Juventud Latinoamericana haciendo historia contra el capitalismo

VI Congreso de la CLOC- Vía Campesina

No existe duda del papel  estratégico que tiene la juventud en la lucha popular, pero lo hoy están haciendo para combatir el capitalismo y la prensa burguesa ha tomado muchos frentes y nuevas formas creativas en su accionar.

En Brasil,  el  movimiento social Levante Popular de la Juventud se organiza en varios frentes de trabajo,  entre ellos, el frente territorial, estudiantil y el  campesino donde actúan  de manera conjunta con La Vía Campesina. Mediante herramientas como la capacitación, movilización y lucha de los jóvenes, esta organización busca construir   un proyecto popular para el país. Entre sus banderas de lucha están la educación, acceso a la cultura, reforma agraria, democratización de los medios de comunicación, la Campaña Permanente Contra el exterminio  de la Juventud Negra y la Campaña Constituyente por el  Plebiscito, indica Maxwell Teixeira Lobato. “Es a partir de estas directrices que la juventud se involucra, pues hoy el  capital impone condiciones muy agresivas a los jóvenes. La agitación y propaganda son la forma en que los jóvenes del Levante Popular ven y se apropian para difundir y profundizar su proyecto”,  afirma Maxwell.

Según narra Maxwell, en el momento  que el Levante Popular de la Juventud se da a conocer a todo el país se logró investigar el destino de los muertos y desaparecidos políticos de la dictadura Civico-Militar de Brasil.  Esta fue una manera de abrir y visibilizar algo que  había quedado en el olvido, pues  con la  agitación y propaganda de acción los jóvenes fueron a la casa de los torturadores para dejar su mensaje, su música, sus pintadas. En ese proceso, además, se inició un debate sobre el papel que la Red de Televisión Globo tuvo en la dictadura, actualmente esta red sirve como una herramienta de desarrollo del capital en Brasil, a través de sus anuncios, sus novelas y otros espacios, por lo que el Levante Popular de la Juventud considera importante la democratización de la comunicación, finaliza Maxwell.    

Por otro lado, en Paraguay, el Movimiento Cultivar ha tenido como uno de sus frentes acciones juveniles situadas en espacios académicos buscando nuevas maneras de rescatar la cultura campesina y dar cuenta de lo que los medios imperialistas imponen a la sociedad «la visión de un joven delincuente, que no quiere trabajar, que se prostituye, que es marginal», dijo la joven estudiante, María Ramona Acuña Duarte. Para combatir esta imposición de los medios burgueses, «buscamos una formación que es de nosotros y para el pueblo, es lo que necesitamos, porque la única formación que uno obtiene es la que los medios de comunicación nos muestran todos los días», argumenta Ramona.

María Ramona también resalta  que hacer esta lucha latinoamericana es extremadamente importante «será estudiar, formarnos, porque el IALA (Instituto Agroecológico Latino Americano)  es una semilla que va a seguir propagando las frutas a través del campo, que es un proyecto no sólo en Paraguay, que se encuentra en Brasil, América Latina y el mundo, porque es la agricultura campesina la que nos mantiene «.  Otro tema que la estudiante informa son los constantes ataques que el IALA Guaraní Paraguay ha sufrido, pues los medios han vinculado la formación que reciben los estudiantes en el IALA con la guerrilla e incluso dijo que los medios dicen que hay entrenadores procedentes de Venezuela y Colombia para dar instrucción militar «.

Mientras que en Cuba la Revolución permanece joven. Cincuenta y seis años después del triunfo de la revolución, la juventud sigue siendo la vanguardia, en los campos, hospitales, escuelas y ciudades, los jóvenes  están llamados a continuar la lucha popular. Yama Mendoza es una campesina de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ANAP, y nos comenta sobre los desafíos y tareas de los jóvenes en la isla de Cuba, «estamos convencidos de que ahora es nuestro momento en la historia, tenemos que sentir eso, ponernos de pie y hacer algo, aquí y en todo el continente, nuestro tiempo de trasformar es ahora”.

La muchacha campesina indica que la juventud cubana ocupa tareas fundamentales, que en otros países están destinados sólo para los más experimentados, «los jóvenes estamos en todas partes, somos el gobierno, coordinamos hospitales, somos maestros y profesores, incluso yo coordino una cooperativa de crédito y servicios que atiende más de 150 campesinos que trabajan con el ganado, esto sólo fue posible gracias a la revolución, porque incluso lejos de la ciudad y sin recursos económicos, estudié, asistí a una universidad y ahora puedo contribuir con mi país «, argumentó.

Además de contribuir a los espacios políticos y de producción, la juventud cubana está invitada a motivar y crear el sentido de pertenencia «nuestra tarea principal es garantizar el sentido de pertenencia de los más pequeños por la revolución, vamos a discutir en las escuelas con los niños, que sabemos que serán los jóvenes del mañana. Si no trabajamos con ellos ahora, entonces puede ser tarde”. Yama informa que otra preocupación es mantener el vínculo entre los niños y los jóvenes en el campo, por lo que las escuelas tienen tiempos específicos para que los niños tengan contacto con una huerta de vegetales y animales. Los campesinos van a enseñar a las escuelas de la importancia de la producción. Por ejemplo, la cooperativa que pertenezco creó una brigada de vigilancia, juventud para asegurar que todo el mundo siempre este estudiando, cuando un joven abandona la escuela vamos a él, y buscamos motivarlo a continuar la escuela «, dice la joven.

Para Yama, la revolución ha permitido muchos logros para los jóvenes, sobre todo en la salud, la educación y la cultura. Por eso es necesario que los jóvenes sigan con los procesos de transformación social «Cuba dio a la juventud su mayor voto de confianza y tenemos que responder de la misma», concluye la cubana.

Colectivo de Comunicación Cloc- Vía Campesina