Sri Lanka: Paren las detenciones ilegales de activistas ¡AHORA!

¡Detengan el ataque a MONLAR! #ReleaseChintaka

Declaración oficial de La Vía Campesina | Bagnolet, Francia | 19 de agosto de 2022

En un acontecimiento inquietante, el actual Gobierno de Sri Lanka, dirigido por Ranil Wickramasinghe, amplió su ataque ilegal e ilegítimo contra los manifestantes y los movimientos sociales al detener a Chintaka Rajapakshe, Moderador de MONLAR Sri Lanka y a otros manifestantes el 18th de agosto de 2022.

MONLAR es miembro de La Vía Campesina. La detención de Chintaka sólo significa la continua represión desatada por los gobiernos autoritarios sobre los movimientos sociales y los líderes campesinos. Chintaka Rajapskhe proviene de una tradición de lucha heredada. Ha planteado sin miedo la difícil situación de las comunidades campesinas y de los trabajadores de las plantaciones de Sri Lanka, que son los más afectados por la grave crisis económica y política que ha asolado el país.

La Vía Campesina, como el mayor movimiento mundial de campesinos y pequeños productores de alimentos, hace un llamamiento al gobierno de Sri Lanka para que libere inmediata e incondicionalmente a Chintaka, y a todos los activistas, estudiantes y líderes campesinos detenidos.

La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Campesinos y Otras Personas que Trabajan en Zonas Rurales, de la que Sri Lanka es signataria y que fue adoptada en 2018 por una gran mayoría de países miembros de la ONU, defiende explícitamente nuestro derecho a disentir.

Según el artículo 6 de la Declaración, “Los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales no serán sometidos a detención o prisión arbitrarias, a tortura ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y no serán sometidos a esclavitud o servidumbre”. En el artículo 8, la Declaración reafirma que “Los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales tienen derecho, individual y/o colectivamente, en asociación con otros o como comunidad, a participar en actividades pacíficas contra las violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales.”

Es inaceptable e inmoral que el Gobierno de Sri Lanka dirigido por Ranil Wickramasinghe contradiga los principios que se comprometieron en 2018. Detengan esta represión, ¡AHORA!

El pueblo de Sri Lanka tiene todo el derecho a reclamar una sociedad que le garantice la Soberanía Alimentaria, la justicia económica y social y una vida libre de las garras de la deuda internacional.

Como citamos en nuestra declaración de mayo de 2022, la crisis de Sri Lanka tiene sus raíces en una serie de políticas neoliberales impulsadas por las instituciones financieras mundiales. La aplicación de políticas neoliberales destructivas propugnadas por organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional dio lugar a la retirada del Estado de servicios públicos esenciales como la educación, la salud, la nutrición y otras necesidades básicas.

La crisis de la deuda rural ha empujado al suicidio a varias personas de las comunidades más pobres. El modelo de desarrollo neoliberal ha dado lugar a enormes desigualdades entre ricos y pobres. Los pobres siguen siendo explotados a través de las reformas vinculadas al mercado que han mantenido los salarios bajos. Las prácticas patriarcales omnipresentes han agravado los problemas de las mujeres y las niñas de las zonas rurales.

Chintaka Rajapakshe y su movimiento social se han hecho eco de estas realidades vividas por la gente a través de sus protestas. En lugar de detenerlos y amordazar su derecho a expresar sus opiniones, el gobierno de Sri Lanka debe escuchar las necesidades y demandas de la gente.

Liberen a Chintaka y a todos los demás activistas, ¡ya!

¡Respetar y aplicar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos!

Este artículo está disponible en