| |

Declaración 1er Encuentro de Diversidades

Desde el primer encuentro de Diversidades en la 8va. Conferencia de La Via Campesina, nosotras, nosotres y nosotros militantes de LVC que nos identificamos desde la diversidad sexual y de género, y aliades queremos celebrar haber realizado este espacio donde nos encontramos para hablar, debatir y reflexionar sobre una realidad que nos lleva a un camino como organización internacional para seguir construyendo formas de relacionarnos que rompen con la discriminación, los prejuicios y todas las formas de violencias que atraviesan los cuerpos disidentes.

Tenemos la certeza de que una nueva sociedad sin opresiones de género, raza, etnia, capacitismo y clase sólo será posible cuando todas las personas que conformamos La Via Campesina podamos relacionarnos desde el respeto, garantizando los derechos humanos básicos y los derechos campesinos, los mismos derechos que históricamente han sido negados también para las personas de las Diversidades y que buscan construir relaciones humanas emancipadas.

Celebramos la diversidad de nuestros suelos, aguas, bosques, granjas y territorios. Celebramos la diversidad social y cultural de nuestras comunidades porque genera fuerza y resistencia. Como personas que encarnamos estas diversidades, no pedimos que se nos tolere; no se trata de lástima o caridad. Se trata de saber que un movimiento socialmente diverso que trabaja por la Agroecología y la Soberanía Alimentaria es un movimiento más fuerte y que la liberación de todos está entrelazada con la liberación de nuestras sociedades.

Queremos permanecer en el campo, construir organización como muches lo venimos haciendo, enfrentarnos ante la alianza de los sistemas de opresión engranados entre capitalismo, patriarcado, racismo, colonialismo. Estamos convencides que la Soberanía Alimentaria, la Reforma Agraria, la Agroecología, el Feminismo Campesino y Popular, los Derechos Campesinos, la Justicia Climática y la Solidaridad entre los pueblos, es el único camino posible para hacer frente a la deshumanización.

La Vía Campesina debe abordar el concepto de agricultura campesina familiar como un modelo campesino de agricultura, desde un lugar de amor revolucionario. Reclamamos la necesidad de ampliar la definición de «agricultura campesina familiar», reimaginando la agricultura campesina familiar e incluyendo a nuestras familias elegidas, una diversidad de personas y formas de vivir y trabajar juntos.

Tenemos un camino andado como Diversidades de LVC y los desafíos ya marcados, necesitamos seguir ampliando la comprensión sobre las bases de nuestras organizaciones y las dirigencias campesinas cuando hablamos de las opresiones y la explotación de quienes somos parte de la clase trabajadora, crear espacios de formación sobre género y sexualidades que nos permitan comprender la humanidad en la que están incluidas las identidades de género, la orientación sexual  y las corporalidades. 

También es esencial garantizar nuestra existencia en el campo, libre de estigmas y discriminaciones, fortaleciendo cada vez más la participación activa de las personas de las Diversidades en los colectivos de LVC y escuelas de formación, y creando espacios de autoorganización. 

La lucha campesina debe promover el respeto a toda forma de ser, vivir y amar de la diversidad humana, siendo consecuentes con la lucha por la defensa de una vida digna en todos los territorios libres de todas las opresiones. Que la lucha de La Vía Campesina nos contemple a todas, todes y todos como iguales en esa nueva sociedad que estamos construyendo y a la cual queremos llegar. 

Existimos y resistimos! 

Nuestra militancia política debe estar siempre ligada al amor camarada solidario. El amor que construye revoluciones es también una herramienta para enfrentar la deshumanización y el proyecto de muerte que reina en las relaciones capitalistas.

Sembrar la semilla del amor revolucionario y enfrentar el odio cotidiano es una tarea permanente. La agroecología es diversidad y nosotres somos parte del principio que defendemos. Fortalecer el trabajo de base, colorear la formación política y teñir la organización popular de valores de libertad, contra la violencia patriarcal, hacer avanzar las acciones del colectivo en la lucha por la afirmación de los derechos humanos, de nuestra existencia, de nuestra sobrevivencia no sólo como individuos sino como colectivo, de la existencia de nuestras familias, de nuestras comunidades, de nuestros compañeros, compañeras y  compañeres que están en la misma condición de no tener tierra y otros bienes naturales, trabajo, vivienda y alimentación adecuada. 

La Diversidad está en el corazón de la Soberanía Alimentaria, en todos los territorios! ¡Solo con Diversidades hay revolución!