Apoyo A KRRS India En Su Lucha Contra Omc Y Monsanto

Via Campesina apoya a productores de India en la lucha contra la Organización Mundial de Comercio, Monsanto, y la introducción de ingeniería genética en India.

El 28 de noviembre de 1998 la organización de productores de India, KRRS, quemó un campo de plantas de algodón genéticamente modificadas. El cultivo genéticamente modificado fue sembrado ilegalmente por Monsanto sin dar ninguna información a los propietarios del campo. Entonces los propietarios estuvieron de acuerdo y colaboraron en la acción. Monsanto, así como también otras transnacionales, están imponiendo los productos genéticamente modificados a los productores para ganar un mayor control sobre la cadena nutritiva para aumentar sus ganancias. La prueba final de ésta estrategia es la tecnología termineitor. Actualmente Monsanto está comprando la empresa que desarrolló la tecnología termineitor y le consiguió una patente. Esta tecnología hace las plantas producir semillas estériles: los productores que utilizan estos cultivos no pueden guardar ninguna semilla y tienen que comprarlas de nuevo cada año de las empresas tales como Monsanto que venden dichas semillas. La patente da a Monsanto el control completo sobre ésta tecnología.

La introducción de ésta tecnología forzará a millones de productores hasta la dependencia directa de las transnacionales. Los productos de tecnología genética desarrollada hasta ahora, tal como tecnología termineitor, cultivos BT, resistencia a herbicidas, etc., son una amenaza al medio ambiente y no presentan ningún beneficio a productores ni consumidores. Los productos serán vendidos a altos precios a los productores, sobre todo a los más pobres por los sistemas de microcrédito. Transnacionales tales como Monsanto quieren vender sus productos por el sistema de microcrédito porque los productores los más pobres son los más confiables al pagar sus prestamos (98% se paga). Por ello resulta que es muy beneficioso para las transnacionales vender sus productos por éste medio.

Durante la así-llamada “revolución verde” eso era un costumbre común, y Monsanto trató de hacer lo mismo con una asociación en Grameenbank en Bangladesh. Esto ha fallado hasta la fecha debido a la presión de movimientos sociales.

La ingeniería genética sólo puede ser vista como un paso siguiente en la industrialización de la agricultura a expensas de los productores, consumidores, y el medio ambiente. Estamos haciendo un llamado a los gobiernos para que paren el desarrollo de ésta tecnología atrasada y destructiva, y que promuevan y apoyen un sistema de agricultura orientada al futuro: la producción sostenible actual basado en los productores, los recursos locales y la fuerte experiencia de los hombres y mujeres que producen.

Via Campesina apoya completamente las acciones realizadas por KRRS y otras organizaciones de India, y les aplaude a los productores de India su valor de enfrentar el comportamiento irresponsable y destructivo de Monsanto con la meta de proteger el medio ambiente y la biodiversidad local por medio de arrancar las plantas de algodón modificadas y neutralizarlas medio de la quema.

Via Campesina hace un llamado para desarrollar mas acciones alrededor del mundo contra la introducción de la ingeniería genética en la agricultura. Via Campesina apoya a las demandas de KRRS y otras organizaciones de India: 1. La prohibición completa sobre la ingeniería genética en la agricultura 2. No patentes sobre la vida, no enmiendas del acto de patentes de India 3. Monsanto debe salir de India 4. India debe salir de la Organización Mundial de Comercio

Via Campesina hace un llamado para las siguientes acciones concretas:

  • Hacer un apoyo público y escribir a Monsanto y otras transnacionales para parar la introducción de la ingeniería genética en la agricultura
  • Exigir a sus gobiernos que prohiban de inmediato la introducción de la ingeniería genética en la agricultura, y especialmente la introducción de la tecnología termineitor.
  • Pedir acciones directas por parte de su gobierno contra acciones ilegales de las transnacionales.
  • Desarrollar acciones para proteger nuestra agricultura contra la contaminación y destrucción por la introducción de ingeniería genética en la agricultura.
  • Solicitar a sus gobiernos que eviten el abuso de sistemas de microcrédito por las transnacionales
  • Solicitar a sus gobiernos dejar de invertir en tecnologías atrasadas y destructivas tales como la ingeniería genética, y poner sus esfuerzos en el apoyo y fortalecimiento de los sistemas sostenibles actuales basados en los productores mismos.

Este artículo está disponible en