Estado Español, movilización del sector lácteo en Bilbao por unos precios justos

En la Asamblea de Karrantza, las y los ganaderos han subrayado que están hartos de trabajar para  especuladores, que la industria y la distribución deben repercutir la carestía de las materias primas en los precios que cobra el sector y que es imprescindible movilizarse

Hoy, organizada por EHNE-Bizkaia, tiene lugar una marcha reivindicativa en la Gran Vía, desde la sede del Gobierno Vasco a las 11.30 horas hasta el palacio de la Diputación Foral de Bizkaia, para reivindicar unos precios justos para las y los ganaderos de vacuno de leche, así como medidas para minimizar la dependencia de las compras externas, en un momento en el que las materias primas utilizadas para la alimentación animal (sobre todo cereales y soja) se encuentran a unos precios escandalosos fruto de la especulación. En la Asamblea de ganaderos y ganaderas de EHNE-Bizkaia celebrada el 29 de agosto en Karrantza, principal zona productora de Bizkaia, el sector subrayó que está harto de trabajar para los agentes especuladores y que es necesario emprender un proceso de movilizaciones. Insistieron en que tanto la industria como la distribución deben repercutir la subida de los costes de las materias primas en los precios a pagar a las y los ganaderos.

Por otra parte, se dio la razón a EHNE-Bizkaia sobre la necesidad de minimizar la dependencia de las compras externas. Se reconoció que el sindicato lleva años diciendo que es preciso buscar la máxima autonomía posible de las unidades productivas y se vio necesario dar pasos en ese sentido.

Hay que tener en cuenta que Karrantza es una de las zonas donde peor se está cobrando la leche; además de la carestía de materias primas como en otros sitios, los precios percibidos son los más bajos de la horquilla (0,27 € por litro).

Desde que la leche sale de las unidades productivas hasta que llega a las personas consumidoras el precio se multiplica por 2,6. Por tanto, la industria láctea y la gran distribución tienen un margen más que suficiente para pagar un precio que cubra los costes de producción de las y los productores de leche.

Este artículo está disponible en