Declaración para la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible

Declaración – FIAN y LaVia Campesina

Johannesburgo, agosto 2002

Quién es responsable de la destrucción del medio ambiente?
Muchas veces los pobres rurales son inculpados de ser responsables de los procesos de la destrucción del medio ambiente. Según este punto de vista, ellos sobreexplotan sus pocos recursos como estrategia de supervivencia de corto plazo. Por ejemplo, los pequeños agricultores muchas veces trabajan en tierras marginales como cuestas o zonas secas. Es muy probable que la producción en estas zonas marginales tenga como consecuencia la erosión de la tierra o la desertificación. En otros casos, los campesinos sin tierra son considerados los principales responsables de la deforestación ya que se adentran en los bosques en búsqueda de tierra agrícola.

Documentos preparatorios para la „Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible" han seguido implícitamente o explícitamente este punto de vista. Inculpar a los pobres de la destrucción del medio ambiente añade un insulto a la violación puesto que ellos no son sus culpables principales sino sus víctimas principales. Los pobres ciertamente son parcialmente responsables de la destrucción del medio ambiente pero actúan llevados por la desesperación. A los pobres rurales se les ha privado de tierra agrícola apropiada y, por eso, son víctimas de la violación del derecho humano fundamental a estar libre de hambre. Si esta violación no hubiese ocurrido las personas privadas de tierra no hubieran tenido que invadir el bosque, cultivar cuestas escarpadas o usar excesivamente en tierras de pastoreo frágiles.

Las políticas de ajuste estructural y sus partidarios tienen la responsabilidad principal de la destrucción de los recursos naturales que se ha intensivado en los años recientes. La liberalización del mercado, las políticas de ajuste estructural en la agricultura, las minería y otros sectores fueron diseñenadas para aumentar las exportaciones – el motor principal del desarrollo económico. De hecho, estas políticas han empeorado la explotación intensa de los resursos naturales que causa la degradación del medio ambiente. Hay evidencias que entre las actividades agrícolas podría ser el „agribusiness" (especialmente las granjas y las fincas grandes) y no las fincas pequeñas de los colonos que el principal responsable de la destrucción ecológica. Como se observa en el caso brasileño, la tasa de deforestación en el terreno del Amazonas varia con las fluctuaciones macroeconómicas y está en correlación con el comportamiento de los grandes inversionistas. Durante la recesión entre 1987 y 1991 la tasa de deforestación disminuyó. Con la reforma económica (Plano Real) de 1994, que subsidió inversiones en grandes proyectos agrícolas, la tasa de deforestación aumentó fuertemente en 1995.

Además, los estados federales de Brasil con la tasa de deforestación más alta, son los estados dominados por granjeros grandes y medios. Entre los nueve estados de la Amazonia, Mato Grosso contribuyó al 26% de la desforestación total. En este estado el 84% de la tierra corresponde a las fincas grandes (más de 1000ha.). Por otra parte, Rondonia – famoso por las actividades de los finqueros pequeños – contribuye solamente el 10% de la deforestación. Además de los proyectos de agricultura a gran escala, proyectos industriales como Grande Carajás también causan gran deforestación debida a la producción de acero y a las actividades infraestructurales relacionadas como vías, ciudades, proyectos hidroeléctricos gigantescos (como Tucurui).
Por otra parte, el fomento a las exportaciones, la liberalización de las importaciones y el retiro gubernamental de las actividades de apoyo al sector agrícola han beneficiado a los productores a gran escala y han empeorado el acceso a los recurcos productivos, como tierra y créditos, para los grupos rurales más marginalizados. Eso significa que los grandes proyectos agrícolas y mineros han destruido las tierras agrícolas y los medios de subsistencia de los pequeños agricultores y los pueblos indígenas.

Qué clase de acceso a la tierra se está proponiendo?

Es un paso positivo reconocer que los pobres rurales han sido forzados a adoptar prácticas agrícolas insostenibles porque les falta un acceso adecuado a la tierra y a otros recursos productivos. Sin embargo, la mayoría de los documentos preparatorios de la Cumbre no dan respuesta a la cuestión clave: ¿Cómo pueden los campesinos sin tierra ver realizado su derecho humano de tener acceso a la tierra? En lugar de contestar esta pregunta los documentos como la „Plataforma Común sobre Acceso a la Tierra" promovida por la „Coalición Popular para Erradicar el Hambre y la Pobreza" restringen el tema solamente a la importancia de la seguridad de los derechos a la tierra para el manejo sostenible de recursos naturales. Este enfoque es problemático por dos razones: Por una parte tiende a igualar derechos de tierra seguros con derechos de propiedad privada. Programas de administración de tierras – incluyendo peritajes, mapeo, registros, catastros y la expedición de títulos individuales y alienables – como los promovidos por el Banco Mundial y otras agencias internacionales de cooperación pueden ser útiles para responder las demandas de las comunidades campesinas e indígenas para tener seguridad en la tenencia de la tierra. Por otra parte, dada la fuerte tendencia de los mercados globales hacia la desregulación, la privatización y los mercados funcionales de tierras que socavan la viabilidad económica de los pequeños agricultores, las políticas diseñadas para fortalecer los derechos de propiedad son políticas que tienden a beneficiar principalmente a grandes empresarios agrícolas y pueden inducir ventas masivas de tierra , aumentando la concentración de tierra y la migración rural-urbana.

