Solidaridad con el pueblo Hondureño a los dos años del golpe de Estado

La Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC-Vía Campesina y sus organizaciones a lo largo del Continente expresan su solidaridad con el hermano país Honduras, que hace dos años enfrentó un infortunado golpe de Estado, el cual ha traído consigo muerte, repercusión, crisis, violación de los derechos humanos y ha atentado, principalmente, el principio de democracia.

 

Desde la CLOC- Vía Campesina consideramos que la crisis que vive Honduras y el atentado a la democracia representa un golpe para todos los países en nuestro Continente que hemos ofrendado vidas a favor de la democracia. En ese sentido, condenamos los actos cobardes que la madrugada del día 28 de junio de 2009 llevaron a cabo las fuerzas armadas al mando del teniente coronel René Antonio Herpburn Bueso, quienes allanaron la residencia presidencial, para posteriormente detener al presidente Manuel Zelaya. Quien luego, fue trasladado a la base de la Fuerza Aérea al sur de Tegucigalpa para ser llevado a Republica Dominicana donde estuvo exiliado durante 16 meses.

Por otro lado, aplaudimos la resistencia hondureña se ha vuelto un ejemplo del coraje de nuestros pueblos. Asimismo, elogiamos que la crisis que vive el pueblo hondureño haya generado condiciones favorables para el levantamiento del pueblo oprimido, que ha resultado en el reascenso de masas representado en el Frente de Resistencia Hondureño, donde hombres, mujeres, jóvenes y niños de distintos sectores se han convocado para alzar su voz de lucha y resistencia.

En este contexto, siendo coherentes con los compromisos adquiridos en nuestro V Congreso desde las Organizaciones de la CLOC- Vía Campesina exigimos:
1.    Que se tome en cuenta la participación de las organizaciones campesinas, sociales y populares de Honduras representado en Frente de Resistencia en el diseño de un nuevo marco constitucional que garantice los derechos de todas y todos.
2.    Que se ponga fin a la violación de los Derechos Humanos que hasta hoy amenaza al pueblo organizado
3.    Que se consolide un espíritu real de solidaridad de los países llamados amigos de Honduras para ayudar a la reconstrucción profunda de la democracia.
4.    Que los medios de comunicación consecuentes en todo el mundo visibilicen esta crisis haciendo un llamado solidario para acompañar la lucha del pueblo hondureño y para impedir que este tipo de acciones golpistas se repitan en otros países del continente y del mundo.

Finalmente, hacemos un llamado solidario todas nuestras organizaciones, amigos y aliados para que se sumen a este Día de Solidaridad con Honduras, para que resistamos la militarización y aportemos a la construcción de una cultura de paz, basada en la integración de los pueblos por la búsqueda de la justicia, la libertad y una política popular que acabe con el colonialismo, el imperio, la dictadura y patriarcado.

Por la soberanía de nuestros pueblos
¡América Lucha!

Este artículo está disponible en