“Es fundamental que haya controles políticos necesarios ante abusos y desmanes del gobierno colombiano y su fuerza púbica ” – Cloc – Vía Campesina Sudamérica

Comunicado Cloc – Vía Campesina Sudamérica

(05 de mayo del 2021) El  conflicto armado que ha vivido Colombia  por más de cincuenta años ha profundizado la pobreza y desplazamiento masivo en sus territorios, esto ha conllevado también a que el pueblo colombiano geste grandes luchas por las reivindicación sociales tanto  campesinas, estudiantiles como en general de los trabajadores desde hace muchos años, estas luchas lamentablemente han sido violentadas y vulneradas, tanto que es uno de los paises con mayor número de asesinatos de líderes y lideresas sociales así como defensores de DDHH a pesar de los grandes esfuerzos que está realizando el movimiento social por conseguir la paz y de buscar la legitimidad de sus reivindicaciones históricas.

Hoy Colombia viene siendo uno de los paises neurálgicos en cuento a esta constante violencia política, ya que a la par de que se  vienen retrasando y obstaculizando los pequeños avances que  hace unos años se obtuvo con el acuerdo de paz, acuerdo que diversos sectores sociales y políticos a nivel internacional le apostamos y seguiremos apostando; se llega con políticas totalmente contrarias que desfavorecen al común de los trabajadores del país y con ella a las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes. 

Por esta razón desde la Coordinación Política de Suramérica de la CLOC LVC, nos solidarizamos y rechazamos los últimos hechos de violencia estatal que se están presentando en estos momentos en el país, puesto que, con el detonante de la Reforma Tributaria y el histórico de reivindicaciones que se venía gestando desde al año 2019 con el Paro Nacional, salen a manifestarse por lo que históricamente se le ha negado a pesar de la pandemia; entre las reivindicaciones del Paro nacional están la Renta básica, la vacunación masiva, la defensa de la producción nacional, artesanal y campesina, matricula cero estudiantil,  el retiro de reformas como el de la salud y de decretos que fomentan aún más la precarización laboral en el país. Sin embargo, lo que ha encontrado el movimiento social ha sido la mezquindad y la violencia estatal, reprimiendo todas las reivindicaciones del pueblo colombiano.

Desde el 28 de abril que se gesta nuevamente el Paro Nacional hasta ahora se han conocido cifras preocupantes de heridos, mutilación por lesiones oculares, casos de violencia sexual y violencias basadas en género, detenidos y  agresiones intencionales a defensores/as de derechos humanos o reporteros independientes que denunciaban o trataban de poner fin a estos atropellos, esto incrementándose de manera desproporcionada ya que el  llamado desde el ejecutivo sigue siendo el control militar del movimiento y la protesta social, siendo una nueva vulneración al orden constitucional y legal en contra de la vida, la dignidad humana y los derechos colectivos que tiene la población.

Es fundamental que haya los controles políticos necesarios ante los  abusos y desmanes del gobierno y su fuerza púbica, que se pueda legislar para atender los reclamos de las mayorías entendiendo la situación tan grave que se vive a nivel económico, social y de salud pública profundizada por la pandemia del COVID- 19 y que particularmente nuestra región viene siendo bastante vulnerada, precisamente por los malos manejos de los gobernantes, donde la desatención social aflora y si por el contrario crece el  interés hacia los  grandes corporaciones de los capitales nacionales y transnacionales.

Seguiremos manifestando nuestro más profundo rechazo  a las acciones de criminalización del movimiento social y popular colombiano, así mismo reclamamos a las autoridades encargadas de proteger los derechos que estén atentas a estos hechos, e instamos a los organismos de derechos humanos y organizaciones populares internacionales  a mantenerse atentos y alertas ante la crítica situación de derechos humanos que están afrontando nuestros movimientos sociales a nivel internacional.

¡Construir Solidaridad, Resistencia y Esperanza entre los pueblos!

Afiche: Espacio Abierto

Este artículo está disponible en