Palestina: “La lucha por la Soberanía Alimentaria acarrea un peso adicional” #16Octubre

Campesinas y campesinos de Palestina celebraron el Día Internacional de acción por la Soberanía Alimentaria contra las corporaciones transnacionales con el Seminario “Soberanía alimentaria: colonias y fronteras”.

(Ramallah, Palestina) Cada 16 de octubre, los miembros y aliados de La Vía Campesina conmemoran en todo el mundo el Día Internacional de acción por la Soberanía Alimentaria contra las corporaciones transnacionales. La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos del mundo a definir y diseñar sus propios sistemas alimentarios. Fue introducido por La Vía Campesina hace más de 20 años como respuesta a las políticas neoliberales y al concepto limitado de seguridad alimentaria. La soberanía alimentaria garantiza que los derechos colectivos sobre la tierra, territorios, agua, semillas, ganado y biodiversidad estén en las manos de quienes producen los alimentos.

Este 16 de octubre 2019, La Vía Campesina participó de numerosas iniciativas en todo el mundo en oposición a multinacionales y con el poder de la soberanía alimentaria. Una de estas iniciativas, camino al Día Internacional de Acción, fue la Conferencia Internacional sobre “Soberanía alimentaria: colonias y fronteras”, de dos días de duración, el 14 y 15 de octubre de 2019 en Ramallah, Palestina.

La lucha por la soberanía alimentaria acarrea un peso adicional en Palestina, ya que los y las campesinas palestinos, pescadores artesanales, pastores y comunidades originarias están atrapadas entre la ocupación israelí por un lado y las políticas neoliberales orientadas al mercado transnacional de la Autoridad Palestina (AP), por otro. La agroecología por y para los y las palestinas es considerada por muchos como una vía de escape de esta trampa, y una manera de lograr soberanía real sobre sus bienes comunes.

El Sindicato de Comités de Trabajo Agrícola (UAWC por sus siglas en inglés) de Palestina ha estado en el frente de las luchas por la soberanía de la tierra, el agua y las semillas, y desde esa posición es una voz líder en la búsqueda de justicia para el pueblo de Palestina. La conferencia fue un paso significativo en esa dirección, con cientos de participantes reunidos entre Cisjordania y Gaza, entre ellos y ellas, miembros de movimientos sociales, organizaciones de base, académicos y miembros de otros sectores sociales.

Como organización, UAWC destaca la solidaridad sobre la caridad y el desarrollo a largo plazo antes que la asistencia humanitaria, al igual que el pleno cumplimiento de los derechos campesinos. Estos derechos están plasmados en la recientemente adoptada Declaración de Derechos de los Campesinos y Otras Personas que Trabajan en Zonas Rurales en la sesión 73 de la Asamblea de las Naciones Unidas. Durante 17 años, La Vía Campesina trabajó de manera incansable para lograr este instrumento histórico en derechos humanos; hoy es la hora de su difusión e implementación en todos los rincones del mundo, incluyendo Palestina.

Esta visión política se traduce a proyectos reales en el territorio para construir alternativas de base en la Palestina actual.

En Cisjordania, los y las campesinas de la UAWC cultivan y almacenan semillas tradicionales que han estado en sus comunidades por generaciones. De hecho, la UAWC instaló su el primera casa de semillas en el corazón del territorio ocupado. Esto no solo aborda el problema de la incesante tala de árboles y cultivos palestinos por parte del ejercito israelí, la población ocupadora y la expansión del agronegocio israelí; también motiva a la juventud palestina a quedarse en sus tierras y continuar con sus vidas en ámbitos rurales. La UAWC complementa su trabajo con semillas y producción alimenticia organizando comunidades para garantizar muchos servicios públicos deficientes en el campo palestino, tales como caminos y agua, al igual que ofreciendo formación política y práctica para las comunidades afiliadas.

En la Franja de Gaza, la red de pescadores de la UAWC desafía al bloqueo ilegal del mar ejercido por las fuerzas israelíes. Si bien los Acuerdos de Oslo estipulan que los pescadores palestinos deberían tener acceso a 20 millas náuticas de caladeros, es rutina que disparen contra los pescadores artesanales a pequeña escala por lanzar sus redes incluso a pocas millas náuticas. Los y las palestinas que viven en el enclave costero están aislados del mundo exterior en lo que muchas veces se describe como la prisión a cielo abierto más grande del mundo.

La Conferencia no fue excepción. Si bien la ciudad de Gaza se encuentra a apenas 80 kilómetros de Ramallah, los miembros de la UAWC de la zona tuvieron que participar de la reunión por video conferencia. Así lo hicieron con diligencia por dos días, en los que fueron recibidos y recibidas con una sinfonía de aplausos luego de haber estado desconectados debido a los apagones eléctricos frecuentes que también son parte de la vida en situación de ocupación. Muchos miembros de la UAWC en Cisjordania nunca conocieron a sus compañeros y compañeras de Gaza, con quienes trabajan en conjunto hace años a pesar de estas dificultades.

“Cada año, la UAWC trabaja con más de 20.000 hombres y mujeres campesinos y pescadores de Palestina. Así lo hemos hecho por ya más de 30 años,” explicó el Director General de la UAWC, Fuad Abu Saif. En 2013, la UAWC se convirtió en miembro oficial del movimiento La Vía Campesina. Y agregó, “ser parte de La Vía Campesina ha sido fundamental para potenciar nuestras voces como campesinxs de Palestina e intervenir activamente en defensa de nuestros derechos a escala global”.

Este artículo está disponible en