Movimiento Nacional Campesino e Indígena de Argentina

NUESTRA VISION DE LA REFORMA AGRARIA

La situación de nuestro campo
En los ultimos 15 anos la concentración de la tierra se ha agravado las profundas desigualdades sociales en el campo, asi el 82% de los productores corresponde a familias campesinas y trabajadores rurales que ocupan sõlo el 13% de la tierra. Mientras el 4% de las llamadas "explotaciones agropecuarias" se ha eco duena de casi el 65 % de la tierra utilizada para la producción. Las estimaciones de expulsión de familias campesinas hablan de mas de 200 mil que expulso la fiebre neoliberal de los noventa empujándolas a los bordes marginales de nuestras grandes (el 25% de esta población como proveniente del interior profundo). Aun asi la pobreza ha sido mas contundente en el campo donde alcanza a un 50 % de los pobladores que son las mayoria de las familias de nuestros companeros.
Nuestros bosques y nuestros suelos vienen cargando con la presion de una macroeconomía que privilegiaba el monetarismo y la llamada estabilidad fiscal en los 90 y hoy las monedas caras de los mercados de consumo en los paises centrales, lo que viene agudizando los grandes negociados de los recursos naturales.
El monocultivo de Soja ha destruido enormes superficies de bosques y liquidando otras actividades agropecuarias de valor local como la lecheria, la fruticultura, el trigo y al maiz tan importante en los procesos que garantizan alimentos disponibles y baratos a nivel local.
El modelo tecnológico de las agronegocios, se basa en grandes extensiones de tierras sin gente, desiertos verdes donde empresas semilleras, farmaceuticas y de agrotoxicos encadenan la independencia economica de los agricultores, controlando todos los resortes productivos como el suministro de insumo y la compra de productos, uniformizando calidades y la cultura productiva, convirtiendo al agro en una industria donde no hay comida ni trabajo.
Importante es destacar el avance de la ganaderia de alta intensificacion en las zonas aridas y semiáridas del pais, desbastando enormes regiones boscosas con suelos de alta fragilidad para dar paso a la siembra de pasturas exoticas, muchas de nuestras comuniades rurales son asi expulsadas a los desiertos zonas salinas y peladares.
El aumento de las exportaciones de carne vacuna han facilitado el juego macabro de los grandes frigoríficos  y estancieros que, con sacrificando el stock nacional y con la excusa de los precios internacionales han presionado sobre el consumo (mas del 80% del total la faena) para aumentar los precios locales, donde esta el verdadero negocio, de un alimento que ha garantizado historicamente el acceso a proteinas baratas. El gobierno solo ensaya poses y amenazas para poder controlar los precios de la gran agroindustria que solo dejan ver su debilidad frente a la gran angroindustria.

Nuestras ãreas de riego concentran un enorme potencial de producción diversificada de alimentos, vienen siendo ocupadas por grandes empresas indutriales de empaques de frutas, conservas, olivicols y vitivinicolas, donde se han eliminado enormes reservas de variedades de hortalizas y frutales con gran diversidad, salinizando suelos, negando el acceso al agua de riego y expulsando muchas familias de agricultores.

Las reservas de aguas subterráneas son explotadas sin control por grandes estancias y multinacionales para el riego de la agricultura intensiva a gran escala en zonas aridas, lugares donde el recurso es un bien precioso. Por otra parte, los grandes desmontes comprometen gravemente la recarga de los acuíferos y la renovación del recurso.
Nuestros militantes y compañeros que deciden enfrentar desalojos y topadoras son apresados, baleados, perseguidos, vigilados, golpeados por policias y matones como en otras epocas. Nada ha cambiado en las estructuras de las fuerzs de seguridad que son guardianes leales de empresarios y políticos corruptos.

Podemos decir que hoy existe en nuestro país un modelo agropecuario basado en la exportación y la producción intensiva, de altos insumos y que cada vez esta mas concentrada en pocas manos. El modelo genera  muchos ingresos en divisa, gran parte queda en manos de los terratenientes y un porcentaje queda en el gobierno a través de las retenciones a las exportaciones. Las elites del agro lo promocionan como un modelo muy desarrollado y eficiente, sin embargo la otra cara de esta forma de producir es una gran contaminación del medio ambiente, alta degradación de los suelos, alta dependencia externa por los insumos, y una gran deuda social ya que la producción de alimentos para los argentinos queda relegada y se prioriza la exportación, logrando una  escasa distribución de los ingresos, es decir este modelo es una importante causa del hambre de los argentinos y una gran hipoteca hacia el futuro ya que va terminando con bosques, aguas subterráneos y suelos.

