BANCO MUNDIAL Y FMI REPRESENTAN LOS INTERESES DE AGRONEGOCIO ¡QUE SE VAYAN! 

DECLARACIÓN DE BALI POR LA VIA CAMPESINA

BALI, INDONESIA, 11 OCTUBRE 2018

Nosotros y nosotras, campesinos y campesinas de La Vía Campesina – un movimiento global de 182 organizaciones campesinas de 81 países – que hemos juntado en Bali esta semana en representación de campesinos/as y pueblos indígenas de Asia, África y las Américas, estamos unánimemente y enérgicamente denunciando la Reunión Anual del Banco Mundial y FMI que se lleva a cabo en estos días.

Hace exactamente una década, la crisis mundial de alimentos que afligió a nuestros pueblos fue precipitada por un modelo agrícola industrial que convirtió a los alimentos en mercancía. Se tornó peor por la especulación en los precios de alimentos por parte de los fondos de inversión de alto riesgo.

Diez años después, el Banco Mundial, el FMI y una serie de otras instituciones financieras internacionales (IFI), que fueron totalmente culpables de promover este modelo agroindustrial, continúan operando con impunidad. Lo único que les importa es salvaguardar los intereses de sus financistas. ¿El resultado? 815 millones de personas, en su mayoría campesinos, indígenas y otras personas que trabajan en las zonas rurales, sufren de forma desproporcionada el hambre y la malnutrición, incluso hoy en día.  Esto sucede incluso cuando el 82% de la riqueza mundial permanece bajo el control de sólo el 1% de la población. Los hogares campesinos de todo el mundo están hundidos en profundas deudas, mientras que el salario medio de Wall Street ronda los 422.500 dólares. Estas estadísticas son una clara acusación de la agresiva presión neoliberal por la privatización y la desregulación por parte del Banco Mundial y el FMI en todas las regiones. Expone la ilegitimidad de estas instituciones para representar los intereses de la mayoría de los pueblos del mundo.

LA CAPTURA FORZOSA DE RECURSOS NATURALES Y LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS LUCHAS CAMPESINAS

 Reunidos en Bali, en representación de países como Timor de Este, Tailandia, Kenia, Camboya, Malasia, Francia, Indonesia, Corea del Sur, India, Nepal, Sri Lanka, Argentina y Nicaragua, los representantes campesinos de La Vía Campesina también compartieron varios casos de acaparamiento a gran escala de tierras agrícolas, bosques, ríos y océanos que tienen lugar en estos países, con el fin de dar paso a proyectos de infraestructura masivos financiados por el Banco Mundial y el FMI. El Sudeste Asiático, el Este Asiático y el Pacífico Asiático se han convertido en ‘laboratorios de APP’ [Alianzas Público-Privadas] para el Banco Mundial y el FMI, y el 53% de la parte global de la inversión privada se dirige ahora a esta región. Se ha convertido en la mayor excusa para arrebatarles la tierra, el agua y los territorios a los campesinos. En el período 2001-2010, debido a las inversiones a gran escala impulsadas por el Banco Mundial en el sector agrícola, principalmente en países de África y Asia, se acapararon por la fuerza unos 203 millones de hectáreas de tierra.

Sin detenerse en esta opresión a través del desarrollo de infraestructura, el Banco Mundial también expandió sus actividades en el ámbito de la mitigación del cambio climático. Un ejemplo de ello es el Programa de Inversión Forestal (PIF) en el marco de la REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques). A primera vista, el programa parece abordar el problema, pero en realidad tiene un impacto negativo en la comunidad, especialmente para los campesinos e indígenas. El programa legaliza el acaparamiento forzoso de tierras campesinas bajo el disfraz de la conservación de la tierra y entra en asociaciones legales con las corporaciones, entregándoles así la tarea de la conservación de los bosques.

Los campesinos que organizan y resisten esta captura forzada se enfrentan a represiones violentas, a veces asesinadas, a menudo criminalizadas y perseguidas. Estas represiones se llevan a cabo con absoluta impunidad y a los creadores de la crisis se les permite operar e implementar su proyecto neoliberal con poca o ninguna responsabilidad.

LA CAPTURA CORPORATIVA DE NUESTROS SISTEMAS ALIMENTARIOS, LAS MUJERES CAMPESINAS SON LAS MÁS AFECTADAS

Menos de 20 corporaciones globales controlan hoy en día la cadena alimentaria global que gobierna cuáles alimentos compramos y cómo los compramos. El régimen de libre comercio que el Banco Mundial, el FMI, otras instituciones financieras internacionales y la OMC imponen en todo el mundo sólo ha dado lugar a que el control de un sistema alimentario de 10.000 años de antigüedad pase a manos de unas pocas empresas, que han consolidado sus negocios a lo largo de toda la cadena alimentaria mediante fusiones y mega fusiones.

En las últimas décadas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y más recientemente la OMC, han obligado a los países a disminuir la inversión pública en la producción de alimentos y a reducir el apoyo estatal a los campesinos y pequeños agricultores.

La autonomía de los campesinos y el conocimiento tradicional sobre las semillas y el derecho a guardar, usar, reutilizar, intercambiar y vender sus semillas están siendo atacados por las leyes sobre semillas y los regímenes de patentes que forman parte de la condicionalidad insistida por el Banco Mundial y el FMI cuando se amplían las líneas de crédito. En todo el mundo, los campesinos son cada vez más criminalizados por seguir sus sistemas tradicionales de semillas campesinas.

