Vía Campesina quiere al Puerto de Paranaguá libre de transgénicos

La Vía Campesina Brasil, que reúne diversos movimientos sociales del campo brasileño, defiende el mantenimiento del Puerto de Paranaguá para uso exclusivo de la exportación de productos agrícolas no- transgénicos.

La prohibición de exportar transgénicos por el Puerto de Paranaguá es de fundamental importancia para evitar la contaminación de la producción convencional, que representa el mayor porcentaje de la producción agrícola del estado de Paraná. Esta medida preserva el derecho de los agricultores paranaenses y brasileños de seguir produciendo productos convencionales, sin peligro de contaminación durante el transporte. También garantiza el derecho del consumidor de Brasil y de otros países de saber lo que está consumiendo, como determina la ley. Garantiza además el derecho del estado de Paraná de administrar los bienes públicos en función de los intereses de la mayoría de la población brasileña. El mantenimiento del Puerto de Paranaguá como puerto libre de transgénicos sale al paso de las deliberaciones internacionales de la Convención de Diversidad Biológica realizada esta semana en Curitiba. Es extraño que una jueza federal, de turno, acceda a la demanda judicial de la Federación de los Ruralistas Paranaenses, sin juzgar el mérito de la acción, pretendiendo dar carta blanca a la exportación de soja transgénica por ese puerto. Es extraño que ese mismo reclamo sea hecho por el gobernador de Mato Grosso, Blairo Maggi, el mayor productor individual mundial de soja y socio de las multinacionales, en un reciente documento dirigido al gobierno federal.

Esa demanda responde sólo y únicamente a los intereses de las empresas transnacionales exportadoras, que controlan el comercio internacional de granos, como la Monsanto, la ADM, la Bungue y la Cargill, que usan a las cooperativas y a los hacendados del agronegocio como meros intermediarios de su mercancía.

El pedido de la Federación de los Ruralistas Paranaenses no representa siquiera la voluntad de la mayoría de los grandes agricultores paranaenses, que saben que serán perjudicados con el predominio de la soja transgénica. Basta consultar a sus colegas de Paraguay y de Rio Grande do Sul.

Esperamos que el Gobierno de Paraná mantenga su posición correcta y valiente de impedir el transporte de transgénicos por este puerto. Somos solidarios con el gobierno paranaense, y estaremos listos a movilizarnos para garantizar la defensa del puerto que es público, por lo tanto de todo el pueblo brasileño, para que sirva a los intereses del pueblo.

Curitiba, 30 de marzo de 2006.

Vía Campesina Brasil- Movimiento de los Pequeños Agricultores – MPA Movimiento de las Mujeres Campesinas – MMC Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra – MST – Movimiento de los Afectados por las Represas – MAB Comisión Pastoral de la Tierra – CPT

Este artículo está disponible en