Movimientos sociales mozambiqueños levantan sus banderas rumbo a la COP de Clima

Real World Radio

La Vía Campesina Mozambique, la organización Justicia Ambiental – Amigos de la Tierra Mozambique y la Unión Nacional de Campesinos de ese país presentaron este jueves en Maputo, ciudad capital, una posición política conjunta de cara a la próxima Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Clima (COP-17), que empieza el 28 de noviembre en Durban, Sudáfrica.

También hicieron el lanzamiento oficial de la caravana mozambiqueña que parte rumbo a Durban el 26 de noviembre, con unos 30 representantes de las tres agrupaciones sociales, para participar de las actividades paralelas a la COP. Esa movilización se enmarca en la “Caravana Transafricana de Esperanza”, que suma a representantes de casi todos los países del continente y que está a poco de llegar a Durban.

La defensa de la agricultura familiar y campesina, del derecho de acceso a la tierra, la demanda de que los recursos de África beneficien a sus propias comunidades y no a otros países y grandes corporaciones, y el rechazo al comercio de carbono son algunas de las líneas más salientes del posicionamiento político presentado hoy.

Radio Mundo Real dialogó con el activista Jeremias Vunjanhe, representante de Justicia Ambiental – Amigos de la Tierra Mozambique, para conocer más profundamente el documento que difundieron junto a La Vía Campesina Mozambique y la Unión Nacional de Campesinos.

Según nuestro entrevistado, las tres agrupaciones demandan que los gobiernos africanos rechacen la concentración de la tierra y el control corporativo de los recursos del continente, y que tomen medidas para frenar esos procesos. Piden también que se asegure el derecho de los campesinos de acceder a la tierra y el de los mozambiqueños y todos los africanos a la soberanía alimentaria. En esta línea, se exige a los gobiernos del continente “políticas públicas” a favor de los pueblos y que promuevan la agricultura familiar y campesina.

En el camino a la COP, los movimientos sociales mozambiqueños reclaman además que los gobiernos africanos aseguren a todos los ciudadanos el acceso al agua en cantidad y calidad, por encima de los intereses corporativos. Sobre este punto, destacan que los recursos de Mozambique y África deben ser de uso propio y en beneficio de las comunidades locales y los pueblos, a fin de garantizar un desarrollo que cumpla con sus necesidades, en lugar de beneficiar a los países desarrollados y las grandes corporaciones.

Por su parte, en materia energética los activistas mozambiqueños demandan que los representantes gubernamentales del continente tengan agendas y estrategias claras de inversiones “para asegurar la soberanía energética”, a través de sistemas descentralizados y con energías renovables.

Justicia Ambiental, La Vía Campesina y la Unión Nacional de Campesinos de Mozambique están pidiendo asimismo “acuerdos reales” en las negociaciones de clima, en los cuales las naciones industrializadas se comprometan a reducir drásticamente sus emisiones, sus patrones de consumo y a financiar acciones de mitigación en las naciones vulnerables ya afectadas, como las africanas.

“También exigimos que paren con la hipocresía de los mecanismos de compensación instaurados en el Protocolo de Kioto”, enfatizó Vunjanhe. Esos mecanismos “no son nada más ni nada menos que la mercantilización de la naturaleza y de los bienes comunes, y motivos para los países y empresas más contaminantes para continuar contaminando el planeta, pero con una buena conciencia”, agregó.

Según Vunjanhe, el Protocolo de Kioto, único acuerdo que obliga por ley a las naciones desarrolladas a reducir sus emisiones contaminantes, tiene varios aspectos positivos y por eso espera que se acuerde un segundo período de compromisos (2013 – 2017). Pero el activista dejó bien en claro que hay varios aspectos de ese convenio con los que no concuerdan, y mencionó especialmente el Mecanismo de Desarrollo Limpio, que da lugar al comercio de carbono.

El dirigente de Justicia Ambiental destacó las caravanas que estarán llegando a Durban con representantes de movimientos sociales de casi todos los países del continente. La caravana mozambiqueña, que se enmarca en la “Caravana Transafricana de Esperanza”, incluye a representantes de Justicia Ambiental, La Vía Campesina y de la Unión Nacional de Campesinos.

Los campesinos, pescadores y ambientalistas, entre otros actores, colocarán sus demandas en los espacios alternativos a la COP con el objetivo de presionar para que sean incluidos en la agenda de las negociaciones. “Sabemos que eso no será fácil. No tenemos muchas esperanzas de que la COP de Durban tenga resultados positivos, pero creemos que Durban es un espacio de movilización en el que se encontrarán los pueblos, en el que serán diseñadas soluciones alternativas”, manifestó Vunjanhe.

“Sabemos que los procesos de negociación de la COP están controlados por las grandes elites mundiales, por las grandes multinacionales”, y de ahí viene el recelo de los movimientos sociales, reconoció el activista. “Pero como movimientos sociales, creemos que los espacios alternativos van a servir como fuerza necesaria para que los pueblos reafirmen la soberanía de sus países, expresen sus exigencias y que cada vez más los gobiernos tomen en consideración sus necesidades”, agregó.

Este artículo está disponible en