Represión contra la expresión del movimiento campesino e indígena

Comunicado de prensa

Casi a la misma hora que las delegaciones que participan a la V Reunión de Ministros de la OMC fueron recibidas con minuciosas atenciones protocolarias, los miles de campesinos, campesinas e indígenas del mundo entero que salimos a las calles de Cancún, en marcha pacífica, para expresar nuestras posturas sobre la problemática de la agricultura, fuimos recibidos con imponentes operativos policiales, que rodean una ciudad previamente escindida por altas murallas.

Mientras quienes discutirán de la eliminación de las llamadas barreras al comercio benefician de la solícita bienvenida del Estado anfitrión, gigantescas barreras se levantan para impedir la expresión de las personas afectadas por las políticas que la OMC adopta.

La represión ejercida contra los campesinos y campesinas hoy en Cancún refleja la falta de democracia en las prácticas de la OMC, que negocia acuerdos en beneficio de las corporaciones transnacionales y de espaldas a los intereses de los pueblos. Los derechos humanos y todos los derechos ciudadanos parecen ser cada vez más lejanos en las preocupaciones de este organismo.

Aún en esas circunstancias, el movimiento campesino emitió una Declaración, que contiene los ocho puntos priritarios que resultaron del Foro Campesino e Indígena que concluyó hoy en esta misma ciudad. Entre los aspectos de destaque figura la urgente demanda de mantener a la OMC fuera de la agricultura y la alimentación, eliminar el uso de transgénicos en la agricultura, y más bien orientar políticas que se sustenten en los principios de la soberanía alimentaria y la justicia.
Lamentamos de corazón el deceso de nuestro compañero campesino Lee Kyong Hae, que como un acto de desesperanza se ha quitado la vida, este acto de inmolación, nos da una prueba más de que la OMC significa muerte, significa dolor, significa impotencia.

Una vez mas exigimos rotunda y enfáticamente que la OMC saque de su agenda el acuerdo sobre Agricultura "AOA"; no queremos un muerto más, no queremos que la gente siga muriendo de hambre, no queremos que el campo muera. NO QUEREMOS A UN MUERTO MÁS. Exigimos respeto a nuestro luto, al luto de todos los campesinos a nivel mundial y al luto de los 120 coreanos que con gran esfuerzo llegaron aquí, a México, a Cancún; para manifestarse en contra de la OMC y para luchar por la soberanía alimentaria.

Proponemos que se suspendan las negociaciones al interior del centro de convenciones en respuesta de respeto a este deceso.
Nos cuesta mucho entender este sacrificio de vida en vida; esta inmolación hecha por nuestro compañero Lee Kyong Hae nos deja sin habla y con un fuerte dolor en el corazón; y con un gran compromiso para seguir luchando por la vida.
Queremos ser tomados en cuenta, los campesinos pedimos ser escuchados, queremos que esta muerte no sea en vano, queremos una solución a la desesperanza que todos los campesinos y gran parte de la población estamos viviendo a causa de los tratados internacionales.

Cancún, Quintana Roo, 10 de septiembre de 2003.
Rafael Alegría Secretario Operativo de La Vía Campesina
Alberto Gómez Flores Coordinador Ejecutivo Nacional de la UNORCA Coordinador de La Vía Campesina para la región Norte América

Este artículo está disponible en