La Vía Campesina planta en València su ideario sobre los derechos del campesino

València, 20 jun (EFE).- El movimiento internacional Vía Campesina ha hecho este miércoles una parada en su ruta hacia Ginebra para reivindicar la Declaración de la ONU de los derechos de los campesinos y ha explicado su ideario a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y al alcalde de València, Joan Ribó, así como miembros de la organización agraria COAG.

Esta coalición internacional está conformada por 148 organizaciones de campesinado, pequeños y medianos productores, mujeres rurales, comunidades indígenas, trabajadores y trabajadoras, agrícolas emigrantes, jóvenes y jornaleros y jornaleras sin tierra, que defienden una agricultura familiar y sostenible.

La colombiana Nuri Martínez, miembro de la Comisión Coordinadora Internacional de la Vía Campesina, ha destacado el objetivo de su lucha: “El reconocimiento del campesinado como un sujeto de derecho que enriquece la economía de las naciones y la presencia de una política pública que favorezca al campesinado y que fomente la soberanía alimentaria”.

Además, Martínez ha trasladado su preocupación sobre la situación en Valencia: “No hay una política agraria que favorezca a los pequeños agricultores para que sus productos tengan un comercio justo, además de que se les exige mucho para la producción agroecológica”.

Por su parte, Ribó ha hecho hincapié en el papel que juega València en este sentido: “Trabajamos como capital mundial de la Alimentación el año pasado y este año estamos trabajando en hacer un Centro Mundial de la Alimentación Sostenible”.

Según el alcalde, trabajan por “tener una alimentación de calidad, que en estos momentos vemos cómo la dieta mediterránea está desapareciendo y está apareciendo otra dieta, que es el ‘fast food’ (comida rápida), que está perjudicando gravemente a la salud de muchísimas personas”.

En cuanto al papel de los jóvenes en el campo, Ribó ha señalado que “no hay que olvidar que la edad media del campesino supera los 60 años y, por lo tanto, es imprescindible una renovación generacional que sea, a su vez, una vía importante de integración de personas refugiadas”, una vía en la que trabajarán “conjuntamente”.

La representante del área de Agricultura Ecológica y Jóvenes de COAG, Mireia Vidal, ha incidido en la situación laboral de los jornaleros en Valencia: “Ahora ha salido de una manera muy impactante la situación de las mujeres en las plantaciones de fresa de Huelva, pero la vulneración de derechos que hay en las plantaciones de naranja también es muy grande”.

Los trabajadores del campo valencianos, según Vidal, llegan “al punto de que tienen que comprarse su propio material, de que en un mes de trabajo les pueden declarar cuatro días trabajados, tienen que pagarse el trayecto hacia la plantación y encima están trabajando a destajo”.

Ante esas circunstancias, COAG ha presentado el proyecto que están llevando a cabo, en el que tratan “de sumar fuerzas” y que pasa por que “una persona migrante que quiere trabajar, a la que le guste el campo y no pueda conseguir unas condiciones dignas”, se le conecta con un agricultor joven “que necesite apoyo en su pequeño proyecto”. EFE

Fuente: http://www.lavanguardia.com

3 Compartir