La Juventud del MST define luchas para el próximo periodo

VI Congreso del MST Brasil 10 al 14 de Febrero.

El reto de ser hijos e hijas del mayor movimiento organizado de América Latina. Es un orgullo y  responsabilidad  ser los herederos de 30 años de lucha y resistencia.

 El deseo de seguir los pasos de los pies callosos que rompieron las cercas  y conquistaron las tierras. Y avanzar en la producción y la auto-organización en las áreas de campamentos y  asentamientos del MST.

La III Asamblea Nacional de la Juventud del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra de Brasil realizada ayer durante el VI Congreso, se inició con  poesía,  música,  teatro y todo el vigor característico de los jóvenes  que luchan.

El tono político vino enseguida, con los temas citados anteriormente y las intervenciones de movimientos aliados. Hellen Lima, del Levante Popular   de la  Juventud reafirmó la necesidad tener  fuerza, coraje y la disciplina en el próximo período.

“La juventud mostró que no está satisfecha con este modelo que el capital está imponiendo,  un modelo de  muerte. Tenemos que seguir adelante con reformas estructurales y avanzar en nuestro proyecto de vida. Es necesario agarrar  el presente y asegurar nuestra historia para realizar la  transformación que queremos.

Otros movimientos expresaron el sentimiento de unidad,  como posiciona Alfredo, Secretario Nacional de la Juventud de la CUT. “Para nosotros, del CUT es muy claro que hay una división entre el movimiento rural y urbano.

Nosotros, juntos, componemos la clase trabajadora y juntos, en cuanto a clase vamos a alcanzar transformaciones verdaderas”. También estuvieron presentes, Cleitinho, Ministerio de la Pastoral de la  Juventud Rural y Virginia Barros, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes.

Enseguida fueron planteadas cuestiones para la reflexión colectiva. “Nuestra generación, nuestra juventud, qué estamos dispuestos a construir?  La juventud  sin Tierra va a ser una sujeto político de  lucha  o será una página más de la historia”?, preguntó Thaile Lopes, coordinadoar de la Plenaria.

Miguel Stédile  de la coordinación nacional del MST, reiteró las preguntas. “Camaradas, he tenido el privilegio de estar aquí en la marcha de 1997, cuando el MST llegó a la capital con 100.000 personas marchando, con tamaña organicidad que el ejército afirmó que no sería capaz de hacer lo mismo, moviendo una ciudad por día. La dirección nacional no está aquí para decir a ustedes qué hacer. La dirección nacional está  para oir a ustedes  lo que vamos a construir”.

Como respuesta fue presentado el Manifiesto de la Juventud Sin Tierra  en la lucha por la Reforma Agraria Popular, en la  cual está contenido el compromiso de luchar con  intransigencia contra los enemigos de la clase,  seguir haciendo la lucha de masas y organizando colectivamente el MST y construir la unidad política de la izquierda.

 

La asamblea cerró con un juramento colectivo,  donde la juventud afirmaron: “Estamos comprometidos a no retroceder un centímetro de la decisión de luchar”.

Este artículo está disponible en