La seguridad de la tenencia de la tierra por sí sola es insuficiente para garantizar el manejo sostenible de los recursos naturales. Para tratar el tema de manera apropiada, es necesario ampliar el foco (pre-)ocupándose de temas relacionados como el modelo de producción agrícola basado en la agricultura a gran escala y el uso intensivo de los pesticidas y fertilizantes. Por otra parte, resulta engañoso tratar de sugerir que los derechos de propiedad seguros son un fuerte incentivo para invertir en el manejo sostenible de los recursos naturales. Los pueblos indígenas han manejado sus ecosistemas de manera sostenible por generaciones sin conocer derechos formales de propiedad .

Nuevas formas de colaboración para el desarrollo sostenible?
El Informe del Secretario General de la ONU sobre la Implementción de la Agenda 21 indica la necesidad de permitir la participación de las diferentes partes interesadas en la toma de decisiones. El proceso preparatorio de la Cumbre dice haber elevado los estándares de la participación siendo más accesible y abierto a una amplia gama de actores no gubernamentales. Diálogos de las diferentes partes interesadas y otros métodos de participación supuestamente innovadores fueron introducidos. Muchos documentos de la Cumbre también hacen hincapié en la necesidad de encontrar nuevas formas de colaboración entre todas las partes para implementar efectivamente las políticas de desarollo sostenible. Sin embargo, los diálogos preparatorios parecen no tener ninguna influencia en los resultados de la Cumbre. Los diálogos son solamente de carácter consultivo y han sido sordos a las voces críticas contra la liberalización del comercio, y las políticas de ajuste estructural en la agricultura, la minería y otros sectores.

En el marco de alianzas más efectivas entre las diferentes partes la Plataforma Común sobre el Acceso a la Tierra confía en la persuasión moral y las condiciones financieras de las organizaciones internacionales para colocar el tema de la tierra en las agendas nacionales. Alianzas de ese tipo no tienen mucho valor para los pobres rurales ya que el compromiso de organizaciones intergubernamentales como el Banco Mundial en las políticas agrícolas no ha considerado las demandas de las organizaciones de pequeños agricultores y sin tierra y han causado más problemas que apoyo en cuanto a un mejor acceso a la tierra para los pobres rurales.

Los modelos de reforma de la tenencia de la tierra basados en el mercado han demonstrado que son incapaces de resolver el problema de la injusta distribución de la tierra puesto que redistribuir tierras en ambientes oligopolísticos por la vía del mercado no beneficia a los pobres. Los impactos de las políticas de reforma de la tenencia de la tierra del Banco Mundial demuestran que sobre todo son útiles para crear condiciones para mercados funcionales de tierras de los cuales se benefician principalmente los productores grandes. Negativo es también el hecho de que las políticas de tierra del Banco Mundial han fomentado la tendencia de los gobiernos a retirarse de la prestación de servicios de extensión agrícola (asistencia técnica, comercialización, etc.) y a descuidar sus obligaciones de garantizar el acceso a la tierra. El modelo de reforma agraria basado en el mercado está desplazando instrumentos necesarios para resolver el problema de la alta inequidad de la propiedad de la tierra como la expropiación.

Las reformas agrarias que nosotros exigimos!
La Campaña Global por la Reforma Agraria está trabajando por nuevas reformas agrarias que parten de un enfoque de derechos humanos y persiguen una agricultura que: le dé control sobre la tierra, las semillas y el agua a las campesinas y los campesinos pobres para que vivan con dignidad; *produzca alimentos sanos para todos; *produzca de modo sostenible para conservar los medios de subsistencia de generaciones futuras; fortalezca los derechos de las mujeres campesinas; satisfaga a largo plazo la demanda local de alimentos por medio de la producción alimentaria local; fortalezca las comunidades rurales locales.
Para detener la actual destrucción de los recursos naturales y para asegurar un desarrollo sostenible exigimos:

  • un proceso amplio e integral de reforma agraria que redistribuya tierra  programas de redistribución de la•dentro de la frontera agrícola;  tierra basados en mecanismos como la expropiación en los cuales los  un enfoque histórico de las•Estados asuman sus responsabilidades;  políticas de administración de las tierras que repare eficazmente y le devuelve las tierras a las comunidades campesinas e indígenas despojadas de ellas;  políticas completamente integrales de fomento a la economía campesina• que incluyan aspectos macroeconómicos, seguridad de la tenencia de la tierra, comercialización, asistencia técnica, crédito, protección de la producción nacional y prácticas de producción sostenibles;  medidas de redistribución de recursos explícitas y medidas• compensatorias para superar la discriminación de género existente;  participación de campesinos, mujeres y hombres, de trabajadores• rurales, de pueblos indígenas y de otros sectores populares con sus organizaciones en el planeamiento, la gerencia y la puesta en práctica de programas económicos en general, y del desarrollo rural y de los programas de reforma agraria en particular; el proceso de tomar decisiones de estas políticas tiene que ser transparente, democrático y monitorable.  suspender las políticas de tierra de mercado y las políticas de• ajuste estructural que causan daño al medio ambiente y que son responsables de la pobreza.

Este artículo está disponible en