Juntos, los y las jóvenes campesinas podemos avanzar

Por Periodista del Observer, Uganda

Yakarta, 8 de junio – los gritos de ¡Vivan los jóvenes campesinos!y ¡ Larga vida a la juventud de La Vía Campesina! inundaron la sala de la Reforma Agraria en el Padepokan Pencak Silat en Yakarta,Indonesia.

La 3ª Asamblea de Jóvenes tuvo un buen comienzo,  ya que fue inaugurada con  danza tradicional indonesia. El ambiente de alegría y unidad se reflejaba en las caras de muchos jóvenes y de sus mentores  que se reunían para debatir colectivamente la creación de un calendario común de movilizaciones para los jóvenes en el movimiento campesino.

Ayumi Kinezuka  una agricultora japonesa de te  de treinta y tres años  dice que, como joven agricultora, está preocupada por el movimiento continuo de los y las jóvenes de las tierras agrícolas hacia Tokio en busca de trabajo en las grandes compañías. Esto está provocando que edad de la población en las áreas rurales supere los 65 años, generando una pérdida de biodiversidad que daña a la agricultura tradicional. 

“La gente joven debe hacerse cargo de la agricultura tradicional para luchar contra la idea del gobierno de promover los monocultivos y de  que las empresas nacionales  cultiven vegetales con químicos y luz artificial en lugar del sol. Esta tecnología artificial no es sostenible y debemos mostrar la alternativa  que ofrece la agricultura sostenible a pequeña escala arraigada en las comunidades rurales. Nuestra cultura está conectada a la naturaleza” dice Kinezuka.

Shinya Takeda,otra joven de 32 años es una joven líder rural en Japón comenta que en japón hay mucha gente joven  que está volviendo a las áreas rurales para trabajar en la agricultura. Se han dado cuenta que la vida urbana capitalista es sumamente estresante, tanto que 10 000 personas mueren al año en Japón debido a enfermedades relacionadas con el estrés y la presión en el trabajo.

“Quiero ver a los jóvenes volver a los pueblos y cultivar la tierra. El gobierno ha prometido dar 1.5 millones de Yenes ($15,000) al año para que los jóvenes se dediquen a la agricultura . Pero es difícil ganarse la vida como campesino en Japón a menos que seas de una familia rica con más de 10 hectáreas de tierra. Para muchos jóvenes campesinos la media está por debajo de las dos hectáreas.”   Dice Takeda.

Henry Saragih,coordinador general de LVC en Indonesia, abrió el debate diciendo que Indonesia está  orgullosa de los  jóvenes del sureste asiático que asistieron a  la Conferencia de los Jóvenes   pues es un momento crucial para ellos. Dijo que en manos de los campesinos y campesinas el mundo estaría más seguro, los principales problemas de hambre, crisis económica y energética que están arruinando nuestras vidas y creando graves conflictos no se resolverán sin las aportaciones de los campesinos.

“Soekarno dijo dame 10 jóvenes y cambiaremos el mundo. Sois más de 10 y creo que desde La Vía Campesina podemos arreglar los problemas que hay en el mundo. Los campesinos se preocupan por cómo cultivar la tierra. Hablamos de las semillas, de la tierra y del agua,  con esto asegurado podemos vivir mejor y alimentar a todo el mundo” Afirmó Saragih.

Juana Ferrer del Comité Internacional de Coordinación dijo que se han demostrado gran valentía y compromiso en la organización y en el proceso de construcción de La Vía Campesina. Los jóvenes han afrontado el gran reto de derribar el capitalismo y las políticas neoliberales. Su compromiso es aun mayor. Muchos de los cambios sociales y revolucionarios que se han movilizado en el mundo son fruto de la fuerza de los  y  las jóvenes.

“Esto evidencia la responsabilidad de avanzar y de construir nuestro movimiento. Y nos ayuda a resistir y luchar por la soberanía de los jóvenes, globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza”

Acerca del contexto global  Jose Alfredo Ureña miembro del parlamento de Venezuela dijo que los jóvenes son el tesorode la tierra y el futuro de la humanidad. “ Tenemos que empezar a pensar en su futuro y en el planeta. El planeta no sólo se enfrenta a múltiples crisis como la alimentaria, climática, energética, financiera sino también a una crisis moral y ética a nivel global. La causa de esta crisis es el modelo capitalista neoliberal que se expande por todo el mundo.”

 “Venezuela es uno de los pocos países que estań retando el modelo neoliberal. No le debe dinero al Banco Mundial gracias a Hugo Chavez. Queremos acabar con las compañías multinacionales que dañan la vida de los campesinos. Tenemos que discutir si la FAO está cubriendo las necesidades de los campesinos del mundo”Expresó Ureña.

Nettie Wiebe de Canadá  se refirió en  la Asamblea de Jóvenes a la globalización y su impacto en la comida y en la agricultura, por ejemplo con la expansión  de tecnología corporativa nueva y peligrosa.

“Los sistemas neoliberales no están preocupados por la producción de alimentos sanos o por el bienestar de los campesinos sólo están preocupados por su propio beneficio financiero. Esto ha cambiado como cultivamos y la tecnología agrícola.

Desde mi generación subestimamos  lo que supondría la tecnología. Nos imaginamos que podríamos tener más y más tecnología sin poner en peligro los ecosistemas a nuestro alrededor. La agricultura industrializa lo cambia todo, desde los OGM a las fuentes de energía dependientes del petróleo para cultivar los alimentos. Todo esto tiene consecuencias para la naturaleza y para la salud de los humanos.” Dice Wiebe.

En 1996 en Canadá  hubo una ávida adopción de los OGM. Diez años más tarde los agricultores se dieron cuenta de que no era una buena idea. Los OGM contaminaron el trigo y existen temores de que los OGM estén contaminando todas las semillas. En estos casos el sector corporativo no asume  responsabilidad dejándosela a los campesinos.

“Han introducido  nuevos  problemas devastadores para nosotros. El mundo corporativo nos dice que seamos más cuidadosos, que no es su problema, que es un problema de los campesinos. Nos enfrentamos ahora con el cambio climático, con los desplazamientos y la resistencia. Tenemos que hacer frente al cambio climático de una forma continua porque es un problema clave. Vamos a ver más y más refugiados de los desastres climáticos, no hay nadie que a quien afecte más que a aquellos que dependen del clima para sobrevivir y cultivar. El calentamiento global y las alteraciones climáticas son un gran problema” Afirma Wiebe.

Ella dice que la clave es unir nuestro trabajo porque esta será nuestra manera de avanzar. Los y las jóvenes acabaron la asamblea con el compromiso de hacer justicia y ser más activos en LVC, unir sus diversas luchas para el acceso a la tierra y globalizar la esperanza para construir un futuro donde los campesinos sean actores claves para cultivar los alimentos en el mundo y proteger el medioambiente.

* Periodista del Observer, Uganda

Este artículo está disponible en