Mística de Apertura del VI Congreso rescata la historia de 30 años del MST

VI Congreso del MST-Brasil 10 al 14 de Febrero.

Una historia que no cabe en un libro. A no ser que ese libro sea tan grande en cuanto a los sujetos que saben  escribir su propia historia. Las páginas gigantes de un libro, abiertas delante de 15.000 personas trajeron  recuerdos de una trayectoria singular de la lucha política y social en Brasil.

Comenzó oficialmente, esta mañana de  lunes,  el VI Congreso Nacional del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra, MST de Brasil.

La mística de apertura, es siempre un momento muy esperado por la carga de energía que libera, está emocionó a los miles de personas que abarrotaron el gimnasio Nilson Nelson de Brasilia.

Hombres, mujeres, jóvenes y niños de 23 estados y el Distrito Federal y más de 200 invitados internacionales vieron al pueblo pasar las páginas de un proceso de gran importancia histórica.

Organizada por la  coordinación estadual  del MST  de  Paraná,  una cuna histórica del movimiento, la  mística involucró a más de 1500 participantes y fue dividió en cinco actos. Cada acto era anunciado por la página de un enorme libro, de aproximadamente cuatro metros de altura, cuyas páginas fueron viradas por medio del esfuerzo colectivo.

De la  represión militar a la  organización del  campo

La historia es contada a partir  de la década de 1980, cuando el gobierno militar en su agonía, todavía intentaba infligir al pueblo. Los operarios y  trabajadores urbanos,  indígenas y campesinos sin tierra, del campo  y  la ciudad construyen nuevas organizaciones. El Estado represor,  con sus militares,  intentan imponerse. Pero el   pueblo fue más fuerte,  y expulsa las fuerzas armadas del poder.

La población del Campo vuelve a organizarse. Nace el MST  en 1984. Cuerpos pintados, ahora los sujetos de la historia escriben, ellos mismos, su destino. Bajo el lema ” ocupar, resistir y producir ” los trabajadores sin tierra  rompen, literalmente  por medio de las ocupaciones de tierra, la cerca del latifundio. La lucha por la reforma agraria es retomada con mucha fuerza en la agenda política del país.

El MST inaugura una forma de organización de carácter popular, basado en cuatro pilares fundamentales: dirección  colectiva, la unidad,  el vínculo con la base es el estudio y trabajo. En esa configuración se torna el movimiento de referencia de la lucha política. Sin miedo, mas temidos por las fuerzas dominantes.

La lucha y la resistencia

Las ocupaciones de tierras, es el gesto político y la acción transformadora. El poder económico no podía tolerar la resistencia física que irrumpe en todo el país. Ráfagas de ametralladoras alcanzan corazones, pero el pueblo junto siempre de pie: “Nuestros nervios son de  hielo, nuestros corazones vomitan fuego.

Los compañeros que murieron siguen eternos en nuestros recuerdos”. Cómo olvidar las masacres de Carajás, Corumbiara y Felisburgo, la lucha de los compañeros  y compañeras como Roseli  Nunes, Dorcelina Folador, Fusquinha, Keno, Cícero, Egídio Bruneto y muchos otros y otras.

Solidaridad

La presencia de más de 200 invitados internacionales es una señal de apoyo y prestigio, y principalmente, de solidaridad  que el MST despierta en varias partes del mundo, mas  también entre otras organizaciones populares del país. Banderas de los países latinoamericanas, africanos, europeos, los pueblos campesinos articulados en la Vía Campesina.

 

El MST reafirma su lucha y vocación internacionalista como una página  fundamental de su historia. “La solidaridad es  el cimiento de la  construcción  de nuestro movimiento , establecida con otros pueblos de Brasil y del mundo. Necesitamos  de ella  para hacer frente al capital transnacional del  agronegocio y luchar por otro modelo de la agricultura “, afirmó en el saludo de apertura del  congreso Diego Moreira, miembro de la dirección nacional del movimiento.

Este artículo está disponible en