a la alimentación y son directamente responsables del hambre, la miseria y la catástrofe climática.

Rechazamos la entrega al capital de las tierras públicas de la Unión y las tierras vacantes de los Estados. Exigimos que se haga cumplir la Constitución brasileña y que estas tierras sean destinadas a la Reforma Agraria. Continuaremos ocupando los latifundios, porque solo así retomaremos las tierras usurpadas en 350 años de esclavitud de los pueblos indígenas y negros.

Rechazamos la privatización de los asentamientos, el fin de las políticas públicas y de los importantes programas sociales como PRONERA (Programa Nacional de Educación en Reforma Agraria), que ya ha capacitado a más de 192 mil personas desde niveles básicos hasta postgraduados y que está siendo destruido por el gobierno actual. El Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) ha sido completamente desestructurado y ha perdido su función como responsable de la reforma agraria, convirtiéndose en una inmobiliaria de regularización de tierras al servicio de los terratenientes.

A pesar de todo lo que nos oprime y nos impide ser libres, estamos despiertas y continuamos luchando, sembrando resistencia. Luchamos por los derechos sociales y por cambios radicales en la política y la economía. Nos sumamos a las luchas de la clase trabajadora iniciadas este año, especialmente la de los petroleros y las petroleras.

Continuamos en nuestra resistencia activa y en la construcción de la Reforma Agraria Popular. Hacemos un llamado a la sociedad brasileña para las luchas de marzo, en el 8º Día Internacional de la Mujer, el 14 – Justicia de Marielle Franco, Anderson Gomes, por el fin de las milicias y el 18 en defensa de la educación y contra la mercantilización y bestialización del conocimiento. . Nos comprometemos a construir una marcha que pueda marcar el punto de inflexión política en las luchas de masas que nuestra clase trabajadora tanto necesita. Vamos con fuerza a sobrepasar este proyecto de muerte que está en el poder. Estamos hechas de piedras y sueños. Somos pequeñas gotas que, juntas, forman una gran corriente de luchas y también de conquistas, que alcanzaremos, como un derecho legítimo de los pueblos en movimiento.

Reafirmamos toda nuestra solidaridad a los pueblos del mundo en lucha. Por una Palestina libre. Por el fin del bloqueo del imperio contra Cuba. Y por la Soberanía Popular de Venezuela.

Cuando las mujeres trabajadoras entran en la lucha, es decidir el presente y para arrancar de las entrañas del futuro, la alegría de hacer realidad sus sueños. ¡No soñamos poco! Con paso rápido seguimos adelante, firmes en la construcción de una sociedad socialista y un mundo que no nos mate y aprenda a respetarnos. Queremos y podemos hacer todo. Somos la revolución silenciosa que rompe lo posible y lo establecido. Somos rebeldes y gritamos: ¡no silenciarán nuestra voz!

¡Nosotras que amamos la revolución resistiremos! ¡Mujeres en lucha, sembrando resistencia!

¡Con feminismo, construimos socialismo!

Este artículo está disponible en