¡Se acabó el tiempo para el Banco Mundial, el FMI y los sistemas actuales de finanzas globales!

Comunicado de prensa LVC Construiremos una alternativa popular desde abajo para defender la soberanía alimentaria en nuestros territorios, dice La Vía Campesina en Bali.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales es un paso en esa dirección.

—————————————————————————–

(Bali, 14 de octubre de 2018) En respuesta a la reunión anual de 2018 del Banco Mundial y el FMI que se celebra esta semana en la isla indonesia de Bali, La Vía Campesina -el movimiento campesino mundial que agrupa a 182 organizaciones campesinas e indígenas de 81 países- ha hecho un llamamiento a todos los movimientos sociales del mundo para que denuncien estas instituciones y se unan para construir una alternativa al actual sistema de finanzas mundiales.

En un comunicado publicado en el sitio web del Banco Mundial el 13 de octubre al margen de la reunión anual de Bali, el Comité para el Desarrollo ha admitido una vez más el aumento de los niveles de deuda, pero al mismo tiempo cree en el “papel crucial del comercio internacional para el crecimiento económico, la creación de empleo y el desarrollo sostenible”. Es este doble discurso el que expone las actitudes de estas organizaciones de seguir como si no hubiera pasado nada. El comercio internacional y el sistema mundial promovido por el Banco Mundial, el FMI y, más recientemente, la OMC, sólo ha exacerbado la pobreza en lugar de aliviarla o erradicarla. Sin embargo, los defensores del capitalismo neoliberal parecen creer en “más de lo mismo” políticas con dos onzas de “tecnología disruptiva” añadidas.

“Ha llegado el momento de construir un sistema bancario popular basado en los principios de solidaridad, confianza, respeto mutuo y cooperación, que pueda sustituir al actual sistema de instituciones financieras internacionales. Estas instituciones como el Banco Mundial, el FMI, el BAD (Banco Asiático de Desarrollo) y, más recientemente, el Nuevo Banco de Desarrollo, están trabajando para hacer avanzar aún más el control del capitalismo y el neoliberalismo sobre este mundo. Todo lo que hacen es servir a los intereses de sus financistas, que están desesperados por expandir sus mercados. La mayoría de la gente en este mundo está endeudada, mientras que la riqueza permanece en el control de unos pocos. Ninguna de estas instituciones tiene legitimidad para representar las necesidades e intereses de los campesinos, trabajadores, indígenas o pescadores. ¡Tienen que irse!” dijo Kim Jeongyeol, de la Asociación de Mujeres Campesinas Coreanas y miembro del Comité Internacional de Coordinación de La Vía Campesina.

“Esta semana (12 de octubre) cumplimos 526 años de la invasión europea y la colonización de América. Es irónico que, en esta semana, nuevos colonizadores como el Banco Mundial y el FMI se reúnan para seguir avanzando en su agenda neoliberal”, recordó Ángel Strapazzón del MNCI Argentina y La Vía Campesina. Argentina acaba de recibir una línea de crédito récord de 50.000 millones de dólares del FMI, con condiciones estrictas para recortar las inversiones públicas, los gastos de seguridad social y los salarios en el país. Campesinos y campesinas del MNCI, La Vía Campesina se habían unido a miles de trabajadores para resistir y condenar este movimiento el mes pasado.

“Siete décadas es demasiado tiempo para operar con tanta impunidad. Todo lo que hacen es prestarnos algo más y sacar mucho más. La financiarización de la naturaleza, lo que significa arrebatar por la fuerza nuestras tierras, lagos y ríos para venderlos en paquetes a las corporaciones transnacionales, tiene consecuencias mortales para nuestras comunidades ¿Cómo podríamos pensar en dividir nuestros océanos y venderlos? Bueno, el FMI y el Banco Mundial han encontrado formas de ponerle precio a la naturaleza, especular y apoderarse de ella. Si necesitamos un futuro seguro, estas instituciones y los intereses que representan deben desaparecer”, dijo David Calleb Otieno, de la Liga Campesina de Kenia y La Vía Campesina del Sur y Este de África.

