Hormonas de crecimiento vacuno, OMC, y medidas de retorsión americanas

Coordinadora Europea Vía Campesina

La salud y la agricultura campesina son más necesarias que el “libre” comercio.
No queremos carne vacuna con hormonas en nuestros platos ni mañana en nuestras explotaciones. Corresponde a la UE y no a la OMC determinar qué métodos de producción agrícolas están permitidos en Europa.

Justo antes de ir, el Presidente GW Bush decidió dar un “regalo” suplementario a los europeos reforzando las medidas de retorsión arancelaria frente a la UE, que rechaza con mucha razón la importación de carne de vacuno de animales inyectados a la hormona de crecimiento. Son los productores europeos que van a pagar los gastos.

 La Coordinadora Europea Via Campesina1 pide a la UE de no modificar su legislación en cuanto a la importación de carne con hormonas y de no ceder a la presión del Gobierno de los Estados Unidos.

No se trata de enfrentar americanos y europeos. Organizaciones campesinas de EE.UU. como la NFFC2 se oponen también a la utilización de hormonas en ganadería. Se trata de enfrentar un método de producción industrializado, a menudo en manos de grandes empresas, a una agricultura campesina multifuncional. Estos dos tipos de agricultura se encuentran a la vez en los EE.UU. y en Europa3. Sin embargo, respecto a la cuestión de las hormonas al igual que la del pollo clorado, la UE no siguió el modelo americano, bravo, y le pedimos seguir siendo muy firme sobre estos dos puntos.

Es inaceptable que la OMC pueda dictar los métodos de producción en todo el planeta, siempre a favor de la industria. No corresponde al comercio internacional de dar orden de pago de la agricultura. La crisis financiera, alimentaria y medioambiental pone de manifiesto que el acuerdo OMC de 1994, que ha agudizado estas crisis, debe revisarse por completo. Es necesario en efecto ir más lejos que enterrar simplemente el ciclo de Doha: es necesario refundir las normas del comercio internacional con otros valores y otros principios: el “libre”intercambismo es incapaz de solucionar las crisis actuales ya que las creó.

Proponemos el marco de la soberanía alimentaria para refundir estas normas y desarrollar agriculturas campesinas diversificadas, culturalmente adaptadas, capaces de alimentar todo el planeta y que contribuyen a enfriarlo.

Contacto: Lidia Senra:  + 34 609 84 5861


1 La CPE (hoy Coordinadora Europea Via Campesina ) en los años 90 coordinó con numerosas asociaciones europeas una campaña contra la hormona de crecimiento vacuna, que contribuyó a la decisión UE de prohibirla.

2 National Family Farm Coalition, miembro de Via Campesina

3 El llamado “modelo europeo de agricultura” no existe: existen efectivamente verdaderas fábricas de producción de leche, cerdo, huevos, pollo, verduras, frutas,…. y también explotaciones de subsistencia, con todos los intermediarios. La PAC actual favorece el desarrollo de las primeras mientras que destruyan las segundas.

Este artículo está disponible en