Jornada de intercambio con aliados de La Vía Campesina en Madrid durante la #COP25

(3 de diciembre de 2019) Con el título “Tiempo de Actuar”, se celebra la 25ª edición de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) en la ciudad de Madrid, luego que se suspendiera en Santiago de Chile, debido a las grandes protestas ciudadanas por una nueva constitución que han sido reprimidas violentamente.

Desde el 2 al 13 de diciembre se sucederán una multitud de conferencias y actividades en el recinto Ferial de IFEMA en Madrid. Organizaciones y movimientos sociales organizan acciones para mostrar alternativas frente a las falsas soluciones presentadas en el espacio oficial.

Es así que bajo la consigna ¡Con Derechos y en Democracia, seguiremos haciendo Justicia Social y Climática!, La Vía Campesina ha llamado a acciones en Madrid y Santiago, el movimiento rechaza rotundamente las falsas soluciones a la crisis climática, incluyendo a los mercados de carbono (especialmente en tierras agrícolas), REDD y REDD+, los agrocombustibles, los transgénicos y su mal llamada “agricultura climáticamente inteligente”, ni hablar de la altamente peligrosa geoingeniería.

Consideramos que nuestro horizonte de lucha es la Soberanía Alimentaria en nuestros territorios gracias a las prácticas agroecológicas, la justicia social y climática se hará desde la transición justa, afirmó La Vía Campesina en su comunicado circulado hace unos días.

Dentro de este marco, una delegación de La Vía Campesina asistió en Madrid, durante la mañana del martes 3 de diciembre, al evento de presentación del estudio basado en investigación participativa sobre la situación de las mujeres y sus derechos en el medio rural en el Estado Español. Se trata de una investigación llevada a cabo por Mundubat y CERES, y tuvo lugar en el Centro Económico y Social.

¿Qué se persigue con este estudio? La publicación pretende aportar luz sobre la posición y condición de las mujeres que viven y trabajan en el medio rural sin olvidar asuntos tan necesarios como: el derecho al trabajo, el derecho a un salario digno; el derecho al a propiedad de la tierra y de los medios de producción; el derecho a la Seguridad Social;  el derecho a la salud sexual y reproductiva; el derecho a la participación sindical y política; el derecho a una vida digna; el derecho al acceso de los recursos económicos a las nuevas tecnologías, a la educación y especialización agraria y ganadera; o el derecho a una vida libre de abusos, agresiones sexuales y cualquier forma de violencia.

Paloma Jimena Medina, la investigadora a cargo del estudio, señaló que todas las mujeres que viven en el medio rural sufren discriminación pero que, sin embargo, la lucha feminista está impregnando a las organizaciones. Según las conclusiones que expone de su investigación, indica que las grandes agroindustrias están llegando al campo, la denominada “uberización del campo” donde lxs campesinas y campesinos pasan a ser personas asalariadas.

Durante el evento, las intervenciones de delegados de LVC dejaron muy claras sus posturas frente a la situación de la mujer rural. Según, Michaelin Carol Sibanda, ZIMSOFF – Zibabwe, “Son los hombres los que deciden qué se planta y cómo se planta, las mujeres no tienen derecho a decidir sobre sus productos; el hombre es quien controla este dinero que ellas ganan (…) “ Sin embargo, hoy hay organizaciones de mujeres que trabajan para que  sean conscientes de sus derechos y los defiendan”

Con la intención de compartir su trabajo y experiencia, Rosalind Corbett, Landworkers Alliance – UK, comentó que gran parte de la tarea de su organización consiste en visibilizar destrezas con las mujeres, desde clases de tractor con el objetivo de alcanzar esa autonomía e independencia; también insistió en la profundización en la defensa de derechos del movimiento LGTBI en el mundo rural.

Para Henderman (SPI- Indonesia), “las luchas de las mujeres no solo es del Estado Español, es del mundo entero”. Añadió, cómo muchas veces las mujeres se ven marginadas, “se sabe que la mujer es la madre de la Soberanía Alimentaria”, insistió. Al terminar su discurso hizo una llamada a la sensibilización de la situación de las mujeres desde la unidad de todos y todas porque “sino, nuestro planeta desaparecerá, ya que nuestro planeta es la Madre Tierra”, finalizó.

Autora: Isabel Salcedo – #COP25/ La Vía Campesina.

Este artículo está disponible en