Brasil : El MAB de cara a jornada mundial de lucha contra represas

El 14 de marzo se celebrará el Día Internacional de Lucha contra lasRepresas, por los ríos, el agua y la vida. Uno de los referentes en estalucha, el brasileño Movimiento de Afectados por Represas (MAB, por su siglaen portugués), tiene planificadas acciones en varios Estados del país del12 al 16 de marzo.

Su objetivo es decir NO a las represas por sus impactos ambientales,sociales y culturales, entre otros, rechazar la privatización del sectoreléctrico y denunciar el alto precio cobrado al pueblo brasileño en latarifa de energía.

*Radio Mundo Real* entrevistó al activista del MAB Ricardo Montagner, parahablar sobre las movilizaciones de los próximos días a nivel nacional yespecialmente sobre la lucha contra las centrales de Garabí y Panambí en elEstado de Rio Grande do Sul.

“Según el informe de la Comisión Mundial de Represas (organismo ligado aNaciones Unidas), cerca de 80 millones de personas han sido desplazadasdirecta o indirectamente por la construcción de represas en el mundo”,expresa un comunicado de prensa del MAB circulado estos días.

Las manifestaciones de la semana que viene exigirán soluciones a “lasenormes deudas sociales y ambientales ocasionadas por las represas yaconstruidas” y buscarán fortalecer la lucha por otro modelo energético. “Nuestra tarea es fortalecer las resistencias y construir un nuevo modeloenergético y de sociedad”, agrega el texto.

El MAB alerta que “en los últimos años se observa el avance de las grandesempresas nacionales y transnacionales en el control de los recursosnaturales, los minerales, el agua, las semillas, los alimentos, el petróleoy la energía eléctrica”. “Todos estos bienes naturales los han convertidoen mercancías y son explotados por los sectores de la industria quenecesitan altos consumos de energía”, explica.

Ante la actual crisis del capitalismo que “muestra la insustentabilidad delactual modelo de producción y consumo”, “el MAB considera impostergable laconstrucción de un nuevo paradigma de desarrollo, que se enfoque en labúsqueda de condiciones dignas de vida para la clase trabajadora,campesinos, pescadores, afrodescendientes e indígenas”.

En la entrevista con *Radio Mundo Real*, Montagner aseguró que los grandesproyectos hidroeléctricos no generan condiciones de desarrollo para laspoblaciones locales, ni campesinas ni urbanas, contrarrestando el argumentousado siempre por los impulsores de esos emprendimientos. Lamentó las milesde familias que son desplazadas por las represas sin ser indemnizadas nireasentadas. Directamente no se les reconocen sus derechos, fustigó, enbeneficio de grandes empresas tanto brasileñas como transnacionales.

Uno de los puntos fundamentales del MAB a plantear este 14 de marzo es lareivindicación por un nuevo modelo energético para Brasil. “Defendemos queel control de la energía eléctrica debe estar en manos del Estado”, dijoMontagner, “para que el Estado no de concesiones a empresas privadas”. Elotro eje central del MAB en esta fecha es la defensa de las luchas de laspoblaciones afectadas por las represas, porque esas centrales no beneficiana las comunidades locales.

El complejo hidroeléctrico Garabí-Panambí se pretende instalar en el ríoUruguay, entre Brasil y Argentina. Serían dos represas binacionales. El MABrechaza de plano el proyecto. De acuerdo a Montagner, hay una fuerteresistencia tanto en Argentina como en Brasil, aunque no se ha logradocoordinar una lucha conjunta de grupos de los dos países.

Según información aportada por el dirigente, 90 000 hectáreas de tierrapodrían ser inundadas, en una zona de bosques y preservación ambiental, ymás de 30 000 personas del campo y la ciudad se verían afectadas.Montagner, coordinador en Rio Grande do Sul de la lucha contra Garabí yPanambí, dijo que “no hay ningún espacio de diálogo con el gobiernobrasileño ni con el argentino”. “La población queda fuera del proceso y esvista como un estorbo”, se lamentó.

 

Este artículo está disponible en