Perú: Reforma Agraria y Día del Campesino

Han transcurrido  45 años desde que el General Juan Velasco Alvarado con un memorable discurso de reivindicación del sector campesino, promulgó la Ley de Reforma Agraria, un 24 de junio de 1969, instaurándose desde entonces “El Día del Campesino”. Como consecuencia de esta histórica Ley, 11 millones de hectáreas fueron devueltas a sus originales propietarios, las poblaciones indígenas campesinas y originarias, que por años vivieron bajo el sometimiento y como servidumbre de los terratenientes.

La creación de una organización que agrupará a todos los hombres y mujeres del campo beneficiarios de la Reforma Agraria fue uno de los resultados de este proceso, que pretendía no solo devolver la tierra a las familias campesinas, sino sobre todo darles el lugar como ciudadanos y como sujetos de derechos, y sacarlos de la exclusión y maltrato. Así nace la Confederación Nacional Agraria – CNA, con el lema que hoy en día sigue enarbolando, “Por Justicia, Tierra y Producción”.

Por ello, hoy a 25 años de la Reforma Agraria, la Confederación Nacional Agraria, con sus 18 Federaciones Agrarias Regionales a nivel nacional, conmemoramos esta fecha, recordándola como un proceso liberador, recordando a nuestros abuelos y abuelas, nuestros padres y madres  quienes pagaron con sus vidas y enfrentaron el abuso del gamonales, quienes coludidos con un Estado Feudal, atropellaron la dignidad de miles de mujeres y hombres del campo.  El General Juan Velasco Alvarado puso fin a esta situación; y por ello hasta el día de hoy es vilipendiando por los herederos de esos grupos de poder económico aun subsistentes en nuestro país.

Desde entonces, los gobiernos posteriores y más aun con la instauración del neoliberalismo en nuestro país se ha promovido deliberadamente la parcelación de las tierras comunales, dejando en abandono el saneamiento y titulación de las tierras comunales de las comunidades campesinas y nativas. Hoy el actual gobierno emprenderá una nueva fase de titulación, la que exigimos debe respetar y cumplir el marco legal que protege a nuestras tierras comunales, así como los estándares internacionales para los derechos de los Pueblos Indígenas entre los cuales el respeto al derecho al territorio es una obligación para los Estados.

Este Día del Campesino es propicio para exigir al Estado y a sus instancias competentes Seguridad Jurídica, no para la mercatilización de nuestras tierras, sino para proteger nuestros recursos tan codiciados por empresas extractivistas, y para proteger nuestra cultura, garantizar nuestra supervivencia, practicando nuestras actividades ancestrales como la agricultura.

Así mismo demandamos políticas agrarias que transformen el actual  modelo agroalimentario de monocultivo y monoconsumo; políticas que promuevan la agroecología, integrando a las familias campesinas a los principios de biodiversidad, organización territorial, entramados productivos de alimentos sanos y soberanos, sistemas de recuperación y restitución de semillas, sistemas de regeneración de agua, así como la reivindicación de la acción política para defender nuestros intereses y la reorganización del comercio de alimentos partiendo de procesos locales y solidarios. 

Finalmente, nos manifestamos en contra de la criminalización de la protesta. Defendemos nuestro derecho a movilizarnos como organizaciones que vivimos en democracia y que resisten a todo accionar que pretenda vulnerar nuestros plenos derechos sobre nuestros territorios y recursos.

Como gremio agrario, desde la CNA exhortamos a nuestras federaciones agrarias a  reivindicar la lucha y los derechos del movimiento campesino e indígena del Perú. Exigimos a la clase política tener voluntad, capacidad y visión estratégica para fortalecer la pequeña agricultura respetando los derechos individuales y colectivos de los pueblos. Invitamos  a la sociedad a reflexionar  sobre nuestra problemática. Queremos una verdadera inclusión y un real desarrollo sostenible intercultural que integre los conocimientos y sabiduría de nuestras culturas que los campesinos e indígenas hemos abanderado por miles de años sin contribuir a al maltrato que nuestra Madre Tierra está padeciendo.

 

¡Por Justicia, Tierra y Producción para el Buen Vivir!

¡No a las nuevas estrategias de latinfundismo y acaparamiento de tierras y aguas!

¡General Juan Velasco Alvarado, Presente!

Este artículo está disponible en