Resistamos con Palestina: ¡La soberanía alimentaria no es un crimen!

Este último 16 de octubre La Via Campesina (LVC) y sus 200 millones de campesinxs, pequeñxs y medianxs agricultorxs, trabajadorxs sin tierra, mujeres y juventudes rurales, pueblos originarios, trabajadorxs migrantes y agrícolas organizadxs de todo el mundo celebraron 25 años de lucha por la soberanía alimentaria. De Norte a Sur y de Este a Oeste, conmemoramos este aniversario con campesinxs y trabajadorxs rurales junto con amigxs, aliadxs e incontables coaliciones también dedicadas a la transformación profunda de los sistemas alimentarios y a garantizar de manera efectiva los derechos de campesinxs en todo el mundo. Apenas días después, el 19 de octubre, el Ministro de Defensa israelí Benny Gantz designó como terroristas a seis de las principales organizaciones de la sociedad civil de Palestina. Se trata de una descarada intensificación de la política de persecución permanente del gobierno de Israel; esta decisión no es más que otro burdo intento de criminalizar, sofocar y silenciar el fructífero trabajo organizativo basado en derechos humanos llevado acabo por estas organizaciones.

“Artículo 9.1: Lxs campesinxs y otras personas que trabajan en zonas rurales tienen derecho a formar y afiliarse a organizaciones, sindicatos, cooperativas o cualquier otra organización o asociación de su elección para la protección de sus intereses y la negociación colectiva. Estas organizaciones serán de carácter independiente y voluntario, y estarán libres de toda injerencia, coacción o represión”.

  • Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de lxs campesinxs y Otras Oersonas que Trabajn en Zonas Rurales (UNDROP)

            La amenaza de arrestar, encarcelar y congelar los activos de la Unión de Comités de Trabajo Agrícola (UAWC, por sus siglas en inglés) y otrxs defensorxs pacíficxs de los derechos humanos palestinos ha producido reacciones violentas, tanto públicas como privadas. Human Rights Watch y Amnistía Internacional emitieron una declaración conjunta, por ejemplo, describiendo la designación como “un ataque del gobierno israelí al movimiento internacional por los derechos humanos”.El Consejo de Derechos Humanos de la ONU también reaccionó, afirmando que decisiones de este tipo “no deben utilizarse para restringir el trabajo humanitario y de derechos humanos legítimos”. Se dice que incluso el Departamento de Estado de Estados Unidos, un aliado cercano del gobierno israelí, ha expresado “preocupaciones” por la decisión. El Ministro de Seguridad Pública de Israel ahora afirma que la decisión no fue discutida dentro del Gabinete de Seguridad de Israel, mientras que The Times of Israel reconoció por escrito que “el Ministerio de Defensa no proporcionó evidencia concreta” para respaldar su acusación al hacer pública la decisión. En resumen, ¡el gobierno israelí ahora necesita saber de ustedes, sus organizaciones y nuestras coaliciones!

            ¡ACTÚA AHORA!

       Tómate un momento, HOY, y comunícate con tus representantes locales, nacionales o internacionales y exíjeles que defiendan el derecho internacional, los derechos humanos y el derecho a la soberanía alimentaria. Pídeles que denuncien públicamente la vergonzosa decisión del 19 de octubre, uniéndose a los 17 relatores especiales de la ONU, miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, La Vía Campesina y otrxs, insistiendo en que el gobierno israelí revoque inmediatamente su decisión infundada. ¡Luchar por la soberanía alimentaria no es un crimen! ¡No a la persecución de UAWC-Palestina! Lee también la Declaración LVC publicada el sábado 23 de octubre.

  • Tómate un momento, TAMBIÉN HOY, y comparte la Respuesta Publica de UAWC a la persecución y las numerosas historias de lucha que UAWC ha desarrollado a lo largo de los años. Podrás encontrar videos y otros materiales anteriores aquí. Por favor, compártelos ¡a lo largo y a lo ancho! ¡Defendamos firmemente la soberanía alimentaria palestina!;

Resistamos con Palestina: ¡La soberanía alimentaria no es un crimen!

¡Globalicemos la lucha! ¡Globalicemos la esperanza!

La Vía Campesina

Este artículo está disponible en