Tierra ya para los Sin Tierra en Africa del Sur

“Tierra ya para los Sin Tierra” – Arranca campaña de protesta global para apoyar a los sin tierra surafricanos que padecen de hambre.

Heidelberg, 6 de diciembre del 2002 – FIAN, La Organización Internacional de los Derechos Humanos para el Derecho a Alimentarse, y la Vía Campesina, movimiento mundial de pequeños agricultores y campesinos sin tierras, lanzan una campaña de protesta global con motivo del día de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas el 10 de diciembre. A partir de ese día, miles de cartas de protesta serán enviadas al Presidente surafricano,Thabo Mbeki, solicitándole que una inmensa extensión de tierra fértil situada en la frontera con Zimbabue sea restituida a la comunidad rural de Gumbu-Mutele. Para ambas organizaciones es claro que la no-restitución de la tierra constituye una violación al derecho a alimentarse por parte del gobierno de Suráfrica.   Conforme al Derecho a Alimentarse, los campesinos sin tierra tiene derecho a tener acceso a la tierra para poder alimentarse por sí mismos. El día de los Derechos Humanos de la ONU ofrece la oportunidad de subrayar la importancia de los derechos humanos socio-económicos, entre ellos el derecho fundamental a estar libre de hambre, muy cercano a derechos civiles como el de estar libre de tortura y de tratos inhumanos y degradantes. Las cartas de protesta serán también entregadas en las embajadas de Suráfrica en varios países del mundo.

La comunidad rural de Gumbu-Mutele que asciende aproximadamente a 1200 personas, ha estado reclamando la restitución de su tierra de la cual fue brutalmente expulsada durante la era del Apartheid. Actualmente la comunidad vive en una pequeña extensión de tierra seca e infértil y bajo las más crueles condiciones, en las que prevalece el hambre y la pobreza y con las que se destruirá la vida de futuras generaciones.

Según las Leyes de la Reforma Agraria del país, que intentan reparar la enorme injusticia cometida durante el Apartheid cuando la minoría blanca despojó de las tierras agrícolas a la población surafricana negra, la comunidad tiene derecho a que le restituyan sus tierras. Irónicamente, el Estado de Suráfrica, el cual se jacta de su compromiso con la reforma agraria bajo el gobierno del CNA, es el obstáculo mismo para que se dé una solución al caso: La tierra no está en manos de agricultores comerciales blancos, como en otros casos similares. El Ministerio de la Defensa es el actual poseedor de la tierra y se ha negado categóricamente a devolver las tierras a los propietarios originales con un argumento endeble: ciertos tipos de ejercicios militares que sólo pueden ser ejecutados en este terreno. Kofi Yakpo, quien está trabajando en el caso para la Campaña Global por la Reforma Agraria de FIAN y la Vía Campesina dice al respecto: “Muchos de los antiguos defensores del Apartheid siguen trabajando en el Ministerio de la Defensa. Hay intereses creados que no quieren crear demasiados precedentes para otros casos similares”.

El gobierno surafricano se ve expuesto a una presión creciente por parte de la sociedad civil ya que el programa de reforma agraria hasta ahora ha sido un fracaso. Ocho años después del fin del Apartheid, 80 % de la tierra fértil para la agricultura aún pertenece a 60,000 agricultores comerciales blancos, mientras que unos 15 millones de personas negras se apiñan en la tierra de baja calidad, en donde antes eran los homelands.

For more information, contact: Kofi Yakpo, FIAN International: kofi@fian.org. Tel: +49 6221 65300-56

Este artículo está disponible en