COP 15: Declaración del CIP para incluir la UNDROP y los derechos colectivos en el Marco Global de Biodiversidad post-2020

Discurso pronunciado por Tammi Jonas, de la Alianza Australiana para la Soberanía Alimentaria, quien representó a la delegación del Grupo de Trabajo del CIP sobre Biodiversidad Agrícola en el Plenario de la COP 15. Entre lxs delegadxs participaron campesinxs militantes de La Vía Campesina


Gracias, presidente. Reconozco que estamos reunidos en las tierras no fortificadas de la Nación Kanien’kéha ka. Represento a los pequeños productores de alimentos como miembro del Comité Internacional de Planificación para la Soberanía Alimentaria (CIP), y yo mismo soy un pequeño agricultor de las tierras no forzadas de los Djaara, a cuyos ancianos pasados y presentes presento mis respetos, y presento mis respetos a todos los Pueblos Indígenas aquí presentes.

Aquí se debate sobre agroecología. En nuestra granja, practicamos la agroecología. En nuestro enfoque diverso, de prado a prado, de decrecimiento, criamos ganado de razas tradicionales en pastos diversos que son esponjosos y vivos con micorrizas y ricos en carbono.
Como cientos de millones de pequeños agricultores y pueblos indígenas de todo el mundo, vivimos en armonía con la Naturaleza, nuestra Madre Tierra. En nuestro papel de custodios, conservamos y utilizamos de forma sostenible la biodiversidad que tenemos a nuestro cuidado, y como australianos no indígenas, compartimos los beneficios de nuestro uso pagando un porcentaje de nuestros ingresos a los Primeros Pueblos locales.

Esta es la primera COP sobre biodiversidad desde que se ratificó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos (UNDROP), y los productores de alimentos a pequeña escala deberían ser respetados como titulares de derechos haciendo referencia a la UNDROP junto a la UNDRIP en el nuevo Marco Global de Biodiversidad y en el CDB. Cada vez que los gobernantes no respetan los derechos humanos y colectivos de los mejores custodios de la biodiversidad, ustedes incumplen su deber de proteger la biodiversidad.

Nos sentamos en estas reuniones como gente de la tierra, para la tierra, escuchando los llamados debates sobre la tierra y la vida, preguntándonos qué ocurrirá si seguís separando a la gente de la naturaleza con falsas soluciones. ¿Qué es la Naturaleza para cada uno de los aquí presentes?

Algunos proponen la DSI para salvar la biodiversidad, como si se pudiera desmaterializar a nuestra Madre y recomponerla con la esperanza de que funcione mejor. Convertir la naturaleza en capital es cualquier cosa menos “vivir en armonía con la naturaleza”. Las “soluciones basadas en la naturaleza” que se debaten aquí y en la COP sobre el clima ponen a la naturaleza en un libro de contabilidad y luego la venden a los contaminadores a expensas de la biodiversidad, la tierra y los derechos de los pueblos indígenas, los pequeños productores de alimentos y las comunidades locales.

Nos sentamos en estas salas siendo testigos sombríos de la codicia de un puñado de grandes países exportadores y sus empresas, que pretenden destruir 30 años de acuerdos multilaterales. Es fácil ver por qué los más poderosos y los menos responsables prefieren fijar objetivos hacia un supuesto “mundo positivo para la naturaleza” que hablar de la Madre Tierra. No hace falta encerrar la tierra lejos de sus cuidadosos custodios, como se propone en el objetivo 30×30, sino protegerla de la codicia empresarial y estatal.

El lunes escuchamos una dura verdad de un miembro del Grupo Africano, que dijo:

Si hubiéramos actuado conforme a lo que acordamos al principio del Convenio, no tendríamos la crisis de biodiversidad en la que estamos. No estamos aquí para renegociar el Convenio.

Les pedimos que se dejen de juegos con paréntesis y frases sin sentido, y hagan su trabajo como les dijo Madre Tierra.

Ver el vídeo

Entérate de más sobre este proceso con la cobertura hecha por el CIP

Este artículo está disponible en