“Una alternativa es posible. Necesitamos fuertes campañas locales, nacionales e internacionales para desmantelar la arquitectura actual y reemplazarla por un sistema de banca cooperativa y comercio solidario. Un sistema que está destinado a ayudar a un país necesitado, sin ninguna intención de explotar a su gente o de explotar sus recursos naturales. No necesitamos un Fondo Monetario Internacional. En cambio, ¡lo que el mundo necesita es un Fondo de Solidaridad Internacional! Ese proceso debe comenzar ahora. Los movimientos sociales de todo el mundo deben darse cuenta de que la injusticia a la que nos enfrentamos tiene su origen en este sistema hiperglobalizado en el que unas pocas instituciones multinacionales, financiadas por unos pocos países selectos y filántropos multimillonarios, deciden cómo deben redactarse e implementarse las políticas públicas nacionales y locales”, dijo Zainal Arifin Fuat, de Serikat Petani Indonesia y miembro del Comité Internacional de Coordinación de La Vía Campesina.

Mientras se unían a un Foro de los Pueblos organizado por Gerak Lawan – una alianza de movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil- para trazar el camino hacia un mundo más allá de los bancos, los delegados campesinos y delegadas de La Vía Campesina compartieron activamente con activistas de todo el mundo casos de acaparamiento de tierras, acaparamiento de océanos y criminalización de las luchas campesinas. También popularizaron la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales entre los activistas de los movimientos sociales que estuvieron presentes en el foro. Los delegados campesinos también compartieron sobre las resistencias organizadas que se están llevando a cabo en países como Timor Oriental, Tailandia, Kenia, Camboya, Malasia, Francia, Indonesia, Corea del Sur, India, Nepal, Nicaragua, Argentina y Sri Lanka, lideradas por mujeres y hombres campesinos para enfrentarse a estas fuerzas del capital global. Además, enfatizaron la necesidad de construir un movimiento global por la Soberanía Alimentaria en nuestros territorios para contrarrestar el proyecto del neoliberalismo.

“Tiene que ser un movimiento liderado por mujeres campesinas e indígenas que enfrentan la doble opresión de la pobreza y el patriarcado”, insistió Claude Girod de la Coordinación Europea Vía Campesina y de la Confederación Paysanne . La necesidad de construir la soberanía alimentaria y el feminismo campesino popular en nuestros territorios fue enfatizada por La Vía Campesina en múltiples foros durante el Foro de los Pueblos.

“Los mercados locales de campesinos deben ser revitalizados, fortalecidos y protegidos contra el asalto de la liberalización del comercio. Debemos construir un sistema comercial que respete el derecho de las personas a alimentos sanos y culturalmente apropiados producidos a través de métodos sostenibles, defendiendo su derecho a definir sus propios sistemas alimentarios y agrícolas. Esto no puede venir del Banco Mundial o del FMI, que están aquí para mantener vivo el capitalismo”, dijo Baramee Chairayat de la Asamblea de los Pobres, Tailandia.

“Los acuerdos de libre comercio, ya sean bilaterales, regionales o multilaterales, son las herramientas para que el proyecto neoliberal de privatización, desregulación y liberalización del comercio se arraigue en nuestros países. Sólo podemos combatirla construyendo mecanismos de protección que defiendan nuestros Derechos como campesinos y campesinas. Nuestra campaña a favor de una Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales es un paso en esa dirección, para lograr un mundo más allá de los bancos. La Declaración se convertirá en una herramienta importante para defender y promover la Soberanía Alimentaria y para resistir el ataque del actual Sistema de Comercio Global construido por la OMC con el apoyo activo del FMI y el Banco Mundial”, añadió Zainal.

Información de contacto:

Zainal Arifin Fuad, SPI, Indonesia — +62812 8932 1398 — zainal@spi.or.id
Jeongyeol Kim, KWPA, Korea — +82 10 4811 7996 — kimj77689@gmail.com

24 Compartir

Esta entrada está también disponible en English.