”La CLOC es ejemplo vivo de la perseverancia, la fuerza y la unidad por la justicia social”

Saludo de Elizabeth Mpofu –  Coordinadora General de La Vía Campesina al VII Congreso de la Cloc- LVC.

Como la primera mujer Coordinadora General de La Vía Campesina, quiero reconocer y apreciar la influencia y la gran lucha que las mujeres del CLOC han tenido que llevar a cabo para hacer esto posible. Jugaron un papel clave en la transformación de las estructuras del movimiento campesino para que se convirtiera en el que vemos y disfrutamos hoy en día. Colectivamente lucharon y resistieron el patriarcado y el capitalismo. No hemos logrado una victoria completa, pero los hitos logrados nos reafirman que nuestras luchas como mujeres no son en vano. Hoy las mujeres campesinas están en la vanguardia de la creación de conocimiento local, la construcción y la configuración de la justicia social que deseamos, la promoción de nuestra identidad y cultura, y el fortalecimiento de la visión de la nueva sociedad que tanto deseamos.

Al celebrar los 25 años de la CLOC, hay muchas cosas que aun debemos aprender que son importantes para las luchas campesinas, particularmente en África, mi hogar. Nuestras luchas aún tienen que lograr la unidad y están divididas por legados coloniales de idioma, fronteras y el ONGismo. Mirando hacia atrás a la historia de la CLOC, está claro que no fue fácil construir la unidad y la fuerza colectiva al reunir a 84 organizaciones de 18 países para formar la CLOC que celebramos hoy. Los campesinos de la CLOC superaron la división de las políticas neoliberales y juntos desarrollaron estrategias para combatir el capitalismo, un sistema de explotación y destrucción.

Hoy, aunque no podemos decir que no haya desafíos, la estructura y organización de la CLOC se refleja en La Via Campesina. Ha dado forma a nuestras luchas campesinas y ha formado capacidades en las organizaciones miembros para representar su base, conduciendo al desarrollo de nuevas formas de coordinación. El compromiso de la CLOC de luchar por los derechos humanos se valoriza mucho y, por lo tanto, su historia está viva y no se olvida fácilmente en la historia de La Vía Campesina como un movimiento. Es a partir de los procesos CLOC que también aprendimos el camino que ayudó a empoderar a las mujeres. Fue durante el 2º congreso que la participación y las acciones de las mujeres campesinas se amplificaron con gran fuerza y ​​las mujeres de la CLOC adquirieron más relevancia política. Hoy en día, debido a esta lucha histórica, las posiciones y la participación de las mujeres en el liderazgo son prioridades en los movimientos sociales globales.

Sin embargo, a pesar de todas estas victorias, estamos conscientes al celebrar los 25 años de CLOC, de los nuevos desafíos en el horizonte en la región. Estos desafíos incluyen el empeoramiento de la situación de los migrantes, el aumento de los desastres relacionados con el cambio climático, el aumento de los fascistas y otros gobiernos alineados con los Estados Unidos en América Latina, la apertura de áreas previamente protegidas para la explotación comercial (minería y agricultura) por parte de las corporaciones, el aumento de la deforestación de la Amazonía bajo el nuevo gobierno brasileño de Jair Bolsonaro y los acuerdos de libre comercio regresivos, todos nos exigen que luchemos con decisión.  La CLOC debe encontrar formas de rechazar la nueva ola de influencia regresiva de los Estados Unidos en la economía política de América Latina y el Caribe. Debe resistirse el aumento del aislamiento de Venezuela y Cuba a través de sanciones económicas. El acuerdo de paz de Colombia debe ser defendido.

¡La transformación social radical es una necesidad!

Nosotrox, lxs campesinxs, lxs pueblos indígenas, la juventud rural, debemos seguir presionando por soluciones reales basadas en la soberanía alimentaria y la agroecología, para construir una nueva sociedad en la que la dignidad, la igualdad, el respeto y la prosperidad para todos sea fundamental. Deberíamos usar todas las herramientas e instrumentos a nuestra disposición para lograr esto. Esto implicará utilizar los logros recientes de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales, la adopción de la agroecología por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Tratado de Semillas (Tratado Internacional sobre Fitogenética Recursos para la alimentación y la agricultura) (ITPGRFA), las Directrices Voluntarias sobre la Gobernanza Responsable de la Tenencia de la Tierra y otros marcos legales, como palancas en nuestra lucha para transformar radicalmente nuestra sociedad.

Por último, en la medida que cambiamos el mundo que nos rodea, continuaremos luchando por la transformación completa de nuestros movimientos para garantizar que las mujeres y los jóvenes, en particular, tengan una voz más fuerte en la toma de decisiones y tengan igual acceso a todas las oportunidades (ya sea acceso y derecho a posesión de recursos, acceso a mercados locales, oportunidades de empleo, etc.). Debemos profundizar nuestra lucha para poner fin a la violencia contra las mujeres en todas partes. Creo que esto está ahora al alcance y debemos luchar con perseverancia y convicción.

Los caminos que hemos caminado no han sido ni serán fáciles, pero juntos podemos ¡ganar!

Como Coordinadora General de La Vía Campesina, aprovecho también esta oportunidad para enviarles mis más calorosas y sinceras felicitaciones a ustedes, mientras celebran y reflexionan sobre los 25 años de existencia. Se han logrado muchas cosas maravillosas debido a la unidad y la solidaridad dentro de la CLOC. Ha sido y sigue siendo una lucha digna para dar, un gran sueño para ver un mundo mejor y libre del hambre y la explotación; un mundo con paz y libertad para todxs. Es una de las mayores alegrías de la vida celebrar algunos logros que han estado anhelando y por los que están trabajando.

¡Globalicemos la lucha!  

¡Globalicemos la  Esperanza!

Este artículo está disponible en