Organizaciones Sociales debaten los desafíos de la clase trabajadora en Brasil

VI Congreso MST – Brasil 10 al 14 de Febrero

Ayer en el marco del VI Congreso del Movimiento de los trabajadores rurales Sin Tierra (MST), líderes de organizaciones sociales se encontraron para debatir cuáles son los desafíos de la clase trabajadora en la actual coyuntura y cómo promover verdaderos cambios sociales en Brasil.

Gilmar Mauro, miembro de la Coordinación Nacional del MST, señaló que “este es el momento de intercambio de ideas en la clase trabajadora, principalmente en este periodo histórico que es el inicio de un proceso de construcción de lucha para los próximos años”.

El dirigente también pidió para que las organizaciones homenajeen a los luchadores del mundo y de Brasil que trabajaron y murieron por los trabajadores y trabajadoras, así como  la necesidad de no olvidar la importancia de estudiar a los pensadores de clase. “Nadie lucha por lo que no conoce. Debemos hacer un estudio profundo, de forma didáctica, popular, y conjuntamente proponer un nuevo orden económico. La lucha tiene que ser consciente. Debemos hacer un balance político crítico de los aciertos y de los errores para establecer la estrategia en la lucha por el socialismo”, declaró Gilmar.

Otros elementos que destacó son las luchas sociales por cambios que, parten siempre de gente en la calle, en la movilización. “En la lucha es que somos sujetos, tenemos conquistas no solamente en negociaciones, necesitamos estar siempre en las calles!”, afirmó Gilmar.

Para el Secretario General de la Central única de Trabajadores (CUT), Adir do Santos Lima, el congreso del MST es el oxígeno necesario para avanzar en la lucha. Dijo además que estos momentos de encuentro de trabajadores fortalecen la acción en tanto clase. El representante de la CUT felicitó al congresso afirmando también que no podemos esperar otros 30 años para realizar la reforma agraria.

“Cuando nosotros nos dividimos quien gana es el capital. El MST no cambió, este congreso desmiente lo que dicen los grandes medios de comunicación, la tierra es vital para mantener y sostener al pueblo brasileño. Necesitamos también luchar por la democratización de la comunicación. Queremos y vamos a sumarnos a ustedes para que haya distribución de tierras, para seguir en la lucha”, dijo el Secretario.

Alianzas

Esta es también la opinión de João Carlos Gonçalves, de Força Sindical, afirmando que estos momentos ayudan a reflexionar sobre al situación de la clase trabajadora, incluso  aseveró que es necesario avanzar en el debate político, ya que las conquistan se dan sólo a partir de las luchas.

“Es de la lucha de los trabajadores desde donde avanzaremos con alianzas de clase, respetando la política de cada uno. Debemos avanzar en las banderas unificadoras, como las jornadas nacionales de lucha, para que haya cambios políticos y económicos en la organización de clase”, declaró el metalúrgico.

Otra participante del debate, Viviane Santos, del Movimiento Passe Livre, agregó que fueron las calles y las luchas unificadas las que garantizaron mejores condiciones de vida para los trabajadores. Citada por los participantes, las recientes manifestaciones de junio mostraron que los trabajadores deben continuar en la lucha por sus derechos.

“La lucha por los 25 centavos representó mucho más que sólo eso, fue una postura clasista, una recuperación del espacio urbano. La forma es importante. Cuando iniciamos la movilización, los medios burgueses nos caracterizaron como agitadores y vagos, cuando hubo adhesión de la sociedad, pasamos de bandidos a héroes”, dijo Santos.

Desafíos de lucha

De acuerdo com Edson Carneiro Índio, director del Sindicato de Bancarios de São Paulo, los desafíos son inmensos, pero la disposición es más grande aún, las luchas deben estar vinculadas a un proyecto estratégico de transformación del capital.

“Debemos entender la realidad del capital, que cambia radicalmente en la ciudad y en el campo. No hay posibilidades si no cambia la política económica de Brasil, pues el trabajo en la ciudad es agresor. Debemos discutir colectivamente cómo movilizar a la clase trabajadora, hacer el enfrentamiento ideológico para el avance sea con conciencia de nuestra clase”.

Para Eduardo Cardoso, de la Central de los Movimientos Populares (CMP), los trabajadores deben avanzar en la reforma política. “Estamos en conjunto con las organizaciones sociales y movimientos populares para organizar el Plebiscito Popular por la Constituyente exclusiva y soberana para una reforma política. Debemos continuar en las calles para pautar el tema”, dijo.

El debate en torno de los desafíos de la clase trabajadora en Brasil para los representantes de los movimientos y sindicatos, permanece. Para Eduardo Cardoso, desde las manifestaciones de junio, los trabajadores efectivamente se están organizando por sus derechos.

“En el congreso nacional hay efervescencia en criminalizar y aterrorizar las manifestaciones de las calles: desde las organizaciones sociales hasta las luchas en los barrios periféricos de las ciudades”, comentó Cardoso.

Al finalizar el debate, el integrante del Instituto Nacional de Estudios Socioeconómicos (Inesc), José Antônio Moroni, informó sobre el Plebiscito referente a la reforma política.

“El Plebiscito será una convocatoria al pueblo para opinar sobre la necesidad de una Constituyente exclusiva y soberana para el sistema político brasilero, que ocurrirá entre los días 1 y 7 de septiembre de 2014, y consistirá en una única pregunta a la población brasileña: “Usted está a favor de una Constituyente exclusiva y soberana sobre el sistema político?”.

“El Plebiscito es un instrumento popular para dialogar con nuestra sociedad, discutir los espacios de poder y debatir. Pues hay desigualdad incluso en el congreso brasileño. Sólo hay una minoría que representa a las mujeres, a los negros, a los campesinos, al pueblo en general, y eso es necesario que cambie”, finalizó Moroni.

 

Este artículo está disponible en