Solidaridad de mujeres campesinas centroaméricanas

Nosotras las mujeres representantes de las Organizaciones de la región de Centroamérica, miembras de la Vía Campesina, Denunciamos ante la opinión pública Nacional e Internacional:

 

El vil  y cruel asesinato de los compañeros, miembros de la Vía Campesina, COCOCH y  de la CNTC, hecho ocurrido en la Aldea Guadalupe de Carmey, Departamento de Colon. El cual es de nuestro conocimiento que fue ejecutado por sicarios, bajo órdenes del terrateniente Henry Sorto. Quienes irrumpieron brutal y forzosamente a tempranas horas del día 03 de agosto de 2008, disparando a mansalva a los campesinos que se encontraban en la preparación de sus tierras.

Exigimos al Gobierno que asuma su responsabilidad en velar por el respeto a los derechos humanos de las campesinas y las campesinas, consignados en la Constitución Política de la Republica de Honduras y en los Convenios Internacionales.

 

Demandamos una respuesta inmediata ante los atropellos sufridos por los compañeros, investigando profundamente los hechos acaecidos y que los verdaderos responsables de la masacre sean castigadas con todo el peso de la ley. 

 

A la opinión pública  Hondureña solicitamos su valioso apoyo  solidario, para las familias victimas de este hecho   inhumano ocurrido en el país, con quienes  hacen producir la tierra, para el sustento alimenticio de la población en general.

 

Como Mujeres Campesinas de la Región Centroamericana, repudiamos y condenamos el  genocidio en que se ha convertido la lucha de los campesinos por la recuperación, defensa y legalización  de la tierra, a vista y paciencia de las autoridades nacionales.

 

A   los Organismos Internacionales de Derechos Humanos, Pronunciarse por los hechos que están ocurriendo constantemente en la Región, en la lucha por una verdadera Reforma Agraria Integral.

 

Hacemos un llamado a todas las Organizaciones de Mujeres de la Región a integrarse en una red de solidaridad, para denunciar estos  hechos.

 

¡BASTA YA DE ASESINATOS, CONTRA  CAMPESINAS Y CAMPESINOS!
¡NO MAS IMPUNIDAD!

Este artículo está disponible en