Nuestro pensamiento y nuestras propuestas
El derecho a la alimentación de los pueblos, es un derecho irrenunciable que se sostiene en la dignidad y la democratizacion real en el mundo agrario, es lo que entendemos por soberania alimentaria.
Las producción campesina lleva esta simiente de dignidad: apunta a la independecia economica, se basa en los vinculos de las comunidades, sostiene las economias de nuestro interior profundo, tiene a la mujer y al hombre de campo como compañeros, y se funda en el carinio a la tierra y a la vida.
El trabajo de la chacra, la cria de animales, el hacha, el telar, las artesanias son nuestro empleo, no tenemos patrones, la tierra es nuestro lugar de dignidad.
El nudo de los problemas de acceso a la tierra se hallan en la injusticia del modelo, no en custiones irresueltas de titularizacion.
Nuestra mirada de la tierra no puede estar centrada en el mercado, la tierra no es un bien privado, sino que se nos presta para que vivamos y nos alimentemos. La tierra ha de ser de quien la trabaja es por eso que planteamos que el acceso a la tierra es un derecho fundamental, sin enmascarar en ambigüedades legales la problemática, solo democratizando el acceso a la tierra podemos hablar del comienzo de un camino hacia la reforma agraria.
El acceso a la tierra y el vinculo de la tenencia con el uso productivo no son suficientes si no hay una mirada estrategica puesta en la calidad de vida de la familias campesinas: el acceso al agua potable y para la producción, el acceso a los servicios de salud y previsión social en el campo, la protección delos derechos laborales de los trabajadores semiasalariados y asalariados, la educación, los caminos, el acceso a la energia, el desarrollo de las energias renovables, y los medios de comunicación, etc. Conforman una mirada integral y estructural de lo que se piensa cuando se dice reforma agraria.
Las tecnologías deberían contemplar nuesrto modo de vida, conocimientos y nuestra forma de hacer, deberia privilegiar el empleo de la familia en el campo, la industrialización a nivel de las comunidades, la autegestion, la biodiversidad, el respeto por los animales y el ambiente. Nuestros productos y alimentos ancestrales deben ser defendidos y promovidos a nivel local y de pais, sin barreras mentirosas e hipócritas como los protocolos de calidad y la llamada bioseguridad que apuntan a eliminar las producciones a escala local  
La reforna agraria que necesita el agro argentino debe sostenerse en la democracia participativa directa desde las comunidades hacia una organización territorial, de la organización territorial a movimientos sociales,  y de los movimientos sociales a las articulación y alianzas nacionales, continentales e internacionales.
La reforma agraria esta en nuestro sueno, nuestro diario caminar, sabemos que hay mucho por hacer pero sentimos que los discursos no bastan hacen falta gestos sin ambages, coraje político.
Finalmente, desde nuestro movimiento apoyamos el control de la exportación y la priorización del mercado interno. Estamos de acuerdo en un esquema de retención de las exportaciones para financiar además de otros programas de desarrollo,  un Programa de Reforma Agraria debe contemplar:

  • Democratización del Agua y la tierra priorizando su función social.
  • Soberanía Alimentaria
  • Desarrollo de un sistema de comercialización que permita que los alimentos sanos, y de calidad lleguen desde los productores a todos los argentinos sin atravesar los intermediarios que elevan los precios.   
  • Un sistema de créditos y subsidios que fortalezca la producción campesina e indígena., que apoye  a las familias que viven en el campo y trabajan la tierra con sus manos.
  • Acceso a una educacion  basada en los valores de las comunidades, arraigo cultural, diversidad, multidisciplinariedad.
  • Subsidios para mejorar la infraestructura rural en cuanto a servicios: caminos, educación , salud y recreación de la juventud.
  •  Ordenamiento territorial participativo y articulado con la sociedad civil.
  •  Activa participación de las organizaciones campesinas e indígenas.

¡Tierra, agua y Justicia!

Movimiento Nacional Campesino e Indígena

Unión de Trabajadores Rurales sin Tierra – Mendoza (UST), Unión de Jóvenes Campesinos de Cuyo (UJoCC), Movimiento Campesino de Córdoba, Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE –VC), Movimiento Campesino de Misiones, Red Puna  Jujuy, ACoCaL – Salta.  Asociación de Productores Familiares de Florencio Varela (APF) , Familias Productoras de Cañuelas,  Asociación Cirujas.(La Matanza).
    

0 Compartir