Los Gobiernos criminalizan la lucha de las campesinas y campesinos que defienden la Madre Tierra

La lucha por la defensa de la tierra y territorio en los países de América Latina y el Caribe continua,  defensa de los bienes naturales que siguen siendo saqueados por las empresas mineras transnacionales que han ingresado a los países es uno de los temas que se han abordado en este segundo día de actividades que se desarrollan en el Encuentro Continental de Formadoras y Formadores en Agroecologia.

El defender la madre tierra por parte de quienes la trabajan e implementan alternativas ancestrales en la agricultura a provocado que los gobiernos criminalicen la lucha de las campesinas y campesinos.

Pormenio Poveda de Colombia señala que en su país a quienes se organizan para demandar y defender sus derechos se les vincula con fuerzas terroristas per señala que la lucha que realizan es legítima y no están bajo la presión de nadie.

A pesar de la criminalización las y los campesinos colombianos  continúan defendiendo su territorio e impulsando proyectos de agroecología como escuelas permanentes locales, regionales y nacionales.

Yolanda Gómez originaria de México y residente desde hace 37 años en Estados Unidos, comparte su experiencia de lucha en el país del norte, señala que desde los 9 años migró y ha sido difícil porque de forma constante se viven violaciones a sus derechos “Parece que quisieran tener nuestras manos pero no nuestro cuerpo completo, nos ven como trabajadores pero no como personas sujetas de derecho.

Señala que a pesar de la criminalización que se hace por defender sus derechos humanos cientos de familias se han sumado a la lucha por defender su alimentación y transmitir a las nuevas generaciones que  el tener acceso a tierra para cultivar sus propios alimentos a través de las prácticas agroecológicas es un derecho de todas y todos.

Las mujeres tienen más retos barreras por el hecho de ser mujer son sujetas de violencia no se les respeta,  existe mucho acoso y pocas oportunidades de empleo, sin embargo como mujeres organizadas comparten sus experiencias para que todas se empoderen de sus derechos y participen con voz y voto.

Francisco Mateo de la Asamblea Departamental de Huehuetenango dio a conocer que la lucha del pueblo indígena y campesino en Guatemala ha sido criminalizada fuertemente durante los últimos años.

A pesar de las políticas implementadas las comunidades siguen organizadas, y ejerciendo su derecho a decidir a través de las consultas comunitarias que se han realizado en diferentes departamentos del país donde hombre mujeres niños y niñas  le siguen apostando a la vida y no a lo que las empresas mineras ofrecen “contaminación saqueo de los bienes naturales como el agua”.

Comisión de Comunicación CLOC-VC Guatemala

Guatemala   29 de julio 2011

Este artículo está disponible en