Intervención de Eberto Díaz en la CSA: Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia

Plenaria del CSA, 19 de Octubre: Evento Global – Evento Global Temático: Monitoreo de la implementación de las decisiones y recomendaciones del CSA: Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia.

Intervención de Eberto Díaz, Presidente de Fensuagro, La Vía Campesina Colombia.

Vengo de un país con grandes conflictos sociales por la tierra, causados principalmente por multinacionales de la minería, del agronegocio, de la energía hidroeléctrica y en general de latifundistas  que se apropian de manera violenta de las tierras campesinas, indígenas y afro-colombianas. La mayoría de asesinatos contra líderes campesinos y reclamantes de tierras en Colombia son consecuencia de la concentración y el despojo de la tierra y los territorios. No podemos aceptar que representantes  de compañias que saquean nuestros bienes naturales y se benefician del despojo de nuestras tierras afirmen que están implementando exitosamente  las Directrices de Tenencia. Usar estas directrices como herramienta de responsabilidad social corporativa de las empresas para evadir los así llamados riesgos de reputación es desvirtuar las directrices.

En Colombia la aplicación genuina de las Directrices está ligada a cumplir el Acuerdo 1 titulado Hacia un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral del proceso de paz entre el gobierno colombiano y las FARC.  La transformación estructural del campo colombiano requiere adoptar medidas para promover el uso adecuado de la tierra de acuerdo con su vocación y garantizar la restitución y la distribución equitativa de la misma. El acceso a la tierra  de aquellos sectores rurales historicamente excluidos, en particular de las familias pobres del campo y de las mujeres rurales que han sido victimas de la violencia es fundamental para resarcir a los más vulnerables de las zonas rurales. La desconcentracion y democratización de la  propiedad de la tierra son una necesidad inaplazable para alcanzar la paz y la justicia social. Al mismo tiempo derogar  aquellas normas como la ley zidres que se convierten en obstáculos para la implementación de las directrices y el acceso a la tierra de los pequeños productores agricolas en Colombia son piezas claves para lograr tan nobles objetivos.

Quiero culminar mi intervención  diciendo desde 2013 mantenemos un dialogo constructivo con el gobierno nacional. Esperamos poder avanzar en la construcción de políticas públicas para el sector agropecuario que involucra la puesta en práctica de las directrices de tenencia.

Muchas Gracias.

Este artículo está disponible en