Las mujeres campesinas, como custodias de semillas y también como personas que trabajan la tierra, se encuentran entre las más afectadas, ya que los insumos químicos tóxicos tienen un impacto devastador en su salud. La migración a gran escala del campo a las ciudades y a través de las fronteras, en particular de los jóvenes y los hombres, también ha dado lugar a que las mujeres campesinas se vean obligadas a asumir plenamente la carga del cuidado de la parcela, así como sus familias -incluidos los ancianos y los niños- que se quedan atrás. En muchas partes de Asia, las mujeres de las familias campesinas también se ven obligadas a emigrar a las ciudades y a cruzar las fronteras, a menudo trabajando en condiciones muy precarias e inseguras.

LAS ‘TRAMPAS DE LA DEUDA’ QUE DESMANTELAN LA SOBERANÍA DEL ESTADO

El FMI y su política de salvaguardias se basan en la liberalización, la privatización y la desregulación, lo que da lugar a la degradación de la soberanía del Estado, de modo que éste no puede desempeñar su papel en la aplicación de la justicia económica y el bienestar de su pueblo. Indonesia, donde se lleva a cabo esta semana la reunión anual de estas dos instituciones, es un ejemplo clásico. A pesar de que el país está despejando sus préstamos, la presión para continuar con la liberalización del comercio persiste y está claro que esta presión es el resultado de la armonización de las políticas neoliberales del FMI y la OMC. Para explicar esto, la OMC ha estado fallando sistemáticamente en contra de Indonesia en procedimientos de solución de diferencias desde que el gobierno ha emitido tantas medidas comerciales restrictivas para proteger al sector agrícola. Esta armonización para hacer cumplir la agenda neoliberal es aún más evidente en el caso de Timor de Este, donde para formar parte de la ASEAN tiene que cumplir con las normas comerciales de la OMC.

Por su propia cuenta, el Banco Mundial admite que en la actualidad cuatro de cada cinco países de renta baja (LICs) están atrapados en una crisis de deuda, y la relación deuda/PIB media mundial se mantiene en el 40%. En países como Kenia, ¡llega hasta el 70%! Se informa que diez años después de la crisis financiera mundial, el mundo está más endeudado que en 2009: ¡247 billones de dólares! Estas deudas se convierten pronto en una trampa ineludible. Argentina, Kenia, Túnez y Sri Lanka son algunos de los ejemplos más recientes de estas “trampas de la deuda” en las que se ofrecen líneas de crédito a los gobiernos, después de imponer estrictas restricciones a las políticas fiscales y monetarias, es decir, congelar las inversiones públicas para permitir un aumento de las inversiones privadas en proyectos de infraestructura e insistir en la privatización de servicios públicos como la salud, la educación y el agua. En Kenia, el FMI presionó recientemente para que se promulgara la Ley de Finanzas del 2018, que ha aumentado los impuestos sobre casi todo, desde los combustibles hasta las transferencias de dinero por internet. La intención es beneficiar a los acreedores kenianos para que sigan ganando con el servicio de la deuda de Kenia a expensas del bienestar del pueblo keniano. El resultado es un aumento del costo de vida para los ciudadanos comunes, en particular los campesinos y los trabajadores, aun cuando el desempleo y el déficit de trabajo decente se mantienen en niveles persistentemente altos en muchas partes del mundo. Además, también estamos alarmados por la alta incidencia de suicidios de campesinos en varios países, que en muchos casos estaban directamente relacionados con la deuda agrícola, el aumento del costo de vida y la pérdida de los medios de subsistencia.

¡¡BASTA DEL BANCO MUNDIAL Y EL FMI! 

Frente a esta opresión, desencadenada sobre el pueblo – particularmente los campesinos, los pueblos indígenas, los pescadores y los trabajadores migrantes – que nosotras y nosotros, La Vía Campesina, rechazamos al Banco Mundial, al FMI y a otras Instituciones Financieras Internacionales (IFI). Denunciamos sus políticas de neoliberalismo e hiperglobalización. Condenamos los intentos manifiestos y encubiertos de los financistas de estas instituciones de desmantelar los procesos democráticos en nuestros países, de organizar golpes de estado para derrocar gobiernos legítimos y, al final, de poner en total peligro la soberanía alimentaria de los pueblos. Exigimos que el Banco Mundial y el FMI rindan cuentas y asuman su responsabilidad por sus violaciones pasadas y continuas de nuestros derechos, especialmente en lo que respecta a nuestros alimentos, tierras, agua, bosques, semillas y otros recursos naturales.

Resistiremos estos intentos en nuestros campos y nuestras calles hasta que logremos un mundo más allá de los bancos, que trabaje sobre la base de los principios de solidaridad y cooperación, respetando el derecho de los pueblos a una alimentación sana y culturalmente apropiada producida a través de métodos sostenibles y defendiendo su derecho a definir sus propios sistemas alimentarios y agrícolas.

¡Adelante, hacia la soberanía alimentaria, en un mundo más allá de los bancos!

¡Fuera Banco Mundial y FMI! 

¡Mantenga la agricultura fuera de los tratados de libre comercio!

¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!

11 Compartir

Esta entrada está también disponible en English.