Policía interrumpe reunión de campesinos en Lombok

37 Campesinos baleados y algunos heridos graves El 18 de Septiembre una delegación internacional compuesta por 15 directivos de La Vía Campesina de la India, Bangladesh, la Unión europea, los Estados Unidos, Brasil, Nicaragua, México, República Dominicana y Cuba, acompañada por 50 miembros de la FSPI (Federación de Organizaciones de Campesinos de Indonesia), cómo también de representativos de distintas organizaciones non-gubernamentales intentaron visitar la provincia de Nusa Tenggara Oeste. La delegación tenía la misión de completar la verificación de violaciones contra los derechos de los campesinos por parte del gobierno local, de la policía, del sector privado y de actores paramilitares, que ocurrieron mientras los campesinos defendían su sustento. La delegación había recibido una licencia oficial del gobierno central de Yakarta que le permitía visitar el área. Inesperadamente y sin explicación alguna, la licencia les fue quitada unilateralmente la noche anterior a la visita. El 18 de Septiembre, a las 8 de la mañana, la policía local intento disgregar a los 700 a 1000 campesinos reunidos que esperaban la llegada de la delegación de La Vía Campesina. Los campesinos tenían la intención de describir su situación en esta reunión con la delegación internacional incluyendo la violación a sus derechos desde el año 1995. Sin embargo, la policía impidió la llegada de la delegación internacional y forzó la interrupción de la reunión. Cuando los representantes de los campesinos quisieron leer una declaración pública, la policía no lo permitió, y sin advertencia, comenzó a disparar. A las 4 de la tarde, 37 campesinos resultaron baleados, algunos de ellos heridos gravemente. La delegación internacional no tenía la autorización para visitar el área. Sin embargo, logró expresar su indignación por la violencia contra los campesinos, y apoyó la lucha legítima de ellos para mantener su sustento en una declaración frente al edificio central de la policía local (Polda NTB).

La delegación habló en el nombre de todos los campesinos en el mundo. Paul Nicholson de la Unión Europea, dijo: “Estamos escandalizados por el hecho de que todavía no es posible para los campesinos de Indonesia defender sus derechos legítimos sin tener miedo por sus vidas. Nosotros como “La Vía Campesina” protestamos fuertemente contra esto y nos encargaremos de otorgar apoyo internacional y solidaridad a los campesinos de Lombok. Haremos saber a los países del mundo de estos hechos y exigiremos al gobierno de Indonesia, que condene a los perpetradores y garantice el derecho de los campesinos a defender su sustento. Si el gobierno de Indonesia rechaza esta solicitud, nosotros llevaremos el caso ante el Comité de la ONU para los Derechos Humanos”.

Juana Ferrer de la República Dominicana dijo: “Es una vergüenza que el gobierno expulse a los campesinos de su tierra y destruya la producción de alimentos en Lombok, mientras, al mismo tiempo, el hambre en ésta región aumenta entre los campesinos sin tierra que carecen de acceso a alimentos”. Henry Saragih, el Coordinador Internacional de la Vía Campesina en Indonesia, dijo: “No podemos aceptar el comportamiento criminal del gobierno local y la policía que disparó sin razón alguna a los campesinos. Tampoco que no se nos permitiera reunirnos y recibir a la delegación internacional de La Vía Campesina”.

La delegación de la Vía Campesina evaluó la situación y tomará las siguientes medidas: – Apoyar en los próximos días a la FSPI a través de acciones, reuniones, y por los medios internacionales – Solicitar a la policía retirar sus fuerzas de la tierra de los campesinos – Abrir el acceso a la tierra de los campesinos y remover los bloqueos policiales para que los campesinos de otros sindicatos, de la FSPI, y también de la Vía Campesina puedan entrar libremente – Comenzar una campaña internacional para solicitar la condenación de los perpetradores – Presionar al gobierno de Indonesia a que respete los derechos de los campesinos en Lombok, permitiendoles quedarse en sus tierras y protegerles de la violencia de avaricia corporativa – Poner el asunto como violación a los derechos humanos y exigir a que sea solucionado, ya que el gobierno de Indonesia también forma parte del Comité de la ONU para los Derechos Humanos

Contactos:

* Sr. Henry Saragih, Coordinador Internacional de La Vía Campesina y Secretaría General de la FSPI. Teléfono: +62-8163 144441
* Sr. Ahmad Ya’kub, Encargado de la Política de Estudios y Campaña FSPI. Teléfono: +62 817712347 “La Via Campesina”,
* delegación en Mataram: Teléfonos: +62-8163-144441, +62-8158 6699975, +62- 8177 12347 Sr. Wahidjan, Serta NTB (West Nusa Tenggara Peasant Union), miembro de la FSPI. Teléfono: +62 8175714911

Información sobre el conflicto de tierras El conflicto de tierras en Indonesia, está ubicado en Lombok, Tanak Awu, y en tres otros pueblos de Lombok central, Provincia de Nusa Tenggara Oeste.

El gobierno de Lombok intenta expulsar a los campesinos de sus tierras de un tamaño total de 850 hectáreas fértiles, proveídas de sistema de riego; con el objetivo de construir un aeropuerto internacional y desarrollar el turismo a costa de la agricultura y producción de alimentos en la región. El conflicto entre el gobierno, representado por los directivos de la municipalidad local y los campesinos, ha resultado en una constante represión desde 1995. El 23 de Agosto de 2005, 2.361 campesinos de Tanak Awu fueron amenazados por las autoridades locales que cuentan con el respaldo de la policía, a ser expulsados de sus tierras si no se retiran voluntariamente.

El gobierno local y el sector privado de Lombok presentan el proyecto del nuevo aeropuerto internacional como un gran beneficio para la gente de la región, sin embargo, el proyecto es contradictorio a los intereses de la población local. El turismo se encuentra en declive y no es fundamental para la provincia; por el contrario la producción de alimentos es muy importante, pues Nusa Tenggara Oeste es la segunda provincia más afectada por el hambre y enfermedades por desnutrición, como Marasmos y Kwarshiorkor. A pesar de ello, el gobierno local continúa buscando inversionistas para construir el aeropuerto. Las fuerzas paramilitares, los policías y el sector privado intimidan y oprimen a los campesinos, y a través de reuniones con participantes selectos, que estén en favor del proyecto, intentan “crear” una opinión positiva en la sociedad civil.

Este artículo está disponible en