“El reconocimiento del MST llega en un momento histórico”

Vea el discurso de Marina dos Santos, de la dirección nacional del Movimiento, que representó al MST en la categoría internacional del Premio “Acampa – Pola Paz e Dereito a Refuxio”

Del sitio web del MST

El pasado sábado (11), el MST recibió el premio “Acampa – Pola Paz e Dereito a Refuxio” en la provincia de Coruña, al noroeste de España. El movimiento fue reconocido por el jurado popular en la categoría internacional del premio por su labor en defensa de los derechos humanos.

Se trata de un reconocimiento a la labor en defensa de la clase trabajadora del campo y la ciudad. En representación del MST en la categoría internacional, Marina dos Santos, de la dirección nacional del Movimiento, habló de las reflexiones que el Movimiento aporta como alternativa y esperanza, combatiendo el modelo de desarrollo adoptado por el sistema capitalista.

Vea el discurso completo:

“Este reconocimiento del MST llega en un momento histórico muy importante para la humanidad.

En Brasil, y en muchos otros lugares del mundo, los pueblos sufren las consecuencias de la crisis económica, social, política y ecológica. Es una época de creciente pensamiento conservador y de retroceso de los derechos de la clase trabajadora, de la política de Reforma Agraria.

Los negocios agrícolas, hidroeléctricos y mineros se apropian y saquean cada vez más los bienes de la naturaleza, como la tierra, el agua, los minerales, los bosques, las semillas y la biodiversidad, para convertirlos en beneficios.

Por eso, este reconocimiento internacional de la defensa de los derechos humanos otorgado al MST nos emociona, nos enorgullece y nos llena de alegría y esperanza.

Este reconocimiento es para todas las familias que lucharon y combaten, que aseguraron la resistencia activa, que actuaron en defensa de la vida y para salvar la vida de los trabajadores del campo y de la ciudad; para los dos millones de personas que hoy forman parte de nuestra base en todo Brasil.

Este reconocimiento va dirigido a cada mujer, hombre, joven y niño que, bajo lonas de plástico negro o en la tierra conquistada en su asentamiento, produce alimentos sanos, libres de agrotóxicos; que adopta la agroforestería y la soberanía alimentaria.

Se dirige a todos los que están en la Campaña para plantar 100 millones de árboles en los próximos 10 años en todas las regiones del país.

Va a todas las personas que construyen nuestras relaciones libres de machismo, racismo y homofobia.

Este reconocimiento internacional de la defensa de los derechos humanos va a todos los que se llaman Sin Tierra, amigos que nos defienden de las cadenas del poder judicial, de la jagunçagem, de la policía y de toda la violencia provocada por el actual gobierno genocida.

Va a todos los pueblos indígenas que están en lucha y resistencia en Brasil – ¡no al Marco Temporal! así como a todos los campesinos, especialmente los organizados por Vía Campesina Internacional.

Va a todas las personas que construyen la unidad, la resistencia, la solidaridad y las luchas por los derechos de la clase obrera en el campo y la ciudad.

El obispo Dom Pedro Casaldáliga, un español que dedicó su vida a la Reforma Agraria en São Félix do Araguaia, en el norte de Brasil, solía decir: “Malditas sean las vallas que impiden a los hombres y mujeres vivir y amar”.

Por eso, en nombre del MST, me comprometo y os llamo a seguir organizando al pueblo, a luchar por la tierra y por la Reforma Agraria Popular, por todos los derechos de la clase trabajadora, hasta que la naturaleza y todas las personas puedan vivir y amar.

Viva la clase obrera, del campo y de la ciudad!
Viva la resistencia popular!
Viva la esperanza de los pueblos!
Viva la solidaridad internacional!

Gracias, Acampa!

Fuera Bolsonaro!”

Editado por Fernanda Alcântara

Tomado de https://mst.org.br/

Este artículo está disponible en