Se Encuentro Mundial de los Sin Tierra

Con un centenar de delegados (as) de América Latina, Africa, Asia, Europa y Norte América dio inicio el Encuentro Mundial de los Sin Tierra, en el Convento Capuchino Porto Alegre Río Grande del Sur Brasil.

Los propósitos centrales de este encuentro mundial es actualizar las estrategias de la Vía Campesina para visibilizar la Reforma Agraria y construir alianzas para enfrentar al modelo neoliberal en la agricultura.

Los conferencistas Peter Rosset del centro de Estudios para la tierra, Egidio Brunetto del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra y Daniel Pascual representante de las organizaciones campesinas e indígenas de Guatemala, establecieron los elementos de esa nueva Reforma Agraria, Genuina e integral, que retoma la cosmovisión del espacio, la tierra y la madre naturaleza.

Fue importante el aporte que dieron los pastores nómadas de la región meridional de Asia, quienes contaron sus experiencias alrededor de las conquistas y luchas por nuevas formas de tenencia de la tierra, pastoreo y conviencia con campesinos en esa región de Asia.

Durante la plenaria de la tarde se sistematizaron los aportes de los grupos, produciendo los nuevos valores y principios que rigen la Reforma Agraria.

En donde se señala, "este no es un problema sólo de latifundio versus sin tierra", este es un problema de toda la sociedad, es la expresión real de enfrentamiento entre dos modelos uno captilaista, excluyente y depredador y otro que retoma la cosmovisión sustentable campesina e indígena, que se basa en la soberanía alimentaria de los pueblos.

La nueva Reforma Agraria que reivindica el acceso a los recursos, el agua, el mar, el subsuelo, la biodiversidad, nuevas relaciones de convivencia en el campo, una reforma agraria participativa que democratice el uso y la tenencia de la tierra, opuesta a la concepción mercantilista que promueve el banco mundial que somete a la humanidad a las reglas del mercado.

En las conclusiones del primer día, los articipantes indicaron:

El reto es: Construir una Reforma Agraria que dignifique la vida de campesinos, pescadores, pastores, pequeños agricultores y pueblos Indígenas, una Reforma Agraria que supere el hambre y la pobreza, una Reforma Agraria que incorpore a hombres y mujeres en igualdad de condiciones, pieza fundamental dentro de las relaciones de convivencia y poder para habitar en un mundo cada vez más humano.

Fausto Torrez
Minga Informativa

 

Este artículo está